Just another WordPress.com site

CURANDEROS COLOMBIANOS

a51 ESCUELA JUVERIANA

Carta ministerio 1Carta ministerio 2Carta minissterio 3

La Nueva Era De Los

Curanderos Colombianos.

Esta joven ciencia que abre nuevos horizontes en la prevención y tratamiento de las dolencias más diversas, también es la medicina del hábitat que los curanderos en nuestro país comienzan a reconocer su importancia en las Geopatías y otras afecciones de origen ambiental y a utilizar los conocimientos que aportan la geobiología o terralogía.

Curandero es el sanador tradicional que utiliza para curar medios tanto físicos como espirituales, este es el rol tradicional del hombre que cura.

20170622_125709

“Tratamiento de electromagnetismo en las dos polaridades Norte y Sur. La magnetoterapia es un sistema en el que las medicinas se consideran innecesarias y los padecimientos son tratados y curados aplicando imanes sobre el cuerpo.”

Sus funciones van desde proveer curación a enfermedades mentales, emocionales, físicas y espirituales mediante tratamientos magnéticos, masajes, hasta la purificación del espíritu y la sanación de los males mágicos con la ayuda de espíritus.

El mundo de los curanderos es poco conocido,  es casi subversivo que se mueve entre los mil matices que van desde el milagro hasta el fraude,  el gran problema que asecha y amenaza a quienes se interesan por la curandería  es la cantidad de falsos curanderos que pululan en las márgenes de la penumbra, 6.000 curanderos en Colombia sin calificar de acuerdo a una encuesta del diario El Tiempo, y al Instituto Colombiano de Antropología Nacional (ICAN).

Se creen esoteristas, que por definición quiere decir hermético, es decir cerrado, no es cerrado por capricho si no por trabajo, de la misma manera que un libro escrito en chino es hermético para quien no sabe chino, así la ciencias herméticas son cerradas e incomprensibles para quien rechace el trabajo necesario para penetrar en ella.

20170622_131053

“Con esta técnica se examinan más de 100 padecimientos como artritis, espondilitis, gota, ciática, poliomielitis, parálisis, asma, bronquitis, gripa, anemia, toda clase de dolores, presión arterial alta y baja, y problemas como obesidad, nerviosismo, insomnio, mixion nocturna, heridas, fracturas, calvicie y muchos mas.”  

La mayoría de curanderos no están preparados ni calificados para realizar el trabajo curandero, en el 2007 la ley 1164 habló de calificar a los curanderos, y que cada 5 años serian nuevamente calificados para conocer sus adelantos, de esto han pasado 10 años que se cumplen hoy 2017, la ley dio tres años para preparase o demostrar 10 años de ejercicio.

El problema es que no hay universidad o escuela con pensum sobre este tema,  por ello la posibilidad de fraude aumenta considerablemente, los curanderos no somos simplemente otra forma de sanar, representamos una forma radicalmente diferente de entender y maneja eso que llamamos realidad, el curandero aplica su arte concentrando el Microcosmos humano en la globalidad bilógica,  social, cultural y energética con el macrocosmos.

20170622_125717

“La magnetoterapia es un sistema que consiste en tratar tpda clase de enfermedades mediante la aplicación de imanes sobre las áreas enfermas del cuerpo –se considera un sistema nuevo, pero en realidad es muy antiguo. Por diversas razones cayo en el olvido pero a renacido nuevamente”

La escuela Juveriana dicta el curso de curandería.

Solicite usted el primer manual  de 150 páginas, para iniciar el estudio.

Att.

El Abuelo.

E-mail juverosorio@gmail.com

https://escuelajuverianaparacuranderos.wordpress.com/

COLOMBIANOa3.jpg

DEVELA EL REMEDIO HOMEOPÁTICO

 

 

Primero fue Paracelso y luego Hahnemann quienes develaron las 5 medicinas existentes

1ª -Medicina de los Milagros (Dios)

2ª  -Medicina Espiritual (Espíritu puro)

3ª – Medicina Magnética (Magia Natural)

4ª  – Medicina Homeopática (Semejante)

5ª – Medicina Alopática (Contrarios, contrarios)

El doctor Hahnemann se hizo doctor Alópata y estuvo largo tiempo pero no convencido de las dosis masivas, investigando encontró las dosis mínimas llegando así a la medicina del cuarto nivel en su ascenso, sobre alopatía no escribió nada.

Homeopatía:

La primera farmacopea homeopática fue el dispensatorium de Gaspari de 1825.

Principios Doctrinarios:

El doctor Hahnemann desde la primera hasta Imgaen 1la séptima edición de su “Organon” No solo siguió el progreso científico de su época, sino que mejoro las técnicas y amplio la doctrina y sobre las condiciones del medicamento, veamos lo que dice en el parágrafo 145 y notas respectivas.

Dijo: No se justifica que cada país tenga su propia farmacia homeopática, solo debe existir una sola farmacia homeopática internacional, y que no debe haber diferencias fundamentales entre ellas todo lo que han logrado es introducir factores de anarquía que dificultan al médico la aplicación del símil.

Símil: Medicamento-Enfermo, por las modificaciones e introducidas en ellas, las farmacopeas actuales presentan diferencias sobre todo en las tinturas madres, como crees que se pueden suprimir esta anarquía homeopática, y establecer el orden ¿De qué manera actúa el remedio homeopático? Ninguna ley física puede por el momento explicar dicho fenómeno.

Una farmacopea homeopática debe dar todas las condiciones necesarias para preparar exactamente el mismo producto que fue usado para el experimento o los experimentadores que primeramente se han ocupado de este medicamento, deduzco de lo dicho que la farmacopea homeopática es aquella  que ajustándose a la doctrina y principios del doctor Hahnemann dan las normas que aseguran el medicamento la constancia de los síntomas patogénicos experimentales, cualquiera que sea su origen, permitiendo así al médico la aplicación de la similitud o / u Homeopaticidad en la curación.

Pero fue gracias al doctor Hahnemann que dijo al final de su obra, parágrafos 286 al 289 que las fuerzas magnéticas de los imanes y la electricidad, actúan poderosamente sobre el principio vital,  el remedio no cura las dolencias por su acción propia de la sustancia sino por su propiedades magnéticas, naciendo así: El Magnetismo Curativo, ver parágrafos 147 – 148 -269 – y literal 147.

Imagen 2Fue con esta idea que el doctor Hahnemann decidió buscar la verdad en el alivio del que sufre a través de otros medios que no fueran los tratamientos prevalecientes en su época para gran sorpresa que nos dio el doctor Hahnemann en el parágrafo 20; “Que el poder espiritual está oculto en el remedio” Es aquí donde el doctor Hahnemann toca la segunda medicina espiritual, la toco pero no la desarrollo, porque no preparo el remedio espiritual si así hubiera sido ya lo sabríamos.

Para una farmacopea espiritual del segundo orden necesitaras una fisiología también espiritual y un laboratorio alquímico de preparación.

Otro misterio homeopático:

No hay medio físico ni químico capaz de controlar diluciones homeopáticas, con la radiestesia es posible identificar sin límite de dilución, cualquier medicamento.

Sobre esto último es oportuno señalar que la dilución llega a un infinito que hace imposible que medios técnicos o mecánicos actuales lo realicen, ya que el denominado remedio biológico o reactivo biológico no da cantidad.Imagen 3

Homeópata sin instrumentos parasiquicos no puede comprobar nada  ya que no sabrá si su paciente es el enfermo o es la casa la que está enferma, no sabrá si el remedio está realmente potenciado, en mi curso si no pasas radiestesia  no aprobaras el curso, así no te dejaras meter gato por liebre ni le comerás cuento a ninguna farmacia ya que solo el péndulo te permite conocer las frecuencias y la altura de onda.

Algo de Historia

Los orígenes del “Péndulo mágico” Se pierde en la noche de los tiempos.

El péndulo es un instrumento que ha venido siendo utilizado desde épocas inmemorables, Chamanes, curanderos y uno que otro homeópata lo viene utilizando, el mero hecho de que un aparato sea muy antiguo no nos da derecho a utilizar nuestros modernos conocimientos para burlarnos y ridiculizar estos ingeniosos sistemas que aparentemente no tienen explicación racional dentro del universo tal como lo entendemos nosotros, todos nuestros antepasados creyeron en estos instrumentos “Mágicos”, y no solo eso, sino que vivían su vida cotidiana y dirigían sus asuntos según lo que dichos aparatos les dictaban, para ellos no era una necedad, Sin títulalgunos creen que nuestros antecesores fueron unos supersticiosos y que solo nosotros, los de la era científica fuéramos unos sabios, esto querría decir que las leyes de la genética de Mendel serian absurdas y sin embargo, sabemos con certeza, que los principios mendelianos de biotecnología son realmente válidos, verídicos y que funcionan de una manera pragmática, no hay más que preguntarle a cualquier criador de caballos o de perros o a cualquier granjero que está familiarizado con las cosechas hibridas, tal vez nuestros antepasados no fueron los bobos incapaces que tendemos a pensar que eran, sino que poseían alguna evidencia de que extraños aparatos tales como el péndulo y las varillas tenían verdaderamente un cierto grado de validez, a pesar de que quizás ellos no comprendían por que funcionaban, razón por la cual los colocaron en la clasificación de las cosas mágicas.

Afortunadamente, los estudiosos del curanderismo ancestral han cambiado mucho, ya no lo queman a uno en la hoguera tachándoles de brujos a las personas que llevan a cabo experimentos con estos tipos de instrumentos de los cuales forman parte el péndulo.

El reto consiste en resolver la aparente contradicción, el propósito de Juver es el de estimular a los curanderos como a los aficionados a que fabriquen estos instrumentos para ver si descubren porque estos funcionan, todos ellos parecen desafiar las leyes de la física y la mecánica que todo mundo conoce.Imagen 5

En la historia de la ciencia, la resolución de una discrepancia ha venido siendo uno de los caminos más fértiles para que se realice un progreso, Juver busca explicar de forma asequible los resultados teóricos y experimentales obtenidos en la investigación por el grupo en cuanto a la radiestesia.

Las medicinas energéticas, como la radiónica entre ellas son las medicinas del futuro, veamos porque:

  1. Por sus resultados
  2. Por su bajo costo
  3. Por el bajo costo de los aparatos
  4. Por el envejecimiento de la población, por las enfermedades degenerativas que los alópatas no saben curar.
  5. Permite la reducción drástica del consumo de fármacos e intervenciones quirúrgicas
  6. Porque en un futuro próximo habrá un rebote de gran cantidad de enfermedades que se consideran ya superadas.

Es por esto que las medicinas energéticas desautorizadas más por intereses comerciales, ha dado pie para que surjan los oportunistas que sin demasiados argumentos teóricos ni prácticos se enriquecen montando cursos y seminarios vacíos de rigor y de contenido.

Simultáneamente los profesionales serios de las alternativas, como pocos por cierto, nos vemos obligados a practicar en una situación de total indefensión y sin ningún cauce legal para desarrollar nuestras actividades.

Por ello las alternativas deben ser estudiadas con rigor pues tienen un gran valor potencial.

Esta confusión reinante se agrava por varios factores.

  1. La dificultad de su estudio por la gran cantidad de parámetros que son necesarios evaluar.
  2. La dificultad de la modelización, ya que solo se manejan datos empíricos que siempre son parciales y hasta los mismos experimentos suelen estar mal planteados por falta de un modelo en donde enmarcarlos, dichos datos parciales suelen conducir a conclusiones completamente erróneas.
  3. Errores fundamentales en el seno de la física acerca del concepto de la energía y la consideración de que en la naturaleza existen una multiplicidad de fuerzas distintas.
  4. Intereses de unos y otros para mantener la confusión y procuran que el tema no se aclare por consecuencias económicas.

Lo mejor que nos ha podido pasar en este comienzo de milenio Agosto del 2003 es el despertar de los alternativos que se están despabilando de las tradiciones ancestrales (terapéuticas) y de cursos y seminarios de fundaciones, asociaciones y escuelas que nos tenían sumidos en la oscuridad.

Aunque lo más lamentable es que muchos compañeros alternativos han caído nuevamente en las redes de otros charlatanes que ofrecen pensum supuestamente aprobado, cuando hablo de vividores me refiero aquellas personas o instituciones que han hecho de esto su profesión y han montado un negocio entorno a los fenómenos alternativos y en concreto a la farmacia homeopática, y que tal el negocio de la “La Medicina Mágica” y que otro calificativo, que impresionante puede aplicarse al hecho de que en Colombia hay alrededor de tres mil alternativos que se dedican al lucrativo negocio donde muchos se han dejado atrapar en estas redes como fundaciones, asociaciones, institutos etc…

Los que buscamos nuevos horizontes para nuestros conocimientos, acaso la nueva era no es una apertura de mente con mayor libertad de ideas y de costumbres, optimismo, tolerancia, fraternidad, amor a la naturaleza, a la justicia y a la belleza, unida a un desapego de las tradiciones sobre todo aquellas que ya no tienen sentido, acaso ya no hay desconfianza y autentica rebelión contra los que dicen que saben y no lo demuestran, en homeopatía el trigo sigue mezclado con la paja, y esta dudosa homeopatía confunde más a las mentes de quienes la practican.

 Existen muchas personas que con un auténtico deseo de evolucionar cansadas de una vida ramplona y de una homeopatía asfixiante mentirosa y fatua, tratan de superarla y superarse, se encuentran con los timadores que nunca faltan, tras los buscadores sinceros aparecen los buscones, los vendedores de ciencia dudosa que no tienen reparo en aprovecharse de la buena fe, de los que desean asomarse a otros horizontes del espíritu y a otra maneras de pensar y de sentir y que buscan guías para ellos.

Recuerdo una respuesta que le dio Jesús a los discípulos cuando le preguntaron a donde deberían ir, Jesús respondió: “Hay luz dentro de un hombre de luz, sino brilla es oscuridad” esta respuesta indica la intensión de no legitimar a ninguna institución sino de dirigir a la persona hacia sí misma, hacia  su capacidad de encontrar su propio camino, la luz interior, sin embargo las asociaciones, fundaciones, institutos, escuelas etc… No aceptaron este mensaje; tenían que dejar en claro que fuera de ellas no hay posibilidades de aprender.

 

piano-pianista--0-20110610043459“PRÓXIMO CONCIERTO DE MEDITACIÓN TRASCENDENTAL”

-JULIO-

P.I.C (Cartilla 7)

   ESCUELA JUVERIANASin título

 PARA TEGUAS

CURANDERISMO ESPIRITUAL

 

La rueda del tiempo

Punto cero

Las enseñanzas de Don Juver último Tegua Caucano (Yanaconas)

Exponente: Juver Osorio R.

Cartilla 7 de 10

Parágrafo No. 21

En vuestras consideraciones dijisteis que pueden modificarse ciertas situaciones emotivas y mentales, es decir, en el tratamiento homeopático. Preguntamos: ¿ese proceder no induce a pensar en una nueva terapia, que es capaz de modificar mecánicamente la conducta del individuo? De esa forma, ¿no desaparece la responsabilidad y el mérito espiritual del hombre en conocerse a sí mismo y orientar conscientemente su propia evolución?

Respuesta: Pensando las cosas mejor, el ciclo de las reencarnaciones ¿no es una terapéutica divina, que obliga al espíritu a rectificarse y a progresar compulsoriamente, colocándolo en ambientes hostiles o en medio de la familia, cuyos miembros pueden ser adversarios del pasado a fin de purgar sus enfermedades espirituales? ¿Cuántas veces el hombre es abatido por la deformidad física, por una molestia congénita, que lo paraliza orgánicamente, quedando a merced de las vicisitudes económicas y morales, obligándolo a encuadrarse en los dictámenes del Bien? Aunque todo eso parezca calamitoso, el espíritu no pierde el mérito de su rectificación espiritual, pues delante de la escuela implacable de la vida física, es su conciencia la que decide respecto a lo que aprovecha o desprecia sobre la inexorable terapéutica kármica, aplicada compulsoriamente por la Justa Ley del Padre.

Las dosis infinitesimales, por el proceso homeopático, realmente pueden modificar ciertos síntomas mentales del paciente, pues ellas descargan y volatizan los residuos psíquicos que se han acumulado a través del tiempo, ya sea intoxicando al peri-espíritu, descontrolando las emociones o afectando la dirección normal del espíritu. Es de sentido común, que algunas drogas tóxicas y entorpecedoras como el opio, la morfina, o “aurum metalicum”, mezcalina, el ácido lisérgico, la belladona o la cocaína, pueden influir en la mente perniciosamente, puesto que provocan distorsiones mentales, delirios alucinatorios, estados esquizofrénicos o melancolías en el psiquismo del hombre sano. Conforme a la ley homeopática, de que los “semejantes curan a los semejantes” esas sustancias y tóxicos, que en dosis alopáticas o macizas, provocan estados de morbidez en los pacientes o viciados, después de haberse dinamizado inteligentemente y suministradas en dosis infinitesimales, pueden efectuar curas en casos cuyos síntomas sean semejantes.____El impacto energético de la dosis infinitesimal libera al psiquismo de la carga, que se genera por el abuso de los tóxicos, como ser miasmas, virus psíquicos, enfermedades mentales y residuos que son la resultante de los desequilibrios emotivos.

Parágrafo No. 22

Bajo vuestra opinión, ¿La Espiritualidad contribuye al éxito de la Homeopatía, y ésta corresponde recíprocamente a la doctrina espiritual?

