Just another WordPress.com site


                    ESCUELA JUVERIANA    PARA

                CURANDEROS  TEGUAS MESTIZOS a50
a49

      EL REGRESO DEL CURANDERO

                                 Entrega 16

    Qué clase de medico quiero ser:

 

 LAS CINCO CLASES DE MÉDICOS. 

Como hay cinco clases de las enfermedades, y como cada enfermedad debe tratarse con referencia a su causa, pueden distinguirse cinco métodos distintos de tratamiento, los cuales, sin embargo, no se deben confundir con cinco sistemas diferentes que uno pueda escoger a su antojo, pues cada uno de estos métodos requiere la posesión de ciertas cualidades naturales distintas, las más elevadas de las cuales se encuentran ahora muy raras veces. Mientras que se puede enseñar con bastante facilidad a cualquier persona que tenga un grado ordinario de inteligencia, la ciencia de los métodos inferiores, tales como la prescripción de drogas, el uso del agua fría o caliente, o la aplicación de cualquier otra fuerza física, el verdadero arte de la medicina requiere dotes y talentos superiores que no pueden adquirirse sino conformándose a la ley de evolución espiritual, ósea por medio del desarrollo superior del hombre interno. El médico que posee los poderes que confiere la sabiduría, puede también adquirir el conocimiento de las opiniones y tecnicismos que componen el equipo de los médicos inferiores; pero un médico de clase inferior, no puede practicar el arte de la clase superior, sin ser iniciado en aquella clase por medio del desarrollo del poder que para ello se requiere.

De esto resulta evidente que es tan importante la cualidad del médico mismo como el sistema que practica.

Se  distinguen cinco clases de médicos: las tres clases

Inferiores buscan sus recursos en el plano material; las dos clases superiores emplean remedios que pertenecen al plano suprasensual. Pero dice también que, debido a la unidad de la naturaleza, cualquiera de estas clases de médicos puede efectuar curaciones en cualquiera de los cinco campos; y que ningún médico debe cambiar un sistema por otro,  sino que cada uno debe permanecer adherido a la “Grupo” a la cual naturalmente pertenece.

Se describen estas cinco clases de médicos como sigue: 

  1. Naturales.– Los que se sirven de remedios físicos que obran como opuestos, es decir, medios físicos y químicos, como el calor contra el frío, etc.(Alópatas).

    2. Específicos.- Los que emplean ciertos remedios que, según lo ha demostrado la experiencia,                obran como específicos (Empíricos, Homeópatas). 

  1. Característicos.- Los que se sirven de los poderes de la mente, obrando sobre la voluntad y la imaginación del enfermo (Curación mental, Mesmerismo, etc.). 
  1. Espirituales.- Los que poseen poderes espirituales y se sirven del poder mágico de su voluntad y pensamiento (Magia, Psicometría, Hipnotismo, Espiritismo, Hechicería). 
  1. Fieles.- Aquellos por medio de los cuales se efectúan obras “milagrosas” en el poder de la verdadera fe (Adeptos).

 A cualquiera de estas cinco “Grupos” o facultades que pertenezca un médico, debería estar perfectamente versado y experimentado en su departamento, poseyendo un conocimiento profundo del mismo y no un conocimiento superficial.

“En cualquier facultad que uno desee adquirir un grado y alcanzar éxito debería, además de considerar el alma, y el cuerpo enfermo del paciente, esforzarse en tener un conocimiento perfecto de ese departamento y ser enseñado más por su razón é intuición propia, que por lo que pueda decirle el enfermo. Debería poder reconocer la causa y origen de

la enfermedad que trata, y su conocimiento debería ser firme y no sujeto o dudas”.

Hay, por lo tanto, en cada una de estas clases tres grados, o saberes:

 1) los que poseen todos los requisitos de su arte.

2) los que han alcanzado tan sólo la mediocridad.

3) los charlatanes y embusteros, a cuyo grado

Pertenece la inmensa multitud de charlatanes con o sin diplomas, los que se aprovechan de la ignorancia y credulidad del pueblo, y con sus venenos y drogas “matan anualmente más personas que la guerra, el hambre y la peste combinada”.