Respuesta: Indudablemente, ambas se Complementan en el binomio “psicofísico” en su acción benéfica en la intimidad del espíritu humano. La Homeopatía acciona en la intimidad del ser y ayuda a mantener el control psíquico. Distribuye la energía potencializada en medio del vitalismo orgánico, ayudando al espíritu para efectuar las modificaciones urgentes y saludables para el cuerpo.

Obviamente, es el psiquismo el que modifica el quimismo orgánico en base a la mejor disposición emotiva y energética y por lo tanto, su consecuente equilibrio fisiológico. El impacto energético producido en el campo mental y psíquico del paciente a través de la energía extraída de la sustancia material potencializada por las dinamizaciones homeopáticas, elevan la frecuencia vibratoria del espíritu enfermo, proporcionándole condiciones optimistas y estimulantes para sus reacciones favorables. Sin lugar a dudas, que mejorando el estado mórbido, también se reduce el pesimismo o la melancolía.

Por eso, que el médico homeópata, además de ser un hábil científico ha de ser un inteligente filósofo, para relacionar la terapéutica del mundo infinitesimal con los principios inmortales del alma.

Aclarando la similia:

La verdadera magia homeopática se funda en dos principios:

Primero:  que lo semejante produce lo semejante.

Juver dice:      O que los efectos semejan a sus causas.

Segundo: Que las cosas que una vez que estuvieron en contacto se actúan recíprocamente a distancia, aún después de haber sido cortando todo contacto físico, el primer principio pudo llamarse ley de semejanza y el segundo ley del contagio o contacto.

Del primero de estos principios, el denominado ley de semejanza, el mago homeópata deduce que puede producir el efecto que desee sin más que imitarlo, del segundo principio deduce que todo lo que haga con un objeto material afectara de igual modo a la persona con quien este objeto estuvo en contacto, halla o no formado parte de su propio cuerpo.

Los encantamientos fundados en la ley de semejanza pueden denominarse de magia imitativa u homeopática, y los basados sobre la ley contacto o contagio podrán llamarse de magia contaminante o contagiosa denominar a la primera de estas dos ramas de la magia con el término de homeopática es quizás preferible a los términos alternativos de imitativa o mimética, puestos que estos sugieren un agente consiente que imita, quedando por ello demasiado restringido el campo de esta clase de magia, cuando el verdadero mago homeópata radiónico se dedica a la práctica de estas leyes implícitamente cree que con ellas regulan las operaciones de la naturaleza inanimada, en otras palabras, tácitamente da por seguro que las leyes de semejanza y contagio son de universal aplicación, y no tan solo limitadas a las acciones humanas.

Resumiendo: “la magia es un sistema espurio de leyes naturales. Así como una guía errónea de conducta, es una ciencia falsa, y un arte abortado, considerada como un sistema de leyes naturales, es decir, como expresión de reglas que determinan la consecución de acaecimientos en todo el mundo, podemos considerarla como magia teórica; considerada como una serie de reglas que los humanos cumplirán con objeto de cumplir sus fines, puede llamarse magia práctica.

Más he de recordar al mismo tiempo que el homeópata primitivo o del siglo pasado conoce solamente la magia homeopática en su aspecto teórico; nunca analiza los procesos mentales en los que sus teorías están basadas y nunca lo reflejan sobre los principios abstractos entrañados en sus acciones, para el homeópata como para la mayoría, la lógica es implícita, no explicita; razón exactamente como digiere los alimentos, esto es, ignorado por completo los procesos fisiológicos y mentales esenciales para una u otra operación; en una palabra, para él la magia homeopática es siempre un arte nunca una ciencia, el verdadero concepto de la ciencia está ausente de su mente.

Queda para el investigador filosófico descubrir el camino seguido por el pensamiento que fundamenta la práctica del camino seguido por el pensamiento que fundamenta la práctica del mago: desenredar los hilos que en reducido número forman la enrollada madeja; aislar los principios abstractos de sus aplicaciones concretas; en suma, discernir la ciencia espuria tras el arte bastardo.

Si es acertado el análisis de la lógica de los magos, sus dos grandes principios no serán otra cosa que las distintas y equivocadas aplicaciones de la asociación de ideas, la magia homeopática está fundada en la asociación de ideas por semejanza; la magia contaminante o contagiosa está fundada en las asociaciones de ideas por contigüidad, la magia homeopática cae en el error de suponer que las cosas que se le parecen son la misma cosa. La magia contagiosa comete la equivocación de presumir que las causas que estuvieron una vez en contacto siguen estando, más en la práctica se combinan frecuentemente las dos ramas, o, para ser más preciso, mientras que la magia homeopática o imitativa puede ser practicada sola, encontraremos generalmente que la magia contaminante o contagiosa va mezclada en su práctica con la homeopática o imitativa.

Confrontadas así estas dos clases de magia, puede haber alguna dificultad en comprenderlas, mas serán rápidamente inteligibles cuando las aclaremos con algunos ejemplos apropiados, ambas líneas de pensamiento son de hecho en extremo sencillas, elementales y con dificultad podrían ser de otra manera siendo tan familiares en lo concreto, aunque no ciertamente en lo abstracto, no tan solo para la inteligencia ruda del salvaje, sino también para la de la gente ignorante y estúpida de tosas partes, ambas ramas de la magia, la homeopática y la contaminante, pueden ser comprendidas cómodamente bajo el nombre general de magia simpatética, puesto que ambas establecen que las cosas se actúan recíprocamente a distancia mediante una atracción secreta, una simpatía oculta, cuyo impulso es transmitido de la una a la otra por intermedio de lo que podemos concebir como una clase de éter invisible no desemejante al postulado por la ciencia moderna con objeto parecido, precisamente para explicar cómo las cosas pueden afectarse entre sí a través de un espacio que parece estar vacío.

Es conveniente poner en forma de cuadro las ramas de la magia según las leyes del pensamiento que las anima, en esta forma.

Imagen 3

Ahora ilustremos con ejemplos estas dos formas de la magia simpatética, empezando por la homeopatía.     Magia homeopática o imitativa.

Quizás la aplicación más familiar del postulado “lo semejante produce lo semejante” es el intento hecho por muchas personas en todas las épocas para dañar o destruir a un enemigo, dañando o destruyendo una imagen suya, por creer que lo que padezca esta imagen será sufrido por el enemigo y que cuando se destruya la imagen el parecerá, esta práctica fue difundida en el mundo, hace miles de años fue conocida por los hechiceros de la india, Babilonia y Egipto como también por Grecia y Roma, hoy se ve en Australia y África.

Uno de los grandes méritos de la magia homeopática esta en permitir que la curación sea ejecutada en la persona del doctor en vez de la de su cliente, quien se alivia de todo peligro y molestia mientras ve al médico retorcerse de dolor.

Por otra parte la magia  homeopática y en general la simpatética juegan un gran parte en las precauciones que el cazador o pescador  toma para asegurar una abundante provisión de alimento, según la máxima de que “lo semejante produce lo semejante”, ´él y su compañero hacen muchas cosas imitando deliberadamente aquello que quieren conseguir y, por el contrario, evitan otras con cuidado por su parecido más o menos imaginario a las que serían desastrosas si se realizan.

En ningún sitio se lleva la teoría de la magia simpatética más sistemáticamente a la práctica para la protección del establecimiento alimentos que en las inhospitalarias regiones de Austria central, en cuanto a que “lo semejante produce lo semejante”, se observa que el sistema de magia simpatética no se compone solo preceptos positivos; comprende también un gran número de preceptos negativos o prohibiciones.

Dice no solamente lo que hay que hacer, sino lo que no se debe hacer, los preceptos positivos son los encantamientos; los preceptos negativos son los tabúes, así, el tabú es hasta aquí una aplicación negativa de magia práctica, la magia positiva o hechicería dice: “has esto para que acontezca esto otro”, la magia negativa o tabú dice: “no hagas esto para que no te suceda este otro”, el propósito de la magia positiva o hechicerías es el de producir un acontecimiento que se desea; el propósito de la magia negativa o tabú es el de evitar es el suceso que se teme, más ambas consecuencias, la deseable y la indeseable, se suponen producidas de acuerdo con las leyes de semejanza y de contacto, y así como la consecuencia deseada no es realidad producida por la observancia de una ceremonia mágica, tampoco es la tenida por la violación de un tabú, si el supuesto daño se realizara siempre siguiendo a la violación de un tabú, este no sería sino un precepto de moral o de sentido común, no es tabú decir: “no pongas la mano en el fuego”, es un dictado del sentido común, pues el acto prohibido entraña un daño real, no imaginario.

Imagen 2

 

Donde prevalecen tales creencias respecto a la conexión simpatética entre amigos a distancia, no debe extrañarnos que, sobretodo, la guerra, excita algunas de las más tiernas emociones humanas, aprovechando los lazos simpatéticos íntegramente en beneficio de los seres queridos que pueden estar en el momento luchando y muriendo.

Magia contaminante

Anteriormente tratamos la magia simpatética que puede denominarse homeopática o imitativa, su principio director es, “lo semejante produce lo semejante” o en otras palabras, “que el efecto se asemeja a sus causas”, la otra gran rama de la magia simpatética, que llamamos magia contamínate o contagiosa procede de la noción de que las cosas que alguna vez estuvieron juntas quedan después, aun cuando se las separe, en tal relación simpatética que todo lo que se haga a una de ellas producirá parecidos efectos en la otra, así,  vamos que la base lógica de la magia contaminante, parecida a la de la homeopática, es una errónea asociación de ideas, su base física, si podemos hablar así, semejante a la base física de la magia homeopática, es un intermedio material de cierta clase que, a semejanza del éter de la física moderna, se supone que une los objetos distantes y conduce las impresiones del uno al otro.

        El ejemplo más familiar de la magia contamínate es la simpatía mágica que se cree existe entre una persona y las partes separadas de ella, tales como el cabello, uñas, etc., así que siempre que se llegue a conseguir cabello o uñas, se podrá actuar a cualquier distancia sobre la persona de quien procede, esta superstición es universal:

        Una curiosa aplicación de la doctrina de la magia contaminante es la relación y por lo común se cree que existe entre un hombre herido y el agente de la herida, así que todo lo que le haga al o para el agente de modo correspondiente afectara al paciente, para bien o para mal, Plinio nos cuenta que se ha herido un hombre y se está apenando por ello, no hay más que escupirse en la mano herida y el paciente se sentirá instantáneamente aliviado.

Imagen 1

Otras partes que comúnmente se cree permanecen en simpatética conexión con el cuerpo después de haber sido separadas físicamente de él, es el cordón umbilical y las secundinas, incluida la placenta.

La magia puede ser proyectada además sobre un hombre simpatéticamente, no solo por intermedio de sus ropas o partes separadas de su propio cuerpo, sino por sus mismas huellas.

He terminado esta primera lección analizando los principios generales de la magia simpatética en sus dos ramas a los que hemos dado los nombres de homeopática y contaminante o contagiosa.

Todos afirman que la homeopatía se fundamenta en leyes naturales ¿qué debemos responder? Un verdadero terapeuta radiónico reflexivo y escrupuloso comprenderá que se debe dar una respuesta que apele al sentido de la lógica en la mente del que formula la pregunta.

Juver es  de los que cree que la homeopatía carece de soporte, si no se puede comprobar de una manera concluyente, que se base en forma firme en leyes fundamentales de la naturaleza.

Juver solo desea demostrar la “razonalidad lógica de la homeopatía” si mi esfuerzo sirve para demostrar nuevas investigaciones a lo largo de los lineamentos de la concordancia fundamental de la homeopatía con leyes universales, se habrá logrado el objetivo.

            LEYES HOMEOPATICAS

  1. Relativas a la curación

Simila  similibus  curentur.

La curación tiene lugar desde arriba hacia abajo, desde adentro hacia fuera, desde un órgano más importante hacia otro menos importante, y en orden inverso al comienzo de los síntomas.

  1. Relativo a la acción

La acción y reacción son iguales y opuestas

  1. Relativa a la cantidad y la dosis

La cantidad de medicamento requerida esta en relación inversa con la similitud

  1. Relativa a la cantidad.

La cantidad de acción necesaria para efectuar cualquier cambio en la naturaleza es la menor posible, la cantidad decisiva es siempre un mínimo, un infinitésimo

  1. Relativo a la calidad

La calidad de la acción de un remedio homeopático está determinada por su cantidad, en su relación inversa.

  1. Relativo a empleo

La dosis y la cantidad que penetraran plenamente el organismo y estampara su sello esencial sobre la fuerza vital son los que afectaran la esfera funcional del individuo.

  1. Relativa al desarrollo biológico

La función crea y desarrolla el órgano.

  1. Relativa al desarrollo de la enfermedad.

Los síntomas funcionales  son producidos por la fuerza vital en proporción exacta con la profundidad de la perturbación. Los síntomas funcionales preceden a las alteraciones estructurales.

  1. Relativos a la experimentación

1°)  Todo medicamento que en su estado natural afecta la energía vital en escasa medida solo desarrollara una experimentación en una alta potencia.

2°) Todo medicamento que en su estado natural perturba la energía vital provocando solo manifestaciones funcionales se puede experimentar en una forma no potenciada.

3°) Todo medicamento que en su estado natural perturba la energía vital provocando manifestaciones destructivas, debe ser experimentado solo en una forma potenciada.

  1. Relativa a la repetición (para las experimentaciones):

No repetir nunca las dosis mientras se manifiesta síntomas producidos por la dosis ya recibida.

  1. Relativa a la repetición (para la curación):

No repetir nuca el remedio mientras continué actuando.

Regla Juveriana 1 de 10:

“la magia contagiosa establece que:

Las cosas que han estado en contacto unas con otras siguen estándolo mucho tiempo después de que ha sido roto el contacto físico”

Regla Juveriana 2 de 10:

“Todas las formas de magia simpatética suponen que las cosas actúan a distancia unas sobre otras mediante una atracción no identificada e inexplicable, efectuándose el contacto inicial por la voluntad del sanador”.

Regla Juveriana 3 de 10:

“la ley de simpatía se fundamenta en un principio mágico que dice así:

Todo acto imitativo produce aquello que está imitando”

Regla Juveriana 4 de 10

Las enfermedades son pecados del alma y no del cuerpo, que es inconsciente materia incapaz de pecar, la farmacopea homeopática (muerta) es inconsciente materia que obra tan solo dentro de la materia, y no tiene acceso a los mundos sutiles del alma que es raíz, causa y origen de toda enfermedad.

¿Se puede acaso limpiar de este lado del vidrio una mancha, que está ubicada en el otro lado del vidrio?

El saber Homeopático no es celeste sino terrestre, y por lo tanto puede instruir pero no elevar.

La farmacopea no está a la altura del éter.

Regla Juveriana 5 de 10:

“La quinta es la ley del reposo: Después del trabajo viene del descaso, descanso que se le da al medicamento después de dinamizarlo y potenciarlo, para que los enlaces se agrupen y así poder cuantificar su potencia,  y el potencial del sanador. Nada es inmóvil, todo vibra todo se mueve, principio de vibración”.

Regla Juveriana 6 de 10:

“El agente primario utilizado en la terapia de los centros es el color, se ha encontrado que el color es el agente curativo más efectivo para toda  forma especial de terapia radiónica” pero las farmacias homeopáticas solo conocen el ámbar, desconociendo la CROMOSOFIA. Principio de correspondencia, como arriba es abajo.

Regla Juveriana 7 de 10:

“los efectos de una acción sufrida por una parte (testigo) separada del cuerpo, son resentidos por ese cuerpo entero, sin importar la distancia que existe entre esas dos partes separadas”. A este fenómeno se le ha llamado “ley de resonancia” por la analogía con los fenómenos observados en la física micro-vibratoria y en electrónica.

Regla Juveriana 8 de 10:

“Ciertas figuras geométricas o simbólicas son capaces de producir, de llevar, de propulsar ondas abstractas y puedes servir de antenas direccionales para alcanzar la meta apuntada”, se ha dado a este fenómeno el nombre de “ley de transferencia”, también por analogía.

Regla Juveriana 9 de 10:

“Los resultados obtenidos son proporcionales a la potencia del emisor (operador) como con la receptividad del recibidor (sujeto).

Regla Juveriana 10 de 10:

“Hablando de “dinámica” es la luna que hace pasar todas las cosas dentro del cuerpo  humano,  se produce como una manera un flujo y reflujo, hay periodos críticos en ciertas enfermedades, por cuyo motivo es muy importante conocer la influencia de este planeta.

Existe un fuerza cósmica que culmina en la luna nueva y otra durante la luna llena todo lo que se inicia entre el tiempo de la luna nueva hasta la luna llena aumenta en intensidad y culmina hasta producirse en la luna llena, este periodo marca el flujo hacia fuera de la vida que surge del sol y que nos es reflejado por la luna, esta fuerza constituye un auxilio precioso para construir el cuerpo y mantenerlo en buena salud, desde la luna llena a la luna nueva (cuarto menguante), esta gran fuerza luminosa se va tornando más y más oscura y todo cuanto se había concentrado comienza a desvanecerse hasta desaparecer. Conociendo estas dos influencias de la luna según esté en creciente o menguante. Es fácil deducir que debe ser tenida en cuenta en los tratamientos.

Ya puedes comparar las reglas homeopáticas con las reglas juverianas así comprenderás que es urgente someter a la homeopatía a cambio  extremo

Interrogante – Notas para recordar

  1. ¿Cómo nos definirá la homeopatía actual su principio de similitud homios semejante, y en la práctica, como los efectos asemejan a sus causas?
  2. ¿La homeopatía está desfasada en la ley del contagio (contacto) en cuanto a medicamento paciente? Ya que no imita.
  3. ¿acaso las leyes de semejanza y contagio no son de universal aplicación?
  4. ¿la homeopatía actual será una media práctica? ¿O dónde está el vació?
  5. ¿En dónde encontramos la asociación de ideas de la homeopatía actual?
  6. ¿en dónde se encuentra la asociación de ideas por contigüidad de la homeopatía de hoy?
  7. ¿La homeopatía es magia?
  8. ¿saca tus propias conclusiones?

 

Obras consultadas:

LA RAMA DORADA:                                                              JAMES GEORGE FRAZER

FISIOLOGIA DEL ALMA:                                                     RAMATIS

MÉDIUMNIDAD DE CURA:                                                   RAMATIS

MANUAL PRÁCTICO DE MAGIA:                                        VIVIANA MOLINARI.

EL PODER DE LA MAGIA:                                                     ANONIMO

LA HECHICERÍA:                                                                     SERGE UNTHIN

CIENCIAS OCULTAS:                                                               ERNESTO KIRT

TODO SOBRE LA BRUJERÍA:                                                 ANONIMO

CURA MAGICA, ALQUIMIA Y MEDICINA:                        ADRIAN BESTEIRO

PARACELSO O EL TORMENTO DE SABER:                        PIERRE MARIEL

FORMULARIO DE ALTA MAGIA:                                          P. V. PIOBB

 

Conclusión:

Por plausible que sea una teoría, la experimentación tiene la última palabra. 

Vientos de cambio.

Todos seremos calificados por competencia, y el tiempo es corto (3 años).

Curso de Radiónica terapéutica a cargo de Juver Osorio R. el alternativo que ha revolucionado el concepto de la salud.

Juver dedicado a la formación de terapeutas y a personas que deseen profundizar en el estudio de la radiónica.  Egrégora, teoría y práctica de la más moderna tecnología alternativa.

El objetivo es sanar el cuerpo y el espíritu, trabajando con 5ª esencia, cromosofía, Espagíria y homeopatía radiónica del segundo nivel, laboratorio. Curso por módulos para sanadores con inquietudes interiores que deseen profundizar en lo más hondo de su ser, mejorar sus conocimientos, realizarse personalmente y profesionalmente.

LA   SALUD   Y   LA   ENFERMEDAD

Parágrafo No. 23

Antes que nos trasmitáis vuestras consideraciones sobre la eficacia del tratamiento homeopático, prometidas hace mucho, desearíamos que nos expliques como se originan las molestias, particularmente en el mundo oculto de Las fuerzas que alimentan el pensamiento y el sentimiento.

Respuesta: La salud y la enfermedad, son producto de la armonización y desarmonización del individuo con las leyes espirituales que actúan desde el mundo oculto sobre el plano físico. Las molestias, por tanto, ponen de manifiesto en el mundo psíquico e invisible a los sentidos de la carne, cuando ¡el alma está enferma! La cantidad de cólera, envidia, lujuria, codicia, celos, odio o hipocresía que el espíritu haya acumulado imprudentemente en el presente o en las existencias físicas anteriores, forman un patrimonio “morbopsíquico”, una carga insidiosa y toxica que, en obediencia a la ley de la Armonía Espiritual, debe ser expurgada de la delicada intimidad del periespíritu. El mecanismo ajustador de la vida, actúa drásticamente sobre el espíritu que incurrió en falta, al mismo tiempo que el fardo de sus fluidos nocivos y enfermos se va difundiendo por su cuerpo físico.

Durante el periodo gestatorio de la nueva encarnación, esos residuos psíquicos venenosos provenientes de energías gastadas mórbidamente, se condensan gradualmente en el cuerpo físico a medida que este crece y, por fin. Lesionan las regiones orgánicas que por hereditariedad sean más vulnerables.

Ese proceso mediante el cual el espíritu drena su psiquismo enfermizo a través de la carne humana, la Medicina lo estudia y lo clasifica bajo grave terminología  técnica,  preocupándose  más  de  las  “enfermedades” que de los “enfermos”. Aunque la ciencia médica clasifique ese drenaje en su nomenclatura bajo la denominación de lepra, pénfigo, sífilis, tuberculosis, nefritis, cirrosis o cáncer, se trata siempre de un espíritu enfermo que evacua en la carne su carga residual psíquica y deletérea que acumulo en el pasado o en el presente. La causa de la enfermedad, además de dinámica, es oculta a los ojos y sentidos físicos. El enfermo siente el estado mórbido en sí mismo, pero el medico no lo ve ni puede palparlo como si fuera una cosa objetiva.

Cuando ocurre su ma­nifestación física enfermando la carne, alterando los tejidos, deformando los órganos o perturbando los sistemas vitales, es porque el morbopsíquico alcanzo su final, después, de una larga excursión oculta por el organismo del enfermo, hasta alcanzar la periferia de la materia en donde se acomoda o acumula. Es — que el espíritu, a través de virosos esfuerzos, termina focalizando los residuos en una zona orgánica vulnerable, en su tentativa de eliminación toxica. Por eso, no es en el momento exacto en que el individuo acusa los síntomas materiales de la enfer­medad, que realmente está enfermo, aunque su mundo exterior no hubiese tenido conocimiento del hecho.

Las inflamaciones, ulceras, tumores, fibromas, tuberculosis, sarcomas, quistes, hipertrofias, cirrosis, adenomas, amebiasis, etc., son apenas las señales visibles que identifican la manifestación mórbida que “descendió” del psiquismo enfermo, exteriorizándose en la materia.

Parágrafo No. 24

¿Que podríamos entender por el aforismo que dice que la salud y la enfermedad vienen “de arriba para abajo” y “de adentro hacia afuera?”

Respuesta: Samuel Hahnemann, considero que la enfermedad como la salud, tienen su origen primordial en la mente, emociones, sentimientos y sensaciones de la criatura, como un todo vivo; es decir, cuerpo y alma. De ahí, pues, haber consagrado la ley que tanto la salud como la enfermedad, vienen de adentro hacia afuera y de encima hacia abajo, o sea, del alma para el cuerpo; o con su germinación en lo alto, que es la mente, o en el centro, que es el sentimiento de la criatura humana.

Ese concepto, extremadamente valeroso para el siglo XVIII, despertó muchas sonrisas irónicas y sarcasmo tonto contra el genio de la Homeopatía. No obstante, la nueva escuela psicológica moderna, que investiga la causa de los desequilibrios orgánicos en la vivencia psíquica, se familiariza cada día más con él y comprueba la justicia de los conceptos hahnemanianos. Actualmente, la medicina no opone duda que las perturbaciones mentales, emotivas y sentimentales, alteran profundamente el cos­mos orgánico. El espíritu humano, piensa por lo mental, siente por lo astral y actúa por lo físico, acarreando, hasta la periferia de su cuerpo, toda la carga mental y emotiva que se origina en su profundidad espiritual, produciendo las distintas modificaciones de fondo en ese trayecto oculto para el objetivo.

A través de la mente, circulan “de arriba para abajo” los pensamientos de odio, envidia, sarcasmo, celos, vanidad, orgullo o crueldad, incorporándose, en su pasaje, con las emociones del llanto, miedo, alegría o tristeza, que tanto pueden modificar la ética de los sentimientos como actuar sobre el temperamento, perturbando la solidaridad celular del organismo físico.   El cerebro es el principal campo de operaciones del espíritu; es el productor de las ondas de fuerzas que descienden por el cuerpo y se gradúan conforme a su campo energético. La onda de la rabia, cólera o irascibilidad, es fuerza que hace crispar hasta las extremidades de los dedos; mientras que la onda emitida por la dulzura, la bondad o el perdón, afloja los dedos en un gesto de paz.

Se sabe que el miedo ataca la región umbilical a la altura del nervio vago simpático, pudiendo alterar el funcionamiento del intestino delgado; la alegría afloja el hígado y desopila la bilis, mientras que en el sentimiento de piedad se refleja instantáneamente en la región del corazón. La oración colectiva y sincera de la familia ante la mesa de las comidas, es suficiente para calmar muchos espasmos duodenales y contracciones opresivas de la vesícula hepática, predisponiendo también a la criatura para la armonía química de los jugos gástricos.

El cuerpo físico es el prolongamiento vivo del psiquismo; es su forma condensada en la materia, por cuyo motivo sufre los más graves perjuicios de los estados mórbidos de la mente. La envidia, por ejemplo, comprime el hígado y el derrame de la bilis llega a causar brotes de ictericia, confirmando el viejo refrán que “cuando el individuo se pone amarillo, es de envidia”. El miedo produce sudores fríos y la adrenalina defensiva puede hacer que se ericen los cabellos; mientras que la timidez hace afluir la sangre a la cara, causando rubor.

Ante el enemigo peligroso, el hombre se pone blanco, dominado por terrible palidez mortal; la cólera congestiona la sangre del rostro, paralizando el aflujo de la bilis y debilitando al colérico; la repugnancia vacía el contenido de la vesícula hepática, cuyo contenido, penetrando en la circulaci6n, produce náuseas y atontamiento. La Medicina reconoce que existe eczema producida por cólera o injuria, pues sobreviene la intoxicación hepática, y las toxinas y los residuos mentales penetran en la circulación sanguínea; la urticaria es muy común en aquellos que viven bajo tensión nerviosa y preocupaciones mentales. No son raras las muertes súbitas producidas por emociones de alegría o debidas a catástrofes morales inesperadas.

Por tanto, todas las partes del ser humano son afectadas por la influencia de la mente, que actúa fuertemente a través de los distintos sistemas orgánicos, como el nervioso, el linfático, el endocrinico o el circulatorio. Las recientes investigaciones médicas bajo la orientación de la medicina psicosomática, están confirmando que el psiquismo altera profundamente la compo­sición y funcionamiento de los órganos del cuerpo físico. En consecuencia, debido a su penetración infinitesimal, es la Homeopatía la terapéutica más acertada y capaz de operar e influir en la raíz de las emociones y pensamientos perturbadores, modificando los efectos de enfermedad que se manifiestan despu6s en la organización carnal.

Principalmente, los estados de enfermedad que provienen de las alteraciones del sistema glandular, son los más sensibles, particularmente al tratamiento homeopático, puesto que tienen su principal base de perturbación en las condiciones mentales del espíritu. Las dosis infinitesimales potencializadas por el proceso homeopático, expelen del psiquismo el potencial peligroso generado por la mente desordenada que sobrecarga el periespíritu con la carga mórbida de residuos tóxicos provenientes de sus contradicciones. En el caso de un hígado exhausto y abatido por la excesiva carga mórbida, que aflora “de adentro hacia afuera”, o sea “del espíritu hacia la materia”, ese órgano precioso, filtro heroico y responsable de la producción de las hormonas de la nutrición, necesita alivio inmediato y socorro energético, en vez de ser flagelado violentamente por la medicación toxica que, viniendo desde afuera, lo obliga a un trabajo excepcional.

En ese caso, la Homeopatía es la que mejor puede actuar a través de su procedimiento científico ordenado y exacto, sin obligar a los órganos abatidos a un drenaje intempestivo, reactivándoles las energías, con el fin de lograr una función terapéutica endógena y sensata.

 

EVOLUCION DE LA HOMEOPATIA

Parágrafo No. 25:

¿Puedes decirnos si  el empleo de la  Homeopatía  tiende a  difundirse, del mismo modo que sucedió con la Alopatía?

Respuesta: Tal como innumerables realizaciones e idealizaciones empíricas consideradas en otra hora como charlatanismo, se imponen actualmente como eventos científicos incontestables, la Homeopatía se ha de consagrar como una de las más exactas de las ciencias para curar al ser humano. Actualmente, la medicina alópata se siente casi impotente para solucionar muchos casos de enfermedades que se multiplican incesantemente, mientras que la farmacología moderna, bajo desesperada competencia comercial, se ve obligada a sustituir sus medicamentos con igual ‘ prisa que los modistos hacen variar la moda femenina.

El desenvolvimiento  mental  del  ciudadano   del   siglo  XX, como los actuales descubrimientos científicos en la esfera electrónica, dan suficiente capacidad al hombre para comprender el  mecanismo del mundo infinitesimal y el consecuente poderío de las dosis dinamizadas de la Homeopatía. Pero es evidente que la  historia  siempre  se  repite  cuando   ocurren  descubrimientos valiosos para la humanidad, pues esta es renuente a reconocer los   valores  de  sus  grandes  pioneros.   A  pesar  de la  consagración moderna del magnetismo y del hipnotismo terapéutico, Mesmer y  Braid,  sus  descubridores,  fueron  considerados   en  su  época, como hábiles charlatanes.  Pasteur, hoy consagrado como una de  las glorias irrefutables de la ciencia médica, fue también  hostilizado cuando intento demostrar la vida microbiana, Arguye Descubridor de la circulación sanguínea, y Semmelweis, el me­dico que identificó la fiebre puerperal, fueron considerados necios, pese a que sus descubrimientos forman hoy las bases de los más rigurosos tratados científicos modernos.

Samuel Hahnemann, el genio de la Homeopatía, sobrellevó su vida con amargura por la persecución y sarcasmo de los médicos alópatas.   Pero todo eso se ha de transformar en el más profundo respeto al criterio científico de la Homeopatía, pues llegara el momento en que la ciencia médica se arrepentirá de haber olvidado a aquel hombre durante tanto tiempo fue uno de los más grandes científicos de la humanidad, y su método terapéutico, encuadrado en la ley de que “los semejantes curan a los semejantes”, es el mismo que la Naturaleza acostumbra a emplear en el tratamiento de las enfermedades crónicas, cuando, bajo genial proceso, acrecienta otra función enfermiza a la dolencia que pretende curar.

Los médicos alópatas,  no ignoran que la ley del “similia similibus curantur” rige también los principios de la vacunoterapia, de la insensibilización alérgica en el tratamiento hormonal y forma parte de otras distintas terapéuticas modernas, mientras son preparados en dosis infinitesimales, los histamínicos, los isótopos, los coloides y los insensibilizadores.  Después de los descu­brimientos que  la  ciencia  logró  en  el  terreno  de  la  energía nuclear, ya no se puede dudar más del dinamismo establecido por Samuel Hahnemann en su trabajo homeopático.

Parágrafo No. 26:

Los instructores espirituales de nuestro planeta, ¿no podrían auxiliar la medicina alópata en la consolidación de su terapia, de modo tan preciso que se pudiese omitir el método homeopático? 

Si éste esta opuesto a la práctica tradicional de la primera, no sirve para aumentar aún más la competencia entre dos escuelas diferentes?

Respuesta: El progreso y la purificaci6n de nuestra humanidad son acontecimientos previstos en un gran piano espiritual mediante el cual es supervisada la vida terrenal, encuadrándose todos sus acontecimientos en una disciplina superior, con el fin de que cada cosa pueda encuadrarse en su ciclo exacto, en beneficio de la evolución general. La técnica evolutiva de la vida del hombre, determina que, a medida que cierta cosa se consolida, otra debe estar pronta para sustituirla en el futuro.

Cuando la medicina alópata mal consolidaba aun sus prin­cipales fundamentales, organizando su cuerpo doctrinario y disciplinando la formación médica por el curso académico, la ley progresista orientaba los primeros estudios y experimentaciones, todavía indecisos, en la esfera de la Homeopatía.

Samuel Hahnemann y sus devotos discípulos, como espíritus misioneros al servicio del bien de la humanidad, descubrían las primeras leyes y establecían las reglas fundamentales de un nuevo sistema terapéutico que más tarde deberá imponerse al viejo método de curar, convirtiéndose en preciosa contribución a la Medicina terrenal.

Como los homeópatas se asemejan a valerosos pioneros atravesando la selva hostil de los sarcasmos y desconfianza medica alópata, no pudiendo aun revelar toda la capacidad de la Homeopatía, el plano espiritual mueve otros recursos terapéuticos, cuyas raíces, por ahora ocultas, parecen basarse en los mismos principios que rigen las curas mediante las experiencias homeopáticas.

Se trata de la moderna medicina “Psicosomática”, que considera al hombre como algo  más  importante  que  una  simple máquina y pretende tratarlo como una entidad global, un todo cuerpo-alma, y considerarlo terapéuticamente en todas sus relaciones íntimas con el ambiente.  En consecuencia, es una eficiente, terapia que servirá para llegar más fácilmente a la psicoterapia, libre, por tanto, del medicamento material.

Con esta explicación, será fácil comprender que  en  el tratamiento de la salud del hombre, la Ley Espiritual va empleando distintas técnicas compatibles con su progreso mental y científico, pero procurando siempre su mayor elevación y cura  psíquica.   He ahí porque los métodos de la medicina bárbara del pasado como la exageración en la cauterización mediante el hierro al rojo vivo, la excentricidad de las mutilaciones, ven tosas, sedales, exutorios, fontanelas, sanguijuelas y de la terapéutica escatológica, el tratamiento por medio de los vomitivos y  purgantes en masa,  la medicamentación contradictoria, versátil y toxica de la medicina alópata fueron apenas grados prepara torios e hilos intermediarios que consolidan el éxito de la terapéutica homeopática, preparando el terreno para la futura me­dicina psicoterápica pura y racional, cuando el hombre consiga ‘ mayor adelantamiento espiritual.