Pero ninguna de estas cinco clases de médicos debería considerar su propio sistema como el único verdadero, y rechazar a los demás y considerarlos como inútiles, pues en cada uno se halla el poder pleno y perfecto de curar todas las enfermedades que provienen de cualquiera de las cinco causas y cada uno tendrá éxito si tal es la voluntad de la Ley.

 

  1. NATURALES:

A esta clase pertenece la hueste inmensa de lo que hoy en día suele llamarse “médicos regulares”, es decir, los que siguen la vieja rutina de la ciencia médica oficial, desde el médico más o menos progresista hasta el vendedor de drogas. Los remedios que emplean pertenecen a los tres reinos de la naturaleza y según los elementos que representan, pueden dividirse como sigue:

  1. Tierra. – Esta incluye todas las substancias minerales, vegetales y animales que se requieren para objetos medicinales, drogas, yerbas y sus preparaciones, agentes químicos, etc.
  2. Agua. – A esta pertenece la hidroterapia, baños calientes y fríos, y todo lo que tenga relación con ella.
  3. Aire. – Los resultados terapéuticos que se pueden obtener por medio de la inhalación de ciertos gases y vapores, son ahora muy poco conocidos comparativamente, exceptuando el hecho de que para estos propósitos se suele recurrir a los cambios de clima. El empleo de tales cosas como el aire puro, la luz del sol, etc., es demasiado sencillo para ser debidamente apreciado por una generación cuyo modo de pensar es excesivamente complicado para ponerlos en aptitud de percibir las verdades simples y, por lo tanto, se le considera como perteneciendo a la “higiene” más bien que a la “terapéutica”.
  4. Fuego. – Entre los agentes que pertenecen a esta descripción pueden contarse toda clase de energía, calor y frío, la luz y las acciones de sus rayos de diversos colores, la electricidad física, el magnetismo mineral, etc., todos hasta ahora han recibido muy poca atención por parte de la medicina moderna.

Mientras que los antiguos se servían de semejantes remedios para curar muchas enfermedades.

  1. Éter. – Hasta ahora, el elemento único y su acción son apenas teóricamente admitidos por la ciencia moderna, y prácticamente son casi desconocidos. Muy recientemente se ha dado un gran paso en esta dirección con el descubrimiento de la acción terapéutica del éter solar, y por medio del uso de un aparato para el empleo de sus radiaciones.

Pero la esfera de actividad para el médico natural no se limita a la extensión del plano meramente físico. Si asciende un escalón más, puede emplear no sólo los productos de la vida, sino la actividad vital misma, en una forma más elevada. Las fuentes de las cuales recibe los remedios físicos, son los productos físicos de la naturaleza; los manantiales de los cuales sacan poderes vivos, son organismos vivos. A este departamento pertenece el uso del “magnetismo animal”; la transmisión de la vida; la trasplantación de las enfermedades y otras cosas semejantes perfectamente descritas, que no existen para nuestra ciencia médica oficial.

Aun los que se sirven de los principios materiales groseros, emplean también sin tener conciencia de ello, los principios superiores que están en ellos; pues toda substancia física, cualquiera que sea el reino al cual pertenezca, es una expresión no sólo de uno de los cuatro elementos, sino de los cuatro, y contiene todos los principios superiores. Por ejemplo, se ha demostrado que la acción de ciertas drogas corresponde a la de los colores que producen en el espectro solar; cada estado de materia corresponde también a cierto estado de tensión eléctrica; cada partícula de alimento prueba con ser nutritiva que en ella está presente el principio vital; cada droga venenosa que obra sobre la mente, prueba así que el principio mental en ella está en un estado de actividad elevado. En el universo no hay “materia muerta”; cada cosa es una representación de un estado de conciencia en la naturaleza, por más que difiera este estado de conciencia del nuestro, y está, por lo tanto, fuera del alcance de nuestra percepción; cada cosa es una manifestación de la “Mente”, aunque no presenta funciones inteligentes, a lo que seamos capaces de reconocer como tal.