La Homeopatía no es una doctrina médica deliberadamente, adversa a la Alopatía y si una resultante natural del progreso terapéutico en el mundo terreno, conforme con la evolución mental y psicológica del hombre. Es un método que no debe ser subestimado y que no desaparecerá bajo cualquier crítica académica, porque representa exactamente una de las etapas avanzadas de la Ciencia Médica, en camino hacia la Psicoterapia absoluta.

Parágrafo No. 27:

¿Cómo podríamos tener una idea de esa etapa avanzada de la Ciencia Médica, en donde la Homeopatía representa la base favorable para la Psicoterapia absoluta del futuro?

Respuesta: El medico que pasara del conocimiento y del hábito exclusivo de la Alopatía al ejercicio de la medicina psicosomática, sin conocer primero los efectos y las sublimaciones  científicas  verificables  que  la  práctica  de  la  Homeopatía ejerce en los temperamentos, en la mente y en el psiquismo, se enfrentaría con grandes dificultades en su diagnosis, desperdiciando precioso tiempo al margen de conjeturas. La naturaleza de las indagaciones del médico psicoterápico y su consecuente juicio terapéutico, puede muy bien que no correspondan a la realidad esencial del psiquismo del paciente, si ese medico ignora el sentido exacto de las leyes espirituales que disciplinan la manifestación del espíritu en la forma carnal.

El enfermo no revela por sí mismo al médico, con toda exactitud, los principios psíquicos desarmonizados que son la causa exacta de su enfermedad, y si pudiese hacerlo, obviamente seria su propio médico. El enfermo expone los efectos mórbidos de las causas ocultas que ignora, y procura la solución a través de personas entendidas; revela sus impresiones al responder a las indagaciones médicas, sin que por ello este identificando la reali­dad causal y revelando los hechos tal como ellos ocurren. Toda la sintomatología orgánica o psíquica observada por el médico o trasmitida por el enfermo al mundo exterior de la materia, es apenas un efecto de lo que se produjo bajo la regencia intima de leyes y principios espirituales comúnmente ignorados tanto por el medico como por su paciente. Todos los fenómenos de vuestro mundo, tales como el calor el frio, la electricidad, la tempestad o la simple composición del agua, obedecen a las inmutables, idénticas en cualquier latitud del globo o en cualquier época de su apreciación. El éxito del progreso y de la realización científica en el mundo terrenal, no se debe totalmente al descubrimiento de los fenómenos propiamente dichos o al hecho de haber sido controlados en su manifestación espontánea o conocidos en su origen, pues el suceso se interpretara cuando los científicos hayan podido identificar la naturaleza de las leyes que rigen tales fenómenos.

Será necesario pues, que en el examen del enfermo, el me­dico no confié solamente en aquello que puede impresionar sus sentidos físicos o despertarle asociaciones de ideas que favorezcan sus conjeturas psicológicas, aun cuando el resultado pueda satisfacer los métodos oficiales e indagativos establecidos por la Psicoterapia o por el Psicoanálisis. Eso implicaría un ajuste de síntomas físicos o presumiblemente subjetivos, a programas y reglas, y a una técnica creada por los hombres; pero con ignorancia de la vigencia exacta de las leyes espirituales indiscutibles que disciplinan los fenómenos, pero que no se modifican en modo alguno a pesar de las nuevas doctrinas científicas creadas por el hombre. Sentado esto, es preciso que en cualquier investigación mórbida se procure descubrir antes, cuales son las leyes exactas creadas por la Naturaleza o por la Divinidad, que realmente gobiernan las causas y los efectos de las enfermedades en observación.

Esas leyes inmutables y espirituales que actúan indiscutiblemente sobre las causas y los efectos en la vida humana, estableciendo tanto la salud como la enfermedad, actúan específicamente en el mundo mental oculto que nutre el pensamiento, como también en el mundo etéreo-astral que alimenta las emociones e ínterpenetra la manifestación del espíritu humano en la forma física. Los sentidos físicos, como recursos identificadores de la persona en el mundo carnal, observan y valoran las formas; pero estas son apenas una expresión grosera y transitoria de las energías libres que “descendieron” o “bajaron” de los planos ocultos e imponderables, para plasmarse orgánicamente en el escenario de la vida material.

Y como las dosis homeopáticas infinitesimales y dinamizadas consiguen penetrar intensamente en ese mundo oculto de las fuerzas libres, pues interfieren hasta en los síntomas mentales, la Homeopatía debe considerarse como una etapa de avanzada de la ciencia médica moderna, sirviendo de base experimental para el éxito definitivo de la Psicoterapia.

Parágrafo No. 28:

¿Podrá la Homeopatía convertirse en una ciencia que dispense la cirugía?

Respuesta: En modo alguno, pues solamente la cirugía podrá atender los casos de lesiones corporales, deformaciones orgánicas, estenosis o destrucción y rotura de los tejidos, así como la extracción de cuerpos extraños al organismo humano. Sin duda, la Homeopatía podrá ayudar a consolidar fracturas en los casos de accidentes óseos o favorecer determinada calcificación en las lesiones pulmonares. En cuanto a la operación mecánica de componer huesos o ajustar músculos traumatizados, sólo la intervención quirúrgica u ortopédica podrá resolver el caso.

No tenemos la intención de considerar la Homeopatía como la única ciencia médica, como tampoco la consideramos capacitada para que su dinámica pueda sustituir la preciosa asistencia quirúrgica que puede resolver o corregir las deformidades orgánicas. Queremos explicar que la sabiduría homeopática es medicina que, en su penetración sutil en el cosmos orgánico, puede conservar mejor la salud humana porque, además de curar las enfermedades más contumaces, inmuniza el organismo contra futuras consecuencias, evitando determinadas intervenciones quirúrgicas.

Nuestro principal objetivo en estas consideraciones, consiste en despertar la atención de los facultativos bien intencionados, a fin de que estudien atentamente la medicina homeopática, comprobando que cura por la movilización de las fuerzas del propio organismo, en vez de forzar los órganos enfermos a un trabajo aislado, obligados a funciones violentas e inesperadas para los cuales no están preparados ni fortalecidos, resultando más bien agravados por el drenaje tóxico de la medicina alópata. Bajo la Homeopatía, es el propio organismo el que acelera y dinamiza sus energías vitales, promoviendo las operaciones necesarias para sustentar y destruir la invasión microbiana perniciosa. Ella reeduca el organismo y lo inmuniza en sus bases energéticas y vitales, potencializándolo en un estado de vigilia y seguridad que lo coloca a la defensiva contra cualquier enfermedad imprevista.

Parágrafo No. 29:

En cierta ocasión, hemos oído decir a personas entendidas en cuestiones terapéuticas, que la Homeopatía no evolucionó  ¿Qué podéis decirnos al respecto?

Respuesta: Uno de los principios más importantes de la Homeopatía, es el estudio de las relaciones reciprocas del individuo, en contacto con las manifestaciones comunes de su morada física. Muchos de los principios adoptados por Hahnemann, están en franca aceptación por la medicina alópata, aunque solamente los reconozca bajo otros aspectos y quiera negarles la prioridad en la práctica homeopática. Los homeópatas, como ya os hemos dicho, consideran siempre al hombre enfermo en sus relaciones con el ambiente en que vive, pues además de la necesaria búsqueda de las causas mórbidas generadas en la intimidad de la criatura, la estudia en cualquier analogía que ofrezca con el mundo exterior en donde ella opera.

Como la Homeopatía se funda en principios inmutables y bajo leyes permanentes que garantizan la estructura definitiva de la doctrina, es evidente que su evolución solo podría  ser constatada en la multiplicidad y en la variedad de la aplicación de nuevos medicamentos dinamizados. A medida que aumenta la población terrestre, crece también el número de nuevos tipos psicosomáticos capaces de recibir modificación o impresión de nuevas oportunidades terapéuticas de los medicamentos dinami­zados.

Así como las leyes y las reglas espirituales que gobiernan el mundo terreno son inmutables y ciertas, las leyes que fundamentan la Homeopatía no se alteran ni se sustituyen en época alguna ni en ninguna latitud geográfica del orbe. Sus leyes no evolucionan, porque son principios definitivos derivados de las leyes que gobiernan la vida espiritual, que a su vez son fijas como el propio Dios, que no evoluciona, puesto que ya contiene en sí mismo el máximo de sabiduría, Poder y Voluntad. Ellas regulan la afinidad entre las sustancias, la cohesión entre los astros y la afinidad entre los seres, pues se derivan de una sola Ley, que es la Ley del Amor de Dios expresándose por medio de varias formas y pianos de la vida cósmica.

Es por eso que tanto en el pasado como en el presento y como lo será en lo futuro, la ley de ‘los semejantes que curan a los semejantes”, permanece disciplinando el proceso de la cura homeopática, sin alteración alguna en su fundamento inmutable.

Esta es una de las principales verdades de la Homeopatía, bajo cuya ley se mantiene la misma calidad original desde su consolidación, pues solamente la modificación de tal principio funda­mental es lo que podría cambiar también la doctrina de la medicación infinitesimal.

Parágrafo No. 30:

Pero el descubrimiento de nuevos medicamentos, ¿no comprueba también que la Homeopatía necesitó de otros recursos terapéuticos y que, por tanto, carece de progreso?

Respuesta: El progreso de la Homeopatía solo sería comprensible en su mayor amplitud de servicio terapéutico con la identificación de nuevos tipos de enfermos en su área de aplicación medicamentosa. Además de sus medicamentos seculares, fueron también dinamizadas nuevas sustancias que pudieran atender a nuevos tipos de enfermos, algunos cuyos temperamentos “sui generis” son más afines a la inquietud del siglo atómico. En vista de la complejidad y superactividad en que vivís actualmente, aumentan también las susceptibilidades de los individuos, que son obligados a constantes mutaciones que aceleran sus reacciones temperamentales y sensibilizan su psiquismo lleno de angustias cotidianas. Por eso es que los homeópatas modernos encuentran también tipos más sutiles y complejos para su acostumbrada identificación psicofísica, pues no pueden despreciar sus inesperadas reacciones, propias de la vida bulliciosa de las ciudades y de las mil adaptaciones en la atmósfera saturada de electricidad, emanaciones químicas y creciente radiactividad, cosas que no sucedían en la época de las experimentaciones de Hahnemann y de sus devotos discípulos. Ellos se ven obligados hoy a emplear un proceso semejante al que en la medicina alópata, se acostumbra a hacer con los enfermos alérgicos cuando se les aplica la medicación insensibilizadora, para ayudarlos a expeler los factores alérgicos. Así, procuran primeramente neutralizar en sus pacientes los factores provenientes del ambiente sumamente contradictorio, a través de dosis preventivas que desintoxiquen e insensibilicen el psiquismo afectado por los disturbios de la vida moderna, por la cual aumenta cada vez más la perturbación, debido a los motivos ya apuntados.

Aunque en la vida actual se hayan manifestado nuevos y múltiples factores de perturbaciones que todavía no existían y hasta eran imprevisibles en la época de Hahnemann, todos los principios de su genial método de curación, continúan aplicándose cada día con mayor éxito. Los homeópatas modernos pudieron comprobar que el sistema terapéutico hahnemaniano posee un arsenal definitivo para atender a todos los tipos de individuos que constituyen la escala humana, cuyo éxito de curación depende, sin duda, de su efectividad.   He ahí por qué la Homeopatía, como ciencia exacta y disciplinada por medio de reglas perfectas y derivadas de elevadas leyes espirituales, no presenta un patrón evolutivo diferente de su doctrina original, puesto que ya se consolido, en su comienzo, bajo inalterable cualidad espiritual. Su progreso, por tanto, si así se considera, ha de consistir en su eficiencia en atender la mayor cantidad de pacientes.

LA  TERAPEUTICA  HOMEOPATICA

Parágrafo No. 31:

Hemos tenido ocasión de observar que algunos médicos homeópatas, al examinar a sus consultantes, dejan de lado el cuidadoso examen clínico propio de los médicos alópatas, pareciendo que son indiferentes a los exámenes de laboratorio, radiografías, reacciones sanguíneas y, algunas veces, se limitan a anotar una serie de indagaciones que nada tienen que ver con la enfermedad. Creemos que tal sistema de hacer clínica, inspira cierta desconfianza, pues el cliente observa que no está siendo examinado bajo la técnica médica a la que todo el mundo está acostumbrado.  ¿Qué podéis decirnos al respecto?

Respuesta: El medico homeópata experimentado, integrado suficientemente en su función terapéutica, estudioso de las leyes espirituales, a pesar de ser un científico limitado por los cinco sentidos, casi siempre es un ser intuitivo y de sensibilidad psíquica agudizada, capaz de sondear al enfermo, no solamente en función de su molestia, sino también en su todo “cuerpo y alma”, o sea, de conformidad con lo que el enfermo piensa y siente, y como actúa. Su tarea consiste en individualizar el remedio más afín y en mayor sintonía con su carácter, con su temperamento y con el todo psíquico de su paciente. Se preocupa mucho más por el enfermo que en diagnosticar su enfer­medad.

El paciente del médico homeópata, no debe ser considerado simplemente como el portador de un órgano o de un sistema afectado, o en función de una dolencia específica y, por encima de todo, investigado en razón de su tipo psicosomático, considerando todas sus idiosincrasias y síntomas mentales. La suma del todo mental, psíquica y física del individuo, es lo que interesa particularmente al médico homeópata;  su entendimiento Psicológico, su sentimiento, su emotividad y su raciocinio, en atención al ambiente en que vive. Es fuera de duda que en cualquier manifestación enfermiza, no se opera en el individuo la separaci6n del sentimiento y la razón, o voluntad y entendimiento, por cuanto, si tal cosa sucede, resultaría la alienación mental, el completo descontrol orgánico y hasta su muerte fatal.

De ahí que es preciso considerar que la sabiduría homeopática se deriva de la sabiduría divina, pues si el hombre es un todo manifestándose intensamente en el escenario del mundo físico, es obvio que, cuando él se enferma debe ser tratado también “de conformidad con sus obras”, o sea: de acuerdo con sus realizaciones, pensamientos, voluntad y sentimientos consagrados en su vida psíquica y física. Para el medico homeópata, lo que importa del paciente es su temperamento, sus manías y sus reacciones emotivas; y si fuera posible, ¡hasta sus virtudes y sus pecados! De este modo, el medico puede recetar en perfecta conformidad con el carácter y cuadro mental del enfermo, escogiendo la dosis capaz de cubrir lo más posible toda la manifestación mórbida del alma y del cuerpo de su consultante.

El medico homeópata compone el retrato físico y mental del individuo, investigando su sentido personalísimo y la elasticidad de sus concepciones morales, religiosas o filosóficas; la capacidad de su raciocinio y hasta sus excentricidades en las relaciones de la vida común. De esa forma, individualiza el reme-dio que mejor corresponde a la sinopsis mental psicofísica que pueda neutralizar las perturbaciones en su fuente original. Modifica, en fin, los síntomas mentales y expele los residuos tóxicos que oprimen el periespíritu del enfermo debido a los desequilibrios temperamentales de la personalidad humana. Es indiscutible que esa investigación cuidadosa, exige del médico homeópata un profundo conocimiento de las leyes espirituales que gobiernan la vida humana, con el fin de poder aplicarlas dentro del principio básico de la Homeopatía. Hay, así, gran semejanza entre el proceso homeopático, en la búsqueda de los ascendientes psíquicos del enfermo, y la acción de la ley del Karma, de la ley de Causas y Efectos que disciplina los procesos reencarnatorios y las rectificaciones de los espíritus, en los mundos físicos.

De ahí el hecho que el mayor éxito del homeópata, depende mucho del tipo de su convicción espiritual, pues además de su tarea científica, psicológica y de buen “lector de almas”, ha de ser también eficiente filósofo de las leyes de la vida y del espíritu sobreviviente.

Parágrafo No. 32:

¿Cómo podríamos apreciar mejor esa profunda relación entre la Ley Kármica y el tratamiento empleado por la Homeopatía, a que os habéis referido hace poco?

Respuesta: Los mentores del orbe terrestre responsables de los destinos humanos, prescriben muchas veces la cura reencarnatoria por un sistema que podemos llamar “homeopatía espiritual”; lo que sucede cuando ciertas criaturas enferman por haber subvertido la acción bienhechora de las leyes de la vida en su actuación en los mundos físicos. El cruel, el déspota que abusa de su poder sobre los pueblos humillados, puede ser comparado a un individuo intoxicado por un medicamento violento.

Entonces, la Ley Kármica, actuando bajo la ley “de los semejantes”, prescribe para la curación de esa intoxicación espiritual, la reencarnación del culpable en situación humillante, ligado a viejos adversarios encarnados en la figura de parientes, desafectos o jefes tiránicos, que lo atormentan desde la cuna hasta la sepultura, a semejanza de verdaderas dosis pequeñas de medicamentación homeopática. La Ley Espiritual, en lugar de violentar el alma enferma de tiranía, sujetándola a una terapia de tipo alopático que puede eliminar drásticamente los efectos sin extinguir la causa de la enfermedad, prefiere someterlo a la dinámica de las dosis homeopáticas, situándolo entre los tiranos menores que, entonces, activan o destacan gradualmente su estado enfermizo. En el primer caso, el tirano seria castigado “alopáticamente”, por el hecho de ser considerada la tiranía como digna de la más drástica eliminación; en el segundo, la Ley del Karma reeduca al tirano, haciéndole sentir en sí mismo los efectos dañinos que sembrara antes. Pero deja su raciocinio abierto para emprender su rectificación psíquica, a semejanza de lo que hace la Homeopatía, que reeduca el organismo sin violentarlo y lo ayuda a renovarse bajo menor cohesión mental y reflexión sensata del enfermo.

Como Dios no castiga a sus criaturas, todas las leyes fundamentales de su Creación, objetivan la renovación y el reajuste progresivo del “pecador”, impeliéndolo para que logre su más pronta ventura espiritual.   Ese tratamiento gradual de recuperación del espíritu a través de las distintas reencarnaciones físicas, actúa, pues, como una especie de homeopatía espiritual, mediante la cual la Ley ajusta la maquinaria psíquica del hombre, sin violentar su conciencia formada en el tiempo.

Parágrafo No. 33:

¿Cuáles son los mayores factores que al comienzo pueden dificultar la cura definitiva del enfermo, bajo el tratamiento homeopático?

Respuesta: La impaciencia y la prisa del enfermo deseando una cura instantánea, creyendo que removidos los síntomas dolorosos, queda también removida la causa, produciendo estados psíquicos de angustia y desconfianza, que constituyen cortinas de magnetismo negativo que resisten y perturban la plenitud del efecto potencializado de la Homeopatía.

En general, las curas por la Homeopatía, no son tan espectaculares y tan rápidas como las que se obtienen con la terapéutica alópata, toda vez que esta suprime los síntomas dolorosos de modo brusco, aunque puedan ocurrir futuras recaídas más peligrosas o recrudecer las enfermedades crónicas e incurables incubadas en el organismo. Las dosis homeopáticas, cuando son individualizadas con precisión por el homeópata, no solo solucionan las causas de la enfermedad extinguiendo los síntomas mórbidos que afectan cualquier región orgánica, sino que actúan profundamente en la intimidad del organismo y resuelven otros estados enfermizos que puedan presentarse en el futuro.

Los que recuren al tratamiento por la Homeopatía, quedan generalmente, vacunados contra varios tipos de brotes epidémicos contagiosos, sin tener que sufrir el peligro de la saturación medicamentosa.  La homeopatía reeduca el organismo para mantener   activa   su   defensa   y   proporcionarle   energías   que   serán controladas  por  el   espíritu,  para  atender con   mayor  prontitud „ al equilibrio psicofísico.

Las altas dosis, higienizan el aura vital haciéndola  más  lucida,   pues   no   solo   favorecen   la   circulación desahogada  de  las  energías  que  vitalizan  todo  el  sistema,  sino que establecen en el ritmo del trabajo  armonioso y coherente de los “chakras” sobre el “duplo etérico’, que es el cuerpo intermediario entre las relaciones del espíritu y el organismo carnal.

Es cierto que la depuración del espíritu se debe procesar de dentro hacia fuera a través de la evangelización consciente de una vida digna a la luz del día; pero, así como la absorción de fluidos animales inferiores ofusca y oscurece el campo áurico del periespíritu, este también se aviva y aclara cuando la prescripción homeopática es acertada.

Por tanto,  la terapéutica homeopática,  es la gran  auxiliar de la terapéutica del propio espíritu.

EL   TIPO   DEL   ENFERMO

Y   EL   EFECTO   MEDICAMENTOSO

Parágrafo No. 34:

¿Qué se entiende por “individuo electivo” en el tratamiento homeopático, al cual os habéis referido en distintas ocasiones?

Respuesta: El tipo electivo, es el que presenta predisposición para la terapéutica homeopática, Así como hay individuos con mejores disposiciones para la música, la pintura o la escultura, los hay también que son sensibles al medicamento homeopático, de psiquismo confiado en la medicina, a pesar de ser aparentemente inocua. Esos individuos son capaces de ahorrar las energías y evitar los excesos, cuando se entregan al tratamiento infinitesi­mal. Íntimamente, se eligen para la absorción del remedio; dinamizan, en sí, no la fe inconsciente del sentimentalismo popular y si la disposición animadora, científicamente dinámica en las vibraciones curativas; siguen al encuentro de la poderosa emisión energética de la alta dinamización.

La homeopatía es una terapéutica que se encuentra en las fronteras espirituales, y las condiciones psíquicas negativas perjudican su incorporación energética, mientras que la disposici6n ” favorable es base para el éxito. Solamente en los casos “neutros” de los niños, es cuando la Homeopatía actúa en forma de prescrip­ción pura.   El otro tipo electivo para el tratamiento homeopático, tipo casi congénita, es del individuo con gran sensibilidad espiritual, accesible a las ideas nobles, delicado, de psiquismo bien formado y afecto al dinamismo creador.  La creencia en las fuerzas magnéticas y la convicción de la supervivencia del alma, son factores que operan en la condición  electiva.   Ya  hemos explicado que la Homeopatía será la ciencia de más éxito en el futuro, porque exige, también, mayor cuota de espiritualidad.

Parágrafo No. 35:

Nos cuesta creer que la cura por la homeopatía pueda ser auxiliada o perjudicada conforme al carácter del paciente.   ¿Podéis aclararnos mejor ese asunto?

Respuesta: Si no fuera así, la medicina homeopática ya habría curado todas las enfermedades físicas de la humanidad terrestre.

El glotón, el falto de piedad, el incrédulo, el libidinoso, el alcohólico, el colérico y el avaro, no son pacientes electivos y de éxito absoluto para la terapéutica suave y generosa de la homeopatía, como lo son el frugal, el piadoso, el pacifico, el honesto, el casto, el espiritualista, el abstemio o el manso de corazón. Es la ley admirable y exacta de los “semejantes que se curan por los semejantes”, actuando en perfecta afinidad con ciertos caracteres, que determina a los primeros el tratamiento y la cura por medio de la terapia toxica y dolorosa de la Alopatía; mientras que los segundos quedan liberados de grandes sufrimientos, porque psíquicamente son electivos a la medicación suave de la homeopatía.

Resulta bien grande la dificultad de los médicos homeópatas, cuando necesitan trasponer el paredón granítico de ciertas almas embrutecidas, en donde la terapéutica suave de las dosis infinitesimales deja la impresión del esfuerzo que haría el rayo de sol para penetrar en el seno de un vaso sucio.

Parágrafo No. 36:

A pesar de vuestras explicaciones, nos extraña que hasta la disposición de la creencia o de la incredulidad espiritual, así como la naturaleza de ciertas virtudes o pecados, pueda influir en el tratamiento homeopático. Su acción esencial, ¿no es la de curar el cuerpo físico antes que la moral del enfermo?

Respuesta: Las dosis homeopáticas despiertan energías en la intimidad imponderable de las fuerzas creadoras del mundo infinitesimal, es obvio también que ejerzan mayor acción en el individuo de gran sensibilidad espiritual, accesible a las ideas nobles y a los principios superiores de la vida. Su cuerpo magnético, es de frecuencia elevada y noble, sintonizándose más fácilmente con la efervescencia de las fuerzas y magnetismo de las dosis potencializadas, sin debilitarlas por la presencia de energías inferiores y sin bombardearlas con los petardos tóxicos de la mente desordenada.

Por eso que las criaturitas, al ser menos capciosas y más espontáneas en sus manifestaciones infantiles, son curadas con más facilidad por la Homeopatía.

Aunque para muchos científicos y académicos parece ridícula que hasta la creencia vehemente en la inmortalidad del espíritu llegue a influir en el éxito de la terapéutica homeopática, también es cierto que el espiritualista alimenta una disposición magnética más positiva en su contextura espiritual. El Hombre sinceramente creyente en su supervivencia espiritual, emite mejores esfuerzos para elevarse a frecuencias vibratorias psíquicas superiores, contribuyendo al éxito de una medicina que tiene por función dinamizar las energías del cuerpo físico.

Cuanto más consciente y convencido se halle el hombre de su supervivencia espiritual, tanto más lleno de esperanza y optimismo estará sobre su futuro, manteniendo un magnetismo receptivo y excelente que se aviva bajo la acción energética de las dosis infinitesimales. Es evidente que el medico homeópata ha de tener más complejo para tratar y curar a un zulú embrutecido, que para administrar las dosis dinamizadas a un místico hindú sereno, frugal y pacífico, que tanto domina sus pasiones como se mantiene por encima de todas las vicisitudes humanas. El primero, es la criatura que emerge todavía de la primitiva animalidad con raciocinio primario y sentimiento rudo, inaccesible al energismo delicado de las altas dosis homeopáticas. El segundo, místico, sereno y comprensible, es un alma profundamente electiva y receptiva al catalizador homeopático que potencializará  las  energías  sutilísimas  de  su  elevado  psiquismo.

Parágrafo No. 37: 

¿Crees que el tratamiento homeopático actual es más eficiente que en el tiempo de Hahnemann?

Respuesta: Independientemente de cualquier época, la Homeópata cuenta con avanzados recursos terapéuticos de éxito seguro, pues aplica los principios y las reglas establecidos por Hahnemann, que son definitivos, sólidos e inmutables, tanto co­mo las leyes que rigen los fenómenos de la vida humana. Es cierto que los enfermos del siglo XX, además de ser menos electivos en relación con las dosis infinitesimales de la Homeopatía se muestran más onerosos para el tratamiento imponderable enérgico, pues desde la cuna, se saturan de antibióticos, sulfas, salicilatos, barbitúricos y toda clase de medicación violenta que dejan residuos tóxicos. Ante el más inofensivo resfriado, flujo nasal o dolor de oídos del bebe, que las abuelitas liquidaban con conocimientos de yerbas caseras o aceite caliente, los progenitores modernos los someten a la tremenda ofensiva de hipodérmicas, que lanzan en la circulación sustancias minerales ofensivas y antibióticos en exceso para una tierna organización que está despertando a la vida terrenal.

Por eso los homeópatas modernos, en muchos casos, antes de prescribir la medicación fundamental para el enfermo, necesitan someterlo a un tratamiento preventivo y específicamente desintoxicante, drenando tóxicos y residuos remanentes de la medicación inmoderada, maciza y tóxica. En general, los enfermos que buscan al médico homeópata, lo hacen después de haber “perdido la fe” en la Alopatía, cuando se encuentran desorientados, saturados de medicamentos y exhaustos por la incesante peregrinación a través de los consultorios médicos, en los cuales han recibido tratamiento de acuerdo con el tipo de la clínica especializada.

Aquí, ante un ritmo irregular acusado por el examen del electrocardiograma, el medico señala una disfunción cardiaca; allí, examinando la colecistografía del mismo enfermo, otro facultativo opina sobre avanzada estasis biliar o adherencia de la vesícula; allá, después de haber sido sometido a nueva serie de radiografías, se puntualiza el diagnóstico de la ulcera duodenal con las tradicionales “cavidades” de la terminología medica. El paciente, acuciado y viciado en la búsqueda de una “enfermedad”, olvidando que su problema mórbido es solo uno y que tiene origen en su psiquismo perturbado en esta o en la vida anterior, prosigue sometiéndose a nuevos exámenes, placas radiográficas e investigaciones  de laboratorio.

Procede a nueva investigación en todo su organismo, ya minuciosamente escudriñado por los más eficientes aparatos modernos, aunque evidentemente sin resultados satisfactorios. No es difícil que después de esa crucial peregrinación y sometido a todos los métodos de tortura impuestos por el tratamiento moderno, el en­fermo oiga de un sensato medico la afirmación siguiente: ¡”usted no tiene enfermedad alguna orgánica, pues su mal es de origen nervioso”! Y le prescribe la necesidad de absoluta despreocupación, mucho reposo y pocas medicinas, con el fin de evitarle mayor intoxicación.

Sin duda, para ese tipo de enfermo, el tratamiento homeopático seria excelente si no se hallase grandemente intoxicado por la Alopatía y sin fe en la medicina terrestre, lo cual lo  llevaría también a desconfiar de las dosis infinitesimales. Pero lamentablemente, todavía es pequeño el porcentaje de individuos que se encuentran realmente en condiciones mentales, emotivas y de confianza, para ser tratados por la terapéutica suave y exacta de la Homeopatía.

Parágrafo No. 38:

¿Podrás darnos algunas explicaciones más sobre esa predisposición mental y emotiva o de confianza para con la terapéutica homeopática?

Respuesta: En el ejemplo que os hemos dado antes, hemos procurado aclarar que no había enfermedad, sino un enfermo mental y emotivo que buscaba el diagnóstico externo de cualquier enfermedad clasificada científicamente. Su mal residía en el todo del individuo, actuando en su psiquismo y desorganizando sus nervios. Actualmente, el miedo al cáncer incurable afecta de tal modo la mente de ciertas personas que, en algunos casos, perturba su equilibrio biomagnético y llega a producir desarmonías orgánicas y estados de enfermedad extraños. Se acentúa esa angustiosa expectativa cancerígena, ante el temor común contra el más sencillo golpe, verruga, quiste sebáceo, etc., tranquilizándose únicamente los más pesimistas, cuando el médico le diagnostica otra enfermedad cualquiera diferente y que les inspire menor temor, aunque sea la ulcera gástrica, la colitis, la amebiasis o la diabetes.

Obviamente, cuando ese tipo de enfermo tan pesimista pierde la fe en la ciencia médica alópata, no obstante haberlo impresionado con todo su aparato técnico sensible a su organismo, tampoco deposita mucha fe o confianza en el facultativo homeópata, que le prescribe cosas insignificantes sin color y sin gusto… Ante tanto agotamiento neuropsíquico, saturación medicamentosa y completa desanimo, se hace mucho más difícil despertar por la Homeopatía la dinámica del cuerpo torturado y víctima de profunda melancolía. Realmente, para el homeópata, tal enfermo representa un serio problema, por haber sido inyectado, saturado de grageas, vitaminas y minerales diversos. Sin duda, ha de haber experimentado todo el arsenal de antibióticos, barbitúricos, salicilatos, sulfas, sustancias mercuriales y estricninas. En ciertos casos, su memorial puede ser aún más extenso, pues tal vez  haya  sido  sometido  al psicoanálisis  por  algún discípulo de Freud, que activó las emersiones del subconsciente y le fijó los recuerdos de la infancia, o haber sido sometido al examen de afamado psiquiatra que puede haberlo encuadrado bajo la terminología pintoresca de los tipos esquisotímicos o ciclotímicos, según los estudios de los temperamentos, hechos por Kretschmer.

Pero no cabe duda que se trata de un tipo de enfermo sin disposición electiva alguna y sin simpatía mental emotiva para con el tratamiento homeopático y por no poder demostrar los efectos medicamentosos de la Homeopatía en su organismo físico, tal como sucedía con los remedios alópatas, aumentara su desconfianza y desinterés por el tratamiento infinitesimal. Ignora, comúnmente, que son las energías vitales del organismo las que, bajo la acción dinámica de la Homeopatía, despiertan y efectúan la curación definitiva, atendiendo a la sabia dirección del espíritu inmortal.

Parágrafo No. 39:

Creemos que tal paciente, habiendo fracasado en el tratamiento alópata, tampoco será curado por la Homeopatía. ¿No es así?

Respuesta: La curación dependerá del propio paciente, como consecuencia de su celo, perseverancia, paciencia y confianza en el tratamiento prescrito por el medico homeópata, pues es evidente que no debe considerarlo un mago o un ser milagroso y si, un científico que opera obedeciendo las leyes inmutables del gobierno espiritual de su alma sobre el cuerpo físico. En vista de la inmutabilidad de los principios homeopáticos, y a los medicamentos que continúan con la misma eficiencia comprobada hace más de un siglo, la medicina homeopática podía curar también ciertos enfermos desengañados por la ciencia médica alópata, toda vez que el homeópata consiga identificar su tipo psicofísico exacto y, prescribirle el medicamento constitucional. Para probar esa eficiencia secular de la medicamentación homeópata, basta recordar que los mismos tipos de enfermos que hace casi dos siglos, Hahnemann curaba con China, Thuya o Natrum Muriaticum, continúan siendo curados todavía, actualmente, por los mismos medicamentos, siempre que esos enfer­mos presenten idénticos cuadros psicofísicos que son individualizados para la prescripción de tales remedios.

El mismo dolor de cabeza producido por el reumatismo blenorrágico, que Hahnemann curaba con Thuya Occidentalis cuando se manifestaba en individuos impacientes, de hablar rápido, que se irritaban o excitaban con facilidad, los homeópatas modernos continúan curándolos actualmente con la misma Thuya, siempre que sean los mismos tipos psicofísicos, aunque la terminología medica pueda clasificarlos modernamente como casos de cefalalgia nerviosa, jaqueca crónica o con cualquier otra designación patogénica.

Lo que importa realmente al homeópata, no es el nombre o la terminología que oriente el diagnostico de las enfermedades, pero si saber cuál es el tipo del enfermo, valorado en su todo psicosomático. En el ejemplo que precede, el homeópata lleva en cuenta que, además del dolor de cabeza oriundo del reumatismo gonocócico, el enfermo presenta la característica psicológica de ser fácilmente excitable o irritable, impaciente y nervioso por cualquier bagatela, y teniendo a la vista ese cuadro psicofísico, prescribe la Thuya Occidentalis. Además de tener en cuenta el aspecto enfermo del organismo del individuo, la sabiduría homeopática funda la prescripción de cada remedio bajo el mismo paño de fondo mental, psíquico y emotivo del enfermo en cualquier época, por eso permanece siempre estable su farmacología tradicional. La técnica homeopática, que es un proceso definitivo y científicamente comprobado por la experiencia, no cambia en su forma consagrada en el tiempo, puesto que, como ya os lo hemos dicho, ¡cambian las enfermedades pero no cambian los enfermos!