Es por completo imposible comprender esto desde el punto de vista tomado por la ciencia natural moderna, pues se necesitan los conocimientos filosóficos que constituyen el primer pilar en el templo de la medicina. La ciencia médica moderna tiene todavía un Vastísimo campo que explorar; y si no se conocen hoy día ciertas ciencias conocidas de los antiguos, no es porque no hayan existido tales ciencias, sino porque han cesado de ser comprendidas en razón a las tendencias materialistas de la época actual.

 

  1. ESPECÍFICOS:

A esta clase pertenecen todos los médicos que en determinadas circunstancias emplean ciertos remedios que, según saben por la experiencia, han dado buenos resultados en circunstancias idénticas. A este sistema, por lo tanto, puede llamárselo “empirismo”, y constituye la mayor parte de la terapéutica moderna, pues lo poco que se sabe actualmente con referencia a las acciones fisiológicas y terapéuticas de los medicamentos, no es después de todo, más que el resultado de la observación, y no del conocimiento de las leyes fundamentales de la naturaleza por las cuales los medicamentos obran tal como lo hacen.

El calor es un remedio específico para el frío, y la humedad para la sequedad, pero aun los remedios opuestos tienen el mismo efecto específico. Así, por ejemplo, el dolor ocasionado por una inflamación, y la inflamación misma, pueden curarse tanto por medio de aplicaciones frías como calientes o la parte inflamada, porque en un caso se contraen las venas, con lo cual disminuye la cantidad de sangre que se agolpa en ellas, mientras que en el otro caso se dilatan estos vasos haciendo que el flujo de sangre circule con mayor con facilidad y sin dolor.

La acción específica de las substancias químicas, es debida a sus afinidades (armonías) químicas. Así, por ejemplo, la acción fortificante que resulta de la inhalación de aire fresco, es causada por la afinidad que tiene el Oxígeno para el Carbono en la sangre, y por el principio vital del aire sobre el principio vital del cuerpo. De esta manera los bacilos tuberculosos en los pulmones pueden ser destruidos por medio de la acción específica de ciertos gases, los cuales, al ser inhalados, forman ciertos compuestos químicos con determinados elementos contenidos en estos micro-organismos, y así causan su destrucción. En el  universo cada cosa tiene lugar por cierta razón y tiene una determinada acción específica que depende de ciertas condiciones. Si conocemos las leyes, la experiencia viene a ser una ciencia; pero si nuestra ciencia está ciega, la experiencia no puede guiarnos.

Lo semejante conoce a lo semejante. Los sentidos físicos conocen solamente las cosas físicas; pero las cosas visibles son una expresión del alma, y ¿que podemos saber acerca del alma de las Cosas, si no conocemos nuestra propia alma? No puede haber movimiento sin emoción que lo produzca, sea directa o indirectamente.

Todos los movimientos son manifestaciones de energía; la energía es una manifestación de conciencia; la conciencia es un estado de la mente; la mente es un vehículo para la manifestación del espíritu; el espíritu es el “Aliento” por el cual fue creado el mundo.

Si se estudiasen los colores de los Tattwas y su naturaleza, se abriría un nuevo campo a la ciencia médica. Entonces se podría explicar por qué un loco furioso se sosiega cuando se le encierra en un cuarto lleno de luz azul, y una persona melancólica mejora en lienzos colorados o amarillos: por qué se enfurece un toro a la vista del rojo, y una muchedumbre se vuelve rabiosa a la vista de la sangre. Cuando no se conocen las leyes por las cuales ocurren ciertos efectos, sólo podemos registrar los hechos.

Si reconocemos una verdad por la experiencia podemos servirnos de ella, dejando a la ciencia escéptica avanzar hacia la misma apoyada en las muletas de la observación exterior y de la inferencia.