Parágrafo No. 40:

Nos agradaría comprender mejor por qué motivo ciertos enfermos pueden dificultar el diagnóstico y la selección del medicamento homeopático electivo a su tipo psicofísico, solo porque están saturados de remedios compactos alópatas o porque se sometieran a prolongado tratamiento médico antagónico con la Homeopatía. ¿No es suficiente al médico homeópata conocer la constitución temperamental o la característica fundamental del enfermo, para hacer con éxito la prescripción?

Respuesta: En nuestras consideraciones, hemos aludido las alteraciones secundarias que pueden ocurrir en el enfermo cuando por fuerza de las circunstancias se modifica su temperamento acostumbrado o cuando, debido a cualquier perturbación emotiva demorada, haya algún trastorno en su patrón mental congénito, dificultando al homeópata el reconocimiento exacto de su verdadero tipo psíquico. Hemos dicho que existen ciertas drogas entorpecíentes o productos tóxicos, algunos usados en la farmacología alópata, que pueden influir en la mente del individuo y establecer condiciones desarmónicas, tales como el alcohol, el opio, la morfina, la quina y la belladona, los cuales, aplicados en exceso, provocan perturbaciones visibles y orgánicas. Hay enfermos, pues, que en virtud de cierta saturación medicamentosa, se contradicen en su real individualidad y difieren en su psicología fundamental  o  en su  tipo  original psicofísico.   Algunos traen cierto artificialismo mórbido, como si un nuevo temperamento secundario se sobrepusiese a su real identidad. El enfermo que peregrina mucho tiempo por los consultorios  médicos  sin lograr la curación tan deseada, se somete continuamente a toda clase  de  exámenes  radiográficos,   sueros,   tubos,   radioterapias, operaciones, anestesias, cauterios, inyecciones, etc.  Termina volviéndose una criatura violentada  en su  temperamento  normal y excesivamente irritada o melancólica.   Viviendo bajo afirmaciones llenas de esperanzas e incesantes desengaños, y perspectivas  animadoras cuando  “descubren”  la  enfermedad,   angustias desalentadoras por el fracaso, perplejidad o vacilaciones médicas, ¡cada día se fortalece  en la  mórbida  convicción  de  su caso incurable!   Entonces, su temperamento fundamental sufre alteraciones,  dominado  por incontrolable  pesimismo.

El   enfermo procura nuevos facultativos, variando más y más veces sus tonos emotivos, así como sus esperanzas y desengaños.   Se somete a otros diferentes métodos psicológicos de indagación médica; recibe renovado trato terapéutico y colecciona nuevas opiniones y puntos de vista particulares.  Algunos médicos son extremadamente severos o rudos, con el propósito de impresionar y dominar a su paciente, mientras otros son dóciles y afables.  Hay médicos optimistas que alientan al enfermo y los  hay pesimistas  que optan por la fría realidad y se despreocupan de velar el diag­nostico.

Cuando el caso se hace difícil de resolver y el organismo del enfermo se agrava, éste se vuelve cada día más dudoso del poder de las drogas milagrosas de la farmacopea moderna; indeciso en cuanto a optar por esta o aquella prescripción, afligiéndose entre la sugestión de operarse o de confiar exclusivamente en su clínico, poco a poco se va convirtiendo en un pesimista, en un hipocondríaco, muchas veces desconfiado e incrédulo hasta de los propósitos sabios y educadores de la vida humana. Amargado por su melodrama interior, por su “enfermedad” considerada bajo los más variados rótulos profesionales y terminología médica, siente recrudecer aún más su estado enfermizo, mientras se descontrolan sus nervios y se intoxica su mente afligida. El desánimo, la melancolía y la incredulidad en la ciencia humana, llevan a ese paciente a la extrema neurastenia, pudiendo hasta perturbarlo en sus juicios y ponerlo siempre de mala voluntad con todo y para todos.

El recuerdo de sus padecimientos y la inutilidad de los diagnósticos sentenciosos sobre su mal, bastan para producirle perturbaciones mentales o modificaciones emotivas en su temperamento común. Es un estado mórbido que lo lleva a profunda depresión moral y que en algunos casos le impone hasta la incredulidad espiritual y un estado de rebelión fría contra cualquier sugestión superior. El verdadero temperamento funda­mental y congénita de ese enfermo, que es torturado y modificado por fuerza del clima angustioso que “vive en el silencio de su alma, el medico homeópata tendrá que descubrir y exhumar su coraza pesimista, de su melancolía y rebelión que son las manifestaciones accidentales provenientes del fracaso medico anterior. De ahí, pues, la necesidad que tiene la terapéutica homeopática moderna, de abrir el camino y desintoxicar ciertos enfermos, a fin de auscultarles la realidad temperamental y psíquica exactas, para poder prescribir con éxito las altas dosis constitucionales.

Parágrafo No. 41:

En algunas ocasiones, dijiste que para la mayoría de los hombres modernos es difícil el éxito inmediato por el tratamiento homeopático.   ¿Podéis aclararnos mejor, esto?

Respuesta: Antiguamente, el paciente que se sometía al examen médico homeópata, era menos complejo en su todo psicofísico y, por tanto, podía predecir con facilidad la naturaleza de su morbo y anotar las causas exactas y perturbadoras de su psiquismo. Pero, al ser la vida moderna tan contradictoria, contaminada por costumbres perturbadoras, de vicios elegantes y conflictos emotivos que se inician en la infancia y acompañan al hombre hasta la cueva del cementerio, se crea en él una segunda naturaleza humana más artificiosa, que se impone a la característica psíquica del ser. Se sobrepone a la verdadera individualidad fundamental del enfermo. En verdad, oscurece su verdadero retrato psicofísico, lo que induce al home6pata a vacilaciones, para preceptuar la dosis electiva fundamental.

El hombre civilizado del siglo XX, es un individuo habituado a una alimentación defectuosa; abusa imprudentemente de la vitaminaterapia y de los antibióticos a granel; vive intoxicado por la radiactividad exhalada por las experimentaciones atómicas, subvertido por los venenos corrosivos y viciosos del alcoholismo, el cigarro y de los entorpecíentes; atormentado por el bullicio de las ciudades; victima constante de los tóxicos medicamentosos; curtido por la violencia de las hipodérmicas y atrincherado detrás de los barbitúricos, con el fin de mantener el control nervioso y conseguir el reposo nocturno. Cada día pone en peligro su equilibrio nervioso, que es acicateado continuamente por las emociones desordenadas, aumentando, así, el número de los neuróticos. Aumenta la codicia por ganancias exageradas; se piensa en la angustia de la guerra atómica, en el alto costo de la vida, de esa vida que se agrava por el exceso de ruidos, de luz, de radiofonía, de humo por la combustión del aceite y la gasolina, y las emanaciones químicas industriales; cosas éstas con las cuales no se enfrentaba en otros tiempos el ser humano.

Ante ese bombardeo incesante, el psiquismo se halla indefenso, descontrolado y mórbido; agravado además por la fatiga orgánica, por las intoxicaciones alimenticias y medicamentosas, por las constipaciones crónicas, por las alteraciones barométricas y térmicas consecuentes de las adaptaciones imprevistas del hombre al transporte veloz moderno. Entonces, se perturban las colectividades microbianas responsables de la sustentación física, llegando hasta provocar cierta desintegración mórbida del protoplasma. Es cierto que la descomposición microorgánica es necesaria, con el fin de producir el elemento nutritivo a los virus y miasmas psíquicos desconocidos y ocultos, que “bajan” o se “materializan” desde el mundo astral para atender a la progenie de las bacterias y de los vermes necesarios como organismos simbióticos, útiles a la desintegración de los residuos de la alimentación en los intestinos. Pero ese acontecimiento biológico, debe ser realizado a través de ciclos disciplinados y no por fuerza de un psiquismo perturbado, como ocurre generalmente entre los terrícolas. Aun sabiendo que los microorganismos son productos orgánicos que resultan de la muerte de las células o por el desorden de las funciones orgánicas, se podría decir que en la intimidad oculta del cuerpo humano, se procesan fenómenos muy parecidos a los cuadros de las estaciones del año, cuando caen las hojas en otoño, descansa la naturaleza, y se activa cuando prolifera la vegetación en la primavera. La excesiva desorganización mental moderna y el estado de irritación constante de la humanidad, actúan perjudicialmente sobre el hombre, tal como sucede en los días tempestuosos cuando la atmósfera sobrecargada de electricidad, pesa y perturba toda la naturaleza.

P.I.C (Cartilla 6)

ESCUELA JUVERIANASin título

 PARA CURANDEROS ESPIRITUALES

La Rueda del tiempo

Punto Cero”tonina”

Las enseñanzas de Don Juver ultimo Tegua Caucano(Yanaconas) Exponente: Juver Osorio R.

 Cartilla 6 de 10

EL ABUELO Y LA CONEXIÓN ESPIRITUAL.

Curación Magnética- Radiestesia Magnética.

1755-A-1843 El doctor Hahnemann

1734-A-1815 Antón Mesmer

Se encontraron estos dos colosos por lo que no resulta extraño que el doctor Hahnemann conociera muchas de las mágicas curas, realizadas por el mediante sus tratamientos magnéticos o mesmericos y se sintiera influido por ellos.

Esto hizo que Hahnemann experimentara largo tiempo con imanes y cuando estuvo plenamente convencido de sus efectos benéficos, defendió enérgicamente su uso en sus escritos.

Así fue como se crearon las tres medicinas superando la naturaleza del mundo material para adentrarse en el espíritu.

En su extraordinario tratado, materia medica pura volumen II, dedica 54 páginas al tratamiento con imanes, luego destina nada menos que 448 páginas a la descripción de los síntomas de los 3 imanes.

        “Aquello que restaura la salud

        Es la medicina apropiada”. 

Aquí es donde cambia la regla homeopática, el doctor Hahnemann primero fue alópata 5ta medicina, y dio el salto a la homeopatía, 4ta medicina continuando con la medicina magnética, o mesmerismo, 3era medicina, en la 2da medicina se le da dinamismo a la sustancia que originalmente era materia, liberando su energía dinámica para posteriormente hacerla actuar sobre la energía vital del enfermo.

Imagen 1

“Primera Farmacopea De Remedios Espirituales o de Ritmo Vital. El color es una ciencia divina, no es posible curar sin tener en cuenta el color, ya que los colores son los colaboradores de la conciencia cósmica primordial cuyo pensamiento debe el universo su existencia o arcoíris curativo”

El gran desafío del curandero es demostrar que sus remedios no son seudo-Medicinas ni Placebos, no hacen daño, pero tampoco beneficio, no hacen nada, las únicas medicinas sin efecto secundario son aquellas que no tienen efecto en absoluto.

Pregunta: ¿Por qué han proliferado las farmacias homeopáticas?

Sencillamente porque no requieren los carísimos estudios de efectividad de las medicinas convencionales han de pasar, por eso son extremadamente rentables, la gente paga muy bien por supuestos productos milagros sin efectos secundarios, esta estrategia en lenguaje empresarial se llama “diversificación”.

“La medicina científica no lo cura todo

La medicina alternativa no cura nada”

Muchos médicos serios han entendido que su medicina se quedó anclada en su paradigma mecanicista y ya se quieren retirar también de su paradigma newtoniano, cartesiano, y mecanicista, él está buscando superar la naturaleza del mundo material  para adentrarse del espíritu y así liberar su potencial terapéutico, con la farmacopea magnética el doctor

Hahnemann continuo su ascenso a la segunda farmacopea espiritual parágrafo 20, 21 y 22.

Parágrafo 20:

El poder de alterar el estado de salud del hombre, de índole espiritual está oculto en el remedio.

 Parágrafo 21:

“Cuando las medicinas actúan como remedios” ¿Qué quiso decir entonces?:

¿Qué es medicamento?

¿Qué es remedio?

¿Cómo una sustancia se convierte en remedio?

¿Quién lo ha demostrado?

¿Cómo metemos el medicamento en el frasco?

Imagen 2

“ De la ley del 3 que es físico, mental y espiritual pasamos a la ley del 7 los 7 colores del arcoíris y los 7 planetas que de acuerdo al grafico están compenetrados para así crear la farmacia del espíritu”

“REGLA DE ORO HAHNEMANIANA”

Parágrafo 16

Nuestra fuerza vital, por ser energía dynamis de índole espiritual no puede ser agredida ni afectada por influencias que actúen… etcétera

El remedio debe poseer poderes espirituales (Dinámicos) El doctor Hahnemann nos entregó el mercado pero no nos dijo como hacer la sopa.

Lo mismo ocurrió con las 3 medicinas magnéticas que cubren 1243 síntomas y tampoco dijo como se preparan

Si compras             Magnetis polus ambo

                               Magnetis polus articus

                               Magnetis polus australis

¿Qué crees que te venderán? Y si de verdad saben

Recuerda que el agua solo tiene puentes de hidrogeno, no tiene enlaces iónicos, por lo tanto no se puede imantar.

Para que el agua quede magnetizada, primero tendrían que existir entre sus moléculas corrientes eléctricas cosa que no reúne porque en sus enlaces no se comparte electrones.

Aunque el agua tuviera dominios magnéticos nunca podrían ser orientados, ya que sus moléculas están en continuo movimiento, el agua hexagonal tiene las estructuras ordenadas.

Gracias al doctor Hahnemann, que no solo seguía el progreso científico de su época, sino que mejoro las técnicas y amplio la doctrina llegando a la 2da farmacopea espiritual alquímica, hay estoy yo desarrollando la ley del 3 y del 7 pilar de la nueva homeopatía.

El Abuelo pregunta: ¿Cómo es posible que podamos hacer progresos sin controversia? 200 años de homeopatía con la misma fórmula sin evolución, tarde que temprano tendremos que pasar al tablero y al laboratorio y así conocer lo que hemos avanzado, hay que alentar el debate y así sanear el ambiente y promover el progreso de dicho conocimiento.

Hay que demostrar lo que atrapas en el frasco y que es lo que liberas en el paciente, ¿Quién preparo el remedio? ¿El hombre espiritual o el hombre material? ¿A quién va dirigido el remedio, al hombre espiritual o al hombre material?

Imagen 3

“El primer medicamento alquímico se llama Mercurio Azufre Y Sal, que es la ley del 3 y se encuentran en el centro del gráfico, luego pasamos a los 7 rayos o color Y le damos inicio con el color rojo que es 10 10 10 y el infra rojo se trabaja con el Ojo de Gato con los números 6 7 8 y así vamos avanzamos hasta llegar al Ultra, que lo representa el ónix con el 10 8 9 7”

Manual De Sanación Espiritual.

Remedios Egrégora para la auto curación:

 La Egrégora es “Cristo” que elimina el agregado psicológico, la eliminación de las enfermedades espirituales, la liberación es el resurgir del cristo cósmico que es el mismo Rey-Sol.

Es urgente las nuevas fórmulas para mejorar el rendimiento de la salud, urge ponernos al día en las tecnologías necesarias para mejorar los remedios, no vengo a convencer sino a demostrar con pruebas la medicina del espíritu.

¿Qué es lo que cura el Abuelo con sus remedios?

INFRAACTIVIDAD: Falta de vitalidad, Depresión, Miedos, Culpa, Autodestrucción, Falta de Voluntad, Angustia.

La infraactividad energética deprime las numerosas funciones corporales, mentales y emotivas, La disminución de la energía vital genera un agotamiento de las pocas fuerzas que aún quedan, dando lugar a un estado de depresión o contracción que abarca desde lo energético, hasta lo metabólico, afectando sin duda y en forma más visible la esfera mental.

La baja energía hace que todo se desarrolle lentamente, casi con indiferencia, ya que la fuerza de voluntad resulta seriamente afectada; la mente ágil y activa característica del hipertenso, cuando la infraactividad hace su aparición, se transforma en apatía y debilidad.

Sus fuerzas se agotan rápidamente, aun ante el menor esfuerzo, tronándose poco ejecutivos de sus proyectos e iniciativas.

Los centros  más afectados en estos estados son el Base y el Corona, los cuales están muy relacionados con la voluntad de vivir, de ser, de permanencia en el cuerpo físico. Esta última ligada al Centro Base y a su contraparte física exteriorizada en las glándulas suprarrenales. En cuanto al Centro Corona, su bien o mal funcionamiento afecta al área mental y espiritual del hombre; de allí la infraactividad se trata, principalmente, aquello que se vea afectado por una fuerza de voluntad deprimida o que funciona en su punto más bajo.

El período de mayor agravación parecería ser hacia el ocaso, pudiendo en algunos casos aumentar hacia y hasta la medianoche, atemperándose con el amanecer, coincidente con el aumento de la energía solar. No debe olvidarse que son pacientes necesitados de energía, principalmente de toda radiación externa que los alivie. En su esfera psíquica, el síntoma más característico es la retracción sobre sí mismo, no sintiéndose estimulado por nada de lo que ocurra a su alrededor. Son a menudo los pacientes problema, en quienes cuesta mucho clarificar sus síntomas o sus modalidades. Poco les interesa el presente o el futuro, sus pensamientos están frecuentemente anclados en el pasado. Solo afloran los peores recuerdos, miedos y sentimientos de culpa. El remordimiento, juntamente con un persistente recuerdo de hechos sucedidos, normalmente calificados por él mismo de “Malos”, van minando sus fuerzas y desarrollando sentimientos de culpa, que lo llevan a realizar actos de autocastigo.

Imagen 4

“Primera preparación de la medicina universal: Mercurio, Azufre Y Sal, darle punto no fue fácil para lograr la combinación de las 3 y luego hacer la trituración de los 3 porque tenemos que hacer la creación al contrario de lo que hizo Dios y nos vamos de lo material a lo espiritual”

En ocasiones, la depresión y la angustia tienden a ser neutralizadas por la compasión, cuando consigue desviar la atención de sus propios problemas hacia otras personas, que bien pueden estar a su cargo o no.

Cuando esta compasión resulta desmedida, es atemperada por el enojo o una manifestación de disgusto, que a su vez es neutralizada por un estado de tristeza,, estableciéndose un ciclo de dominancias de n estado sobre otro, que si bien a simple vista resulta destructivo, no lo es tanto cuando se controlan o equilibran tendencias que de persistir serían más destructivas.

La infraactividad o depresión del sistema bioenergético abarca una amplia gama de estados emocionales negativos, que se manifiestan desde la manera como se reacciona ante un episodio pasajero de tristeza o desánimo al escuchar una mala noticia, o al enterarse de la pérdida de algo o alguien. Otras veces la causa es un golpe al amor propio.

Este decaimiento puede durar horas o algunos días, pero ante la posibilidad de una baja actividad energética, estos sentimientos y emociones se van transformando en crónicos e incapacitantes, con sus sensaciones de impotencia, desesperanza, vacío, apatía, ausencia de gozo. A éstos puede unirse una pérdida total de amor propio, sentimientos de culpabilidad y aun, deseos de suicidio.

Imagen 5

“Preparación de la segunda triada del tercer triturado pasamos al líquido entrando así en la primera ley del 7 dejando la sepa a parte ya que en la 5ta y la 6ta hablamos de 50 milésimal y 100  milésimal para llevarla a la parte eléctrica y magnética ya que la parte eléctrica y magnética tenemos un circuito abierto no cerrado ahora si podemos hablar de espíritu.”

Los pacientes infraactivos a menudo ponen ciertos reparos, y en ocasiones se sienten avergonzados de reconocer ante otros su incapacidad para enfrentar sus problemas y enmascaran sus estados por más que les duelan.

El ciclo depresivo-hipoactivo lleva primero al desmoronamiento de la autoestima, luego a auto desprecio y ala sensación final de que la situación es irremediable. En la infraactividad energética, los sistemas mentales y físicos se desaceleran, pierden fuerza y vitalidad.

Las investigaciones en el campo de la bioenergía detectan cambios en el equilibrio biomagnético, de los centros de energía, que alteran la transmisión de los impulsos nerviosos, ocasionando trastornos y sensaciones emocionales y físicas que incapacitan el libre desenvolvimiento del individuo. En tal estado, las percepciones, en los pensamientos y los sentimientos se deforman o anulan en gran medida.

Sobreestimulacion: Stress, Inestabilidad Emocional, Falta de Equilibrio, Tensión Mental, Cansancio, Hábitos y Adiciones, Envejecimiento Prematuro.

La hipertensión o tensión excesiva es el factor principal de la presión sanguínea alta, los accidentes cerebro- vasculares, los infartos y las afecciones de las arterias coronarias. Actúa como catalizador en los problemas de salud, conduciendo además a una mala relación en el matrimonio o con los hijos. También es causa frecuente de alcoholismo y muy ligada al consumo de estimulantes.

        Entre las manifestaciones más comunes de los pacientes están:

  • Rumiar situaciones de injusticia, principalmente relacionadas con lo afectivo, lo familiar y lo laboral.
  • Ira reprimida
  • Preocupaciones de orden económico.
  • Frustraciones, por no ser todo lo exitosos que merecerían, etc…

Imagen 6

“Las dos triadas y la sepa”

La tensión siempre es descrita como una fuerza negativa; no pueden darse cuenta de que no se trata de lo que les sucede sino cómo reaccionan a los sucesos y que esta reacción la controlan su mente y sus emociones, además de estar originada en un desequilibrio del centro energético cardíaco.

Todas las circunstancias de la vida implican situaciones de tensión. La vida misma es tensión. Si ésta es moderada y está en equilibrio, actuará en forma constructiva, y nos protegerá en situaciones de peligro, haciendo acopio de fuerzas y energías, para estar a la altura de cualquier crisis.

Pero cuando estas crisis y presiones se tornan tan fuertes y tan frecuentes que nos obligan a utilizar constantemente nuestros recursos energéticos, para reaccionar en forma constante, esas tensiones comenzarán a debilitar todo el sistema.

Otra manifestación habitual de los pacientes, es la tensión que implica verse obligados a aceptar cambios continuos. Especialmente, si estos cambios conllevan conflictos o incertidumbre. Esto está muy ligado a una reacción de adaptación del quimismo orgánico, así como de la esfera mental y emocional, que agotan las reservas de energía.

Algunos buscan en el alcohol o los estimulantes un cambio que alivie las tensiones causadas por una situación o un incidente perturbador. Los más comunes suelen ser las discusiones conyugales, temor, soledad, dificultades laborales. La constante en estos casos es que e alcohol y los psicofármacos, así empleados, generan más tensión, formando un círculo vicioso.

Imagen 7

“Mándala de protección con imanes de 1050 gauss, para multiplicar la fuerza magnética y colocar en su centro el remedio para sostener el campo energético y así mismo dar protección cuando se coloca al pie de la mesa de noche”

La tensión, aparte del desgaste físico y sus consecuencias orgánicas, genera importantes desequilibrios en la distribución de energías y su correcta asimilación por parte de los centros, principalmente el cardíaco, y su contraparte física en el sistema glandular, que es la glándula timo, directamente relacionada con el sistema inmunológico.

Siempre que se constate una hiperactividad del centro cardíaco, se deberá buscar dónde está repercutiendo esta situación, a través del timo, el nervio vago- con la importancia de este nervio regulación de los movimientos cardíacos y las funciones respiratoria y digestiva- , El corazón, la sangre y el sistema circulatorio.

Los estados de alegría exagerada suelen ser seguidos por sensaciones de vacío, acompañados de una profunda angustia cuadro éste bastante común en los hipertensos. Índice inequívoco de los esfuerzos que realiza el organismo para tratar de neutralizar las causas de desequilibrios en el centro cardíaco, cuando las condiciones de sobreactividad energética comprometen seriamente los órganos que son afines a éste. La angustia tiene por función neutralizar los desbordes originados por una exagerada exaltación de alegría.

Coincidente con la gran circulación de energía desde el punto de vista de la Medicina Oriental, parecería ser el mediodía el momento en que el hipertenso manifiesta su mayor agravamiento. Es precisamente entre las 11 y las 13 horas cuando el corazón recibe su máximo caudal energético y donde los síntomas se manifiestan más notoriamente.

Si la agravación tiene lugar después de las 13 horas, hasta las 15, se deberá sospechar una condición de la infraactividad y volcar la atención hacia el plexo solar, más puntualmente al intestino delgado, por la importante estrecha relación entre este y el corazón, debida a la absorción de los alimentos transformados en el estómago, e incorporados al sistema sanguíneo. En ese lapso es el corazón quien, al movilizar esa síntesis, la distribuye por todo el organismo.

En este punto es donde se ve la importancia de elevar la energía del plexo solar al cardíaco y la incidencia de la Sobreestimulacion en los problemas del aparato digestivo, sumado al ritmo acelerado de la vida actual, y la consecuente tensión a que se ve sometido el individuo, que le provoca grandes consecuencias por la sobrecarga de irregularidad con que esa interacción se produce. Esto produce devastadores efectos sobre la personalidad, pues la persona no puede manifestar sus más puros sentimientos, que dejan poco a poco su lugar a pasiones más egoístas y menos gratificantes.

Imagen 8

“Respaldo del mándala para ampliar la fuerza con los 7 anillos ya que el mándala anterior es un mándala de protección y este es un mándala de fuerza”

El hipertenso es quien más expuesto está a la primigenia enfermedad del ser humano, la inseguridad, y su proyección hacia el futuro. Su ansiedad es el causante de tensiones, dudas y temores, que genera un ciclo de excitación, seguido de inercia. Su humor cambiante lo lleva rápidamente a pasar de la alegría a la angustia, de la ansiedad a la excitación. Vive constantemente son su mente proyectada al futuro, no suele detenerse en el presente el tiempo suficiente para vivirlo, y el pasado sólo sirve para rumiar viejas deudas y supuestos fracasos.

Todo lo relativo a su salud casi siempre suele magnificarse en su relato de los síntomas. Tiende más a la exageración que a una descripción acabada y real.

Como ya se ha expuesto, un factor común en estos pacientes  es el exceso, en todos los órdenes. También el ser excesivamente resistentes en su salud física. Pero la contraparte está dada por no poder encontrar sus propios límites, lo que conlleva a ser poco medidos en todos los aspectos de su vida, a no autoequilibrarse y al agotamiento de su energía vital.

Otro síntoma que sobresale es la reacción violenta antes las agresiones del medio, ya sean telúricas, climáticas, físicas o psíquicas.

Siempre su equilibrio está en una continua lucha.

Otra consecuencia de esta hiperactividad es la resultante de una falta de concentración, y las dificultades que acompañan a una memoria a veces insuficiente. Existente una marcada tendencia a la dispersión. Su poder de concentración suele ser un reflejo de su comportamiento físico, que busca equilibrar con un extraordinario poder de iniciativa  y una necesidad de acción siempre constante y en la mayoría de los casos imperiosa.

Además de los factores internos y externos que hemos definido, y que son capaces de producir cambios importantes en el equilibrio vital, las condiciones bioenergéticas heredadas juegan un papel muy importante, pues al nacer traemos heredado un potencial defensivo que se manifiesta en una sobreactividad de la energía vital, que se corresponde con las que sucesivas generaciones han acumulado con cada cambio dinámico de sus energías, y cómo éstas han reaccionado a las condiciones en las cuales han tenido que desenvolverse.

El hipertenso es tal vez quien más está expuesto a adquirir hábitos, o peor aún, adicciones negativas o dañinas para su salud, agravadas normalmente por su falta de límites y equilibrio. Como ya fue expuesto, todo en él tiende al exceso.

Los hábitos nos permiten efectuar un número incontable de acciones sin tener que dedicarle demasiados esfuerzos, atención y pensamiento consciente, representando un considerable ahorro de energía (Especialmente si son buenos y nos ayudan a reservar los procesos mentales para tareas superiores y dificultades más exigentes) Por el contrario, si son malos hábitos, gastan energía y limitan el equilibrio del individuo, además de su crecimiento y desarrollo.

El hábito en todos nosotros empieza a formarse cuando respondemos física, mental o emocionalmente varias veces a algún hecho o estímulo. La cantidad de veces que es necesario reaccionar ante ese hecho o estímulo varía notablemente de una persona a otra, según su estado energético.

Los hábitos buenos y malos se forman esencialmente de la misma manera. Lo más difícil al tratar de desarraigar los hábitos una vez adquiridos, se debe a que el cerebro nunca olvida del todo los malos hábitos y las adicciones, si bien éstos pueden perder fuerza y prioridad por falta de uso. A lo largo de la vida en el hiperactivo, suelen ser reemplazados por otros cada vez más nocivos que van minando y limitando el desarrollo de su potencial.

La misma tensión, causada por un exceso de energía, lo obliga a buscar ayuda en todo aquello que le dé un poco de alivio a su tensión, que se ve incrementada en forma proporcional a todo aquello que supuestamente la atempera o la anula, formando un círculo vicioso del cual resulta difícil salir pues este circuito necesita autoalimentarse en forma constante. Sumando esto a falta de límites del hiperactivo, el resultado suele ser devastador con el correr del tiempo, haciendo más fácil el camino hacia los abusos del alcohol, sedantes, tabaco, narcóticos, etcétera.

Todos estos hábitos nocivos y posteriormente adicciones, encuentran notable alivio al ir cediendo la tensión, con el buen equilibrio en la distribución de energía y posterior asimilación.

Imagen 9

“Aquí encontramos el positivo negativo y neutro y el circuito del infinito está abierto así permitimos la entrada de la electricidad al magnetismo para poder generar esa tercera fuerza en el agua Y producir la 8va superior”

Otra consecuencia de la sobreactividad energética es la del desgastante biológico o el envejecimiento prematuro, debido al desborde causado por la excesiva tensión que nada tiene que ver con el desgaste natural del organismo, y que pocas veces acompaña a la edad cronológica. Esto se ve agravado y aumentado con las excesivas responsabilidades y agitación mental, pasando con el correr de los años, de una actividad intensa, de un optimismo creador y agresivo, y una mente despierta, a la angustia, depresión, abulia, cansancio crónico, falta de vitalidad, impotencia y al insomnio, perdiendo todo gusto por  la acción que antes lo mantenía en ritmo.

Energéticamente, los fenómenos que provoca una sobreestimulación de la fuerza vital, están muy ligados a la combustión exagerada de energías, generando aumento de los niveles de temperatura en el sistema, y el fenómeno o factor común es el calor.

A pesar de todo lo expuesto, el organismo y sus sistemas de defensa tratarán de neutralizar esa condición, generando energías de carácter opuesto. Lo ideal es ayudar a esa reacción, suavemente, sin pasar de un estado de excesiva tensión a su complementario y opuesto, de excesiva relajación, sino buscar un equilibrio entre ambas fuerzas. No es aconsejable corregir la sobreactividad con una infraactividad, y menos aún con una condición de bloqueo.

La gran mayoría de estos casos han respondido muy bien en condiciones de sobreestimulación, con una mezcla de Perla, Malaquita, Topacio Y Turmalina. Se puede cambiar Perla por Ámbar, si la respuesta no fuese todo lo efectiva que se espera. Para una condición de infraactividad, se usó: Rutilio, Rubí, Amatista y Obsidiana. En los bloqueos: Rubí, Diamante, Turmalina Y Ónix.

Estas mezclas solamente cubren el espectro energético en lo atinente al Centro Cardíaco, per, como siempre, se insistirá en que cada terapeuta debe buscar las gemas que el caso requiere, pues por más reglas que se sugieran, cualquier historia clínica bien podrían ser la excepción a dichas reglas.

BLOQUEOS: Obsesión, Sobrevaloración del Yo, Desconfianza, Celos, Negatividad, Rigidez, Agresión, Irritabilidad, Histeria. 

El bloqueo corresponde a una acción desordenada de la energía vital. Así como la infra  o la sobreactividad aumenta o disminuyen el ritmo y el caudal energéticos, el bloqueo se caracteriza por un desorden y un descontrol de la fuerza vital, más ligado este desequilibrio a una sobreestimulación fuera de control que a la infraactividad. Pero en ocasiones pueden existir picos de tensión y depresión, en una sucesión caótica de alternancias, sin ritmo, ni pautas fijas o al menos predecibles, ya que el único denominador común en el bloqueo es el desorden.

El equilibrio cambiará su ritmo vibratorio, volviéndose anormal y desarmónico. Por lógica consecuencia, el nivel energético dominante también será anormal, y generará alteraciones de distintos tipos.

Esta falta de ritmo bien puede, en gran medida, deberse a condiciones bioenergéticas heredadas, cuando existe una condición similar en los padres pero normalmente está más ligada a las condiciones propias del individuo y la forma en que responden su cuerpo y su mente a su entorno, y el medio en el cual le corresponde actuar.

Los bloqueos siempre se desarrollan y llegan a un estado crónico, cuando las defensas energéticas y las alteraciones de la personalidad pierden su poder de autorregulación y su cualidad neutralizante. El período de mayor agravación se manifiesta después de medianoche y se prolonga hasta la madrugada.

En la esfera psico-emotiva, el factor clave es la obsesión. No la obsesión que deviene de haber puesto el alma y toda la voluntad en una idea o proyecto, más emparentada con la creatividad y la satisfacción por lo que se hacer; sino una obsesión destructiva, cargada de negatividad y donde habitualmente exterioriza en forma compulsiva toda la faceta más oscura de la personalidad humana y las perversiones de la mente.

La inseguridad en sí mismo del hipertenso se convierte en una sobrevaloración del yo, una búsqueda de lograr satisfacción de sus instintos a cualquier precio prestando muy poca atención e importancia todo lo que sea su pensamiento y su mundo, lo que torna olvidadizo, distraído y ensimismado, aun en acontecimientos recientes. El futuro solo cuenta en la inmediatez, nunca a largo plazo, y el pasado para él no existe, no lo recuerda.

La sensación es que el tiempo de la mano, lo que lo obliga a acelerar sus actos y a desarrollar una actividad inusual y compulsiva.

Su psicosis le impide adaptarse al medio y a la sociedad. Nunca encuentra el equilibrio; en el lugar de desarrollarse en armonía, actuará en forma negativa, intentando cambiar los hechos y circunstancias, tratando de hacerlos a su manera y conveniencia, buscando adaptar la sociedad a él.

El temor a verse traicionado genera, por su parte, el desarrollo de los celos en correspondencia con su propia inseguridad, y se va volviendo obsesivo y descontrolado, llegando fácilmente a la cólera y a la agresión física.

Al ocultar y refrenar sus sentimientos, todo lo realiza con desprecio. Jamás con amor o comprensión. Esta retención de sentimientos sólo le sirve para generar más arrogancia y orgullo. En realidad, le aterra que puedan lastimarlo o dañarlo, y su defensa es mostrar una invulnerabilidad que suele ser tan poco real como sus actitudes de superioridad.