Estas inferencias se sacan con frecuencia de premisas falsas; los efectos se toman por causas; se administran drogas cuando las fuentes de las enfermedades existen en condiciones en las cuales no tienen efecto las drogas,  etc. La aplicación de los  remedios específicos requieren, por lo tanto, no sólo el conocimiento de que este o aquel remedio ha efectuado tales o cuales curaciones, sino también el conocimiento de las circunstancias en que volverá o producir semejantes efectos. El verdadero Arcano es la comprensión de la relación que existe entre la causa y el efecto. Para esos médicos miopes que no ven en cada enfermedad nada más que la manifestación de una causa puramente química o física, y para quienes los términos “mente”, “alma” y “espíritu” no tienen significado alguno o denotan meramente funciones fisiológicas de la materia inconsciente, Arcanos de tales curaciones permanecerán para siempre misteriosos e incomprensibles, porque no pueden ser conocidos sino de aquellos que comprenden la naturaleza interna del hombre. Los fenómenos producidos por la vida son incomprensibles en tanto que se considera la vida como producto de formas sin vida; pero aquel que es capaz de ver en cada cosa una manifestación de la Vida Una que compenetra toda la naturaleza, o sea una función de la voluntad universal, ha entrado en el dominio de aquella ciencia superior que no se puede explicar por medio de palabras, sino es conocida del corazón.

 

  1. CARACTERÍSTICOS:

Pertenecen a esta clase el médico cuya presencia misma inspira en el enfermo la confianza y la esperanza firme de restablecerse. Consciente e inconscientemente semejante médico actúa sobre dos grandes facultades de la constitución del enfermo, a saber, su voluntad y su imaginación. Aquel que puede devolver la tranquilidad del alma inspirando confianza, crea las condiciones necesarias para curar el desorden de los elementos que produce la discordancia.

Todos los procesos que tienen lugar en el cuerpo físico, se originan en la acción consciente o inconsciente de la voluntad y de la imaginación, a la cual es preciso añadir el poder de la memoria; porque la existencia de impresiones antiguas, ya consciente, ya inconscientemente, produce ciertos estados en la imaginación, los que a su vez determinan la dirección de la voluntad. El médico ordinario emplea a menudo estos poderes sin saberlo; el médico de la clase superior puede emplearlos con inteligencia. Una fuerte emoción repentina puede curar en un momento una afección paralítica de mucho tiempo; un peligro súbito despierta la voluntad inconsciente. Es probable que, en la mayor parte de los casos, lo que efectúa la curación no es lo que toma el enfermo, sino lo que él se imagina que le ha de curar; y sin este poder de la imaginación muy pocas medicinas tendrían resultados benéficos.

A esta división pertenecen también los llamados “hipnotismo” y “sugestión”, dos cosas antiguas descritas con nombres nuevos. Tocante a esta acción de la voluntad espiritual dice:

“Es como si uno ordenara a otro que corra, y corre. Esto se efectúa por medio de la palabra y del poder de la palabra, siendo ésta el carácter”. El llamado “hipnotismo” es la sujeción de una voluntad débil por una más fuerte. La voluntad superior del médico domina a la voluntad del enfermo y le obliga a obrar en cierta dirección. Es un arte que se practica continua y constantemente por la mitad del género humano sobre la otra mitad, desde el poder de voluntad de un general que manda su ejército, hasta la influencia inconsciente que una mente ejerce sobre otra, sin saberlo aquélla y sin que note ésta su origen, los malos pensamientos que se originan en una persona, crean impulsos correspondientes en otros; y si se conociesen verdaderamente la acción inconsciente de la voluntad y las relaciones que causa entre las mentes simpáticas, es probable que el libre albedrío y la responsabilidad humanas aparecerían bajo una luz diferente.

Parecido a esto es lo que se llama “sugestión” y que Paracelso llamaba la virtud de la imaginación. Es la imaginación de una mente sujetando a la mente de otro y creando en ella una imaginación correspondiente que es perfectamente real para el enfermo, porque es en realidad, su propia creación hecha inconscientemente por él mismo.

“El hombre visible tiene su laboratorio (el cuerpo físico), y allí trabaja el hombre invisible. El sol tiene sus rayos, los cuales no es posible coger con sus manos, y que, sin embargo, son bastante fuertes (si se reúnen por medio de una lente) para incendiar edificios.  La imaginación en el hombre es como un sol; obra dentro de su mundo donde quiera que luzca. El hombre es lo que piensa. Si piensa fuego, está ardiendo; si piensa guerra, está guerreando. Por el poder del pensamiento la imaginación se convierte en un sol”. La imaginación se fortalece por medio de la voluntad, y la voluntad se vuelve potente por medio de la imaginación.