Energéticamente, los centros que resultan más afectados en el bloqueo o disritmia de la fuerza vital son el Sacro y el Laríngeo, como bien se puede apreciar en el cuadro correspondiente a las condiciones y asociaciones físicas de dichos centros.

Muchas veces, los bloqueos se eliminan a través del equilibrio del centro Sacro y su contra parte física, las gónadas/ ovarios y el sistema reproductor, pero es más frecuente, en cambio, comenzar el tratamiento por el Centro de la garganta o laríngeo, estimulando este centro de modo tal que eleve o traiga hacia él energías del Sacro, permitiendo así que se equilibren recíprocamente con esta transferencia de energías.

No es muy difícil terminar con una condición de bloqueo, si se establece este ciclo. Pero se requiere de algún tiempo y el pleno convencimiento, por parte del paciente, de que su estado es reversible sin importar el grado de afectación que se acuse. Pero también es cierto que su armonía se restablecerá en forma proporcional al reencauzamiento de su energía y una buena distribución de ésta.

La ampliación de la conciencia ayudará a que su mente deje de actuar en forma enfermiza, al ser eliminadas las barreras que había construido para su seguridad, pero que terminaron por aprisionarlo.

Algunos pacientes siguen tercamente empeñados en una batalla perdida, sabiendo muy bien que lo sensato es cambiar su actitud, pero se ponen al cambio por simple cuestión de hábito y también por una actitud de egoísmo.

La obsesión y el egocentrismo le impiden ver con claridad la raíz de sus males, que precisamente reside en su propio egoísmo. Esto lo deja vacío y frustrado; necesariamente se siente infeliz y con el desasosiego de querer arrebatarle a la vida las satisfacciones que él mismo se impide alcanzar.

Encuentro entre los dos mundos:

Si estamos hablando de los remedios espirituales es importante conocer lo que opinan los grandes pensadores desde la antigüedad sobre la palabra espíritu, para así poder entrar a conocer el remedio espíritu te invito a que conozcas lo que es el espíritu:

La noción de un mundo invisible rodeando al mundo físico es difícil de entender para un gran número de personas, porque nuestra experiencia mental se limita generalmente a lo que es visible o tangible. Sin embargo es fácil comprobar que la materia pasa por cambios constantes, pasando por ejemplo alternativamente por tres formas sólida, líquida y gaseosa, y por tanto de lo visible a lo invisible.

La naturaleza visible es sólo lo invisible, lo Real, manifestado gracias a una combinación de elementos. La ciencia nos informa de que el noventa y cinco por ciento de la vegetación procede del aire o de la atmósfera. La humanidad, no vive en el fondo de un océano invisible, la atmósfera. Ésta es más importante para la existencia física que cualquier otra sustancia visible, porque la vida sólo puede durar sin ella unos instantes.

Imagen 10

“El ciclo de la octava y el neutro”

El nitrógeno, que constituye el mayor volumen de la atmósfera, es absolutamente indispensable para la existencia y el crecimiento de lo vegetal y de lo animal. El hidrógeno y el oxígeno pasan constantemente del estado de vapor invisible a formas sólidas visibles. El carbono ofrece otro ejemplo de transformación similar. Los sonidos, los olores, las leyes térmicas del calor y del frío, y mucho otro finémonos que van del electrón infinitesimal a las fuerzas cósmicas que hacen que se muevan los planetas y los soles, todas esas cosas son factores invisibles e intangibles.

En el fondo, toda actividad, ya sea química, vital o mental, actúa de forma invisible, como se observa en la afinidad química, en las leyes energéticas, en la vida vegetal y animal, en la inteligencia y la actividad mental. En cada campo de la naturaleza física manifiesta, es evidente que todos los elementos tienen su raíz y su permanencia en lo invisible. Lo invisible es la fuente de lo visible.

Cuando comprobamos que lo que es material es sólo combinación de sustancias y de formas invisibles, podemos admitir la existencia de un mundo inaccesible a nuestros sentidos físicos. Por otra parte, teniendo en cuenta el maravilloso avance de la ciencia en la comprensión y el dominio de las fuerzas 10 de la naturaleza, resulta incomprensible que un espíritu inteligente no pueda llegar a reconocer la existencia independiente del espíritu humano fuera del cuerpo físico. Por otra parte, pocas realidades han sido mejor comprobadas a través de los siglos que la existencia independiente del espíritu y su persistencia después de la muerte.

Según el historiador Fiske: Entre todas las razas humanas, por mucho que podamos remontarnos de la hora actual, el culto de los antepasados es la forma más antigua de religión… prevaleciendo en África, en Asia, en China, en Japón, así como entre los arios de Europa y las tribus de los indios de América.

Ahora bien, el culto de los antepasados no implica un contacto entre los que viven en la tierra y los que ya pasaron al otro mundo. Allen escribe en su Historia de la civilización: En todas las tribus primitivas del mundo, se constata la creencia en el alma humana, en un mundo espiritual, y generalmente en la inmortalidad del alma. Los hombres primitivos consideran la vida de ultra-tumba como una continuación de ésta; reconocen también otra dimensión del ser, otro Sí mismo, que tiene poderes misteriosos. La muerte es el abandono del cuerpo físico por ese misterioso Sí mismo que se cree continúa viviendo en la cercana vecindad. El amor y los odios de este mundo son transferidos al mundo de los espíritus.

Para Confucio, la existencia de un más allá y su interacción con este mundo era tan incuestionable como para sus contemporáneos. No lloréis a los difuntos con una pena excesiva, decía. Los muertos son amigos abnegados y fieles; están siempre en relación con nosotros.

Los escritores de la antigüedad (Sócrates, Herodoto, Sófocles, Eurípides, Platón, Aristóteles, Horacio, Virgilio, Plutarco, Josefo, Máximo de Tyr) no han dejado de hablar de la existencia de los espíritus como de un hecho muy conocido. Cicerón escribió: No están los cielos llenos de hombres. Esos mismos dioses estaban en su origen aquí abajo, y es desde aquí desde donde subieron a los cielos.

La realidad de que el cristianismo reconocía desde el principio la existencia de los espíritus está ampliamente atestiguada en los escritos de san Antonio, Tertuliano, Orígenes y sus contemporáneos.

La misma Biblia está plagada de referencias a la existencia de los espíritus. *Nosotros también, rodeados como estamos de tal nube de testigos… (Hebreos 12, 1). *Amigos míos, no os fiéis de cualquier espíritu, sino examinad si los espíritus vienen de Dios…+ (I Jn 4, 1). *Espíritus de los justos llegados ya a su consumación…+ (Hebreos 12, 23). *Si hay un cuerpo físico, hay también un cuerpo espiritual… Mas no es lo espiritual lo que primero aparece, sino lo natural; luego lo espiritual.+ (I Cor 15, 44-46). Se podrían dar otras muchas citas bíblicas.

Swedenborg hizo su aportación escribiendo numerosos volúmenes sobre este tema. Asimismo, el Doctor Samuel Johnson ironizaba: *Yo no creo en los  11 espíritus; he visto demasiados. John Wesley, el fundador del metodismo, escribía en El mundo invisible: Es cierto que los ingleses, en general, como la mayoría de los eruditos de Europa, han considerado los cuentos de brujas y los relatos de apariciones como simples fábulas de viejas. Lo siento, y aprovecho la ocasión para protestar contra esta concesión abusiva que hacen los que creen en la Biblia a los que no creen en ella. Esta actitud está en contradicción directa, no sólo con la Biblia, sino con la opinión de lo que hay de más sabio y mejor en los hombres de todos los tiempos y de todas las naciones. Renunciar a creer en la realidad de la brujería y de la relación con los muertos, es en realidad renunciar a creer en la Biblia. Es sabido que se habían producido fenómenos metapsíquicos en Epworth, en casa de Samuel Wesley, el padre del Reverendo John Wesley, y se continuaron durante muchos meses, con ruidos y perturbaciones de diferentes tipos. Shakespeare, Milton, Wordworth, Tennyson, Longfellow, y muchos otros poetas manifestaron, en sus escritos, una comprensión profunda de la continuidad de la existencia del hombre después de la muerte.

Todos nosotros estamos familiarizados con los convincentes resultados del trabajo de investigación metafísica de algunos científicos, filósofos, escritores, sacerdotes, pastores, médicos, psicólogos y otros investigadores modernos: el Profesor Crookes, Alfred Wallace, Sir Oliver Lodge, Sir Arthur

Conan Doyle, Rev. R. J: Cambell, Arcediano Colley, Rev. Newton, Rev. Savage, W.T. Stead, Victor Hugo, Camille Flammarion, Doctor Baraduc, el Doctor Janet, el Profesor Richet, Casar Lombroso, el Doctor Hodgson, el  Doctor L.K. Funk, el Profesor William James, el Profesor Hyslop, el Doctor Carrington, para citar sólo algunos.

No puede uno sino dar la razón al Doctor Thomas J. Hudson, autor de The Law of Psychic Phenomena, que escribió: *El hombre que niega hoy los fenómenos espiritistas, no merece ser llamado escéptico: es simplemente ignorante.

Según el Reverendo George M. Searle, Rector de la Iglesia Católica del Apóstol san Pablo de la ciudad de Nueva York: La realidad de la existencia de los espíritus en el espiritismo moderno ya no es una cuestión abierta, incluso entre los científicos que han estudiado el tema. El que considere su manifestación como un simple camelo, una trampa o una ilusión, está simplemente fuera de juego.

Hoy en día nadie niega la existencia real de los fenómenos espiritistas, salvo algunos que viven con los pies en la tierra pero con la cabeza entre tinieblas, escribió el jesuita G.G. Franco, en Civilta Cattolica. Los fenómenos espiritistas son hechos objetivos que caen en el campo de los sentidos y pueden ser tranquilamente observados por todos. Cuando tales hechos son atestiguados por testigos tan numerosos y dignos de crédito, es inútil, insensato y ridículo luchar contra la evidencia. Los hechos son incontestables, incluso para los

12 racionalistas.

El mundo espiritual y el mundo físico interactúan constantemente; el plano espiritual no es vaporoso e inconsistente, es real y natural. Es vasto campo de sustancia sutil, donde reinan la actividad y el progreso, y donde la vida es sólo la continuación de la vida en el mundo físico. En el plano físico, el alma adquiere el conocimiento por la experiencia y el contacto con las cosas objetivas, y la inteligencia se desarrolla expresándose a través de los órganos físicos; en el plano espiritual, el individuo continúa su progresión, el espíritu se desarrolla de acuerdo con la razón, a través del servicio espontáneo hacia el otro, a la búsqueda de ideales elevados y a una visión de la finalidad de la vida que va alargándose continuamente.

El cambio que se llama “muerte”, considerado universalmente con miedo y tristeza, se produce con tanta naturalidad y sencillez que la mayoría, después de abandonar el mundo físico, no se da cuenta de su tránsito y, al no saber que existe una vida espiritual, son totalmente inconscientes de haber pasado a otro estado de existencia. Privados de sus órganos sensoriales físicos, están cerrados a la luz física, y como les falta la percepción mental de la meta espiritual de la existencia, estos individuos están espiritualmente ciegos y se encuentran generalmente en un ambiente de oscuridad Blas “tinieblas” mencionadas en la Biblia. Incapaces de elevarse hacia las esferas espirituales, se retrasan en los alrededores de la tierra, en una zona que es conocida bajo diversos nombres: esfera terrestre, plano terrestre o también plano astral.

La muerte no convierte a un pecador en santo, ni a un loco en sabio. La mentalidad de un fallecido es la misma que antes de su tránsito; los individuos llevan con ellos, en su nueva vida, sus antiguos deseos, sus viejas costumbres, sus dogmas y conceptos erróneos, su indiferencia o su incredulidad. Adoptando formas exteriores que son el resultado de su vida mental en la tierra, millones de espíritus permanecen cierto tiempo en la esfera terrestre, atraídos por el ambiente de su vida terrestre, y siguen dominados por sus costumbres y sus intereses terrestres. “Porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mt 6, 21).

Los desencarnados que han progresado hacia el mundo espiritual más elevado tratan constantemente de aclarar a estos espíritus a los que se califica de “ligados a la tierra” (en inglés: earthbound). Pero éstos últimos, debido sobre todo a prejuicios sobre la vida posterior, se imaginan que los que partieron están “muertos” y rechazan su presencia como alucinaciones, o la temen como a “fantasmas”; muchas veces se niegan a reconocer a sus amigos y a darse cuenta de su propia condición de “desencarnados”.

Pronto se excluyen a sí mismos de toda ayuda que venga de lo alto. Muchos se encuentran en estado de sueño, otros están perdidos o en la confusión mental; algunos viven atormentados por el miedo de las extrañas tinieblas en que se encuentran, o torturados por el remordimiento de su conducta durante su vida terrestre; otros, movidos por tendencias egoístas o carnales, buscan el medio de satisfacerlas y permanecen en este estado hasta que renuncian a estos deseos malos y  13 piden desesperadamente el conocimiento y la luz; entonces, espíritus más evolucionados pueden llegar a ellos y venir en su ayuda.

Desprovistos de cuerpo físico, a través del cual pudieran satisfacer sus bajas tendencias, muchos seres desencarnados se sienten atraídos hacia la luz magnética que emana de los mortales y, conscientemente o no, se encadenan al aura magnética de éstos últimos. Se dotan así de un vehículo para permanecer en contacto con la tierra, obsesionando o poseyendo a los seres humanos. Estos espíritus intrusos influyen, con sus pensamientos, en las personas sugestionables [en inglés: sensitive]; les comunican sus propias emociones, debilitan el poder de su voluntad y controlan muchas veces sus acciones. De ello resulta una gran angustia, gran confusión mental y cantidad de dramas terribles. Estos espíritus ligados a la tierra son los que, en todas las épocas, se llamaban “demonios” ; son “demonios” de origen humano, subproductos del fracaso humano, lanzados ciegamente a una existencia miserable post-mortem y retenidos allí por su ignorancia. Observemos que la palabra griega “da”mon”, que aparece en el Nuevo Testamento, designa simplemente a un “espíritu”. Sócrates utilizaba esta misma palabra para designar al genio benefactor que le inspiraba.

La influencia de estas entidades desencarnadas es la causa de muchos acontecimientos ocultos, misteriosos e inexplicables de la vida terrestre, así como de una gran parte de la miseria del mundo. Una vida y una motivación puras, o una inteligencia poderosa, no brindan necesariamente a una persona terrestre una protección suficiente contra la obsesión y la posesión por parte de las entidades; el mejor medio para protegerse de esto es conocer y comprender la naturaleza de estos problemas. Las circunstancias físicas que permiten a los espíritus usurpar la vida de los mortales son diversas y variadas; tal influencia se debe muchas veces a una susceptibilidad natural, a un sistema nervioso agotado o a un traumatismo repentino.

También los trastornos físicos pueden llevar a la obsesión, porque cuando se debilitan las fuerzas vitales, se ofrece una menor resistencia astral y espíritus intrusos tienen un fácil acceso. Con mucha frecuencia, no el mortal ni el espíritu son conscientes de la presencia del otro.

Esta intrusión altera las facultades de la persona invadida, dando lugar a un cambio aparente de la personalidad o a veces incluso a una multiplicación o disociación de la personalidad; ello puede derivar en una verdadera locura, variando los grados, desde la simple aberración mental a todos los tipos de demencia, como la depresión, la histeria, la epilepsia, la melancolía, la esquizofrenia, las fobias y las manías (cleptomanía, obsesiones religiosas y de suicidio, etc), lo mismo que la amnesia parcial o total, la debilidad psíquica, el alcoholismo y la dipsomanía, la inmoralidad y la bestialidad, y todas las formas de criminalidad.

La humanidad está constantemente amenazada por la influencia psíquica de millones de seres desencarnados que han muerto sin haber llegado a una realización suficiente de la finalidad de la vida.

El reconocimiento de este hecho permite 14 explicar gran cantidad de pensamientos involuntarios, de emociones incontroladas, de extraños presentimientos, de humores melancólicos o irascibles, de impulsos irracionales, de accesos de cólera o de impulsos violentos, de pasiones incontrolables y de otros innumerables caprichos mentales.

Desde la más remota antigüedad hasta los tiempos modernos, se han contado casos de obsesión y de posesión por espíritus. En su libro Prmitive Culture, el Doctor Tyler, célebre antropólogo inglés, escribe: No es excesivo afirmar que la doctrina de la posesión demoníaca es admitida (la misma teoría, explicando los mismos fenómenos) por la mitad de la especie humana, que la ha heredado de sus antepasados desde la antigüedad primitiva.

En el libro de Muller, Unreligionem, se puede leer: la creencia general de los pueblos primitivos es que las crisis de epilepsia, de histeria, de delirio, de idiotez y de demencia son causadas por demonios que llegan a controlar al cuerpo.

Según Homero, que hacía referencia continuamente a los demonios: un hombre enfermo que se deteriora es una persona sobre la que ha dirigido su mirada un espíritu malo. Platón opinaba que los demonios obsesionan a los mortales. Sócrates habla explícitamente de demonios que influyen en el que es poseído, o loco. Plutarco escribió: “Algunos demonios tiránicos exigen para su propio placer a un alma todavía encarnada, porque son incapaces de satisfacer sus pasiones de ninguna otra manera. Incitan a esta alma a la rebelión, al desenfreno sexual, a la guerra, y logran así lo que desean.” El historiador judío Flavio Josefo confirma: “Los demonios son los espíritus de los hombres malos.+ Los espíritus