Cada una de las dos es la vida de la otra, y si se unen y se identifican, constituyen un espíritu vivo al cual nada inferior resiste. En los ignorantes y los recelosos, en los que no se conocen su propia mente y dudan del éxito – y, por lo tanto, en la mayor parte de los experimentos que se hacen con el objeto de satisfacer una curiosidad científica o con algún otro pronóstico egoísta – la voluntad y la imaginación no son una, sino que obran en dos direcciones diferentes. Si miramos con un ojo al cielo y con el otro a la tierra, o si miramos con el uno al restablecimiento del enfermo y con el otro a los beneficios, conocimiento y fama que la curación nos puede reportar, no hay unidad de motivo o propósito, y por consiguiente, falta la condición principal para el éxito. El médico deseoso de emplear tales medios ha de ser por tanto de carácter tan noble que ninguna consideración egoísta sea capaz de afectarla, y no tener ninguna otra intención que la de cumplir con su deber de conformidad con los mandamientos del amor divino.

Solo aquello que procede del corazón va al corazón: el poder que procede tan solo del cerebro no tiene efectos mágicos a menos que se una con el que procede del corazón. Se parece a la luz fría é ineficaz de la luna, pero se convierte en un gran poder al unirse con la luz que irradia del sol ósea del centro del corazón.

“De este modo la imaginación viene a ser un espíritu. Su vehículo es el cuerpo, y en éste se generan las semillas que producen buenos y malos frutos”.

 

  1. ESPIRITUALES:

Hasta aquí nos hemos ocupado con fuerzas que, si bien no las reconoce por completo la ciencia moderna, a lo menos las admite. Ahora vamos a ocuparnos con la acción de un poder espiritual que, como lo poseen conscientemente tan sólo unas cuantas personas, es casi por completo desconocido. Este es el poder que el espíritu auto–consciente ejerce sobre las fuerzas ininteligentes de la naturaleza, y que pertenece a la

“Magia”, palabra cuya significado sólo muy pocos comprenden.

“Magia” – de mag, sacerdote – quiere decir el gran poder de sabiduría, atributo del espíritu auto–consciente, santo o diabólico según el objeto al cual se aplica. Por lo tanto, es un poder que no pertenece al hombre intelectual terrestre sino al hombre espiritual, y puede ser ejercido por éste sin que el hombre externo sepa cuál es la fuente de este poder que actúa en él. Por esta razón vemos a menudo que algún remedio resulta muy eficaz en manos de un médico, y por completo inútil en manos de otro igualmente instruido e intelectual.

A semejantes médicos se les llama espirituales, porque mandan a los espíritus de las yerbas y de las raíces y les obligan a poner en libertad a los enfermos a quienes han aprisionado. De la misma manera, si un juez pone a un preso en los cepos, el juez es el médico del preso, porque teniendo las llaves, puede abrir las cerraduras cuando quiera. A esta clase de médicos pertenecieron Hipócrates y otros”.

Semejante aserción parece increíble sólo en tanto que no se sabe nada acerca de la constitución de la materia; pero si llamamos en nuestra ayuda la ciencia oculta y con su auxilio nos damos cuenta que todas las cosas en el mundo constituyen ciertos estados de una conciencia universal, y que la fundación de toda existencia es el Espíritu, no solo viene a ser comprensible, sino también patente que es el espíritu auto–consciente de una persona puede mover y sujetar los productos de la imaginación de la naturaleza de conformidad con su acción en ellos; y podemos decir en verdad que en tales casos es el espíritu del médico que obra por medio del espíritu de los remedios que emplea, y en esto está la solución del secreto de las maravillosas curaciones de lepra, etc., efectuadas por Teofrasto Paracelso, las cuales han sido probadas históricamente, pero que no son incomprensibles si se las examina bajo el punto de vista de la ciencia material.

La investigación de este asunto nos llevaría al dominio de la magia blanca y negra, hechicería y brujería.

 

  1. FIELES:

La palabra “fidelidad” – de fido, confiar – quiere decir fe, confianza, convicción que procede de la percepción de la verdad; conocimiento, cual es aquel que resulta de la experiencia, y la clase de médicos a que se hace referencia aquí incluye a aquellos que, permaneciendo fieles a su naturaleza divina, poseen los poderes divinos que han sido atribuidos a Cristo, los apóstoles y a los santos. “Devuelven la salud por medio del poder de la fe; pues aquel que cree en la verdad, sana por medio del poder de la misma”. En la mayor parte de los casos, la llamada “Fe” es ilusoria, y consiste tan sólo en una creencia aceptada o pretendida en la exactitud de ciertas opiniones o teorías. La verdadera fe del hombre elevado, es un poder vivo espiritual y divino que resulta de la certidumbre de la percepción espiritual de la ley eterna de causa y efecto. Así como estamos plenamente convencidos de que el día sigue a la noche, y la noche al día, así también el Adepto – médico, conociendo las causas espirituales, morales y físicas de las enfermedades, y apreciando la corriente de su evolución y progreso, conoce los efectos producidos por tales causas y dirige los medios para su curación. Ninguno puede destruir los efectos producidos por la ley de divina justicia. Si uno impide la manifestación de la ley divina de un modo, se manifestará de otro modo, tal es la acción de la ley divina en la naturaleza; pero aquel que vive en la verdad y en el cual se manifiesta la verdad divina, es elevado por encima de la naturaleza, pues entra en aquello de lo cual ha procedido la naturaleza. Este poder que eleva y salva todo, es la verdadera fe en el hombre, la cual puede curar todas las enfermedades.

“No hay ni buena ni mala suerte, sino que todo efecto es debido a una causa. Cada uno recibe su recompensa conforme a su conducta y sus obras. Dios ha hecho a todos los hombres de una sola substancia, y a todos les ha dado el mismo poder para vivir, por lo cual todos los seres humanos son iguales en Dios. El sol y la lluvia, el invierno y el verano, son los mismos para todos; pero no todos miran al sol con los mismos ojos. Dios ama  a todo el género humano de la misma manera; pero no todos los hombres aman a Dios con el mismo amor. Cada uno de los hijos de Dios tiene el mismo patrimonio; pero uno despilfarra, mientras que otro lo conserva. Lo que Dios ha hecho igual, lo vuelven desigual las acciones de los hombres. Cada hombre que lleva su cruz, encuentra en ello su recompensa. Cada desgracia es una fortuna, porque la bondad divina da a cada cual lo que más necesita para su futuro desarrollo; el sufrimiento comienza sólo cuando aparece el descontento, el que proviene de la ignorancia de la ley eterna. Cuanto mayor es el obstáculo para el combate, tanto más grande será la victoria”. El arte de la medicina no ha sido instituido para contravenir a las leyes de Dios, sino con el propósito de ayudar a restablecer la armonía, cuya perturbación causa la enfermedad, y este restablecimiento se efectúa por medio de la obediencia a la ley. No hay “perdón del pecado de enfermedad” así como no hay perdón de pecados morales. La curación se efectúa en volver a entrar en armonía con las leyes de la naturaleza, las cuales después de todo, son las leyes de Dios manifestadas en el reino natural. Tampoco se devuelve la salud, ni se perdonan los pecados, para que el hombre con menos temor al castigo vuelva a pecar repetidas veces, sino que, después de vencer los efectos de las discordancias, vuelve a tener el poder de pecar a fin de tener nuevas oportunidades para dominar las tentaciones, y así llegar a ser dueño de sí mismo durante su vida en la tierra. Aquel que es dueño de sí mismo, es su propia ley y no está sujeto a ninguna falta de armonía.

 Nota Juveriana: Dicen las encuestas que en Colombia hay entre 8 a 10 mil Curanderos, sin titulación ni calificación alguna, la Ley 1164 del 2008 dice: Que todos sin excepción deben ser calificados por talento y competencia humana.

 

 

Cualquier inquietud, le responderemos en el siguiente

Correo electrónico: juverosorio@gmail.com      

Para ampliar esta información remítase a la página web:

                                          escuelajuverianaparacuranderos.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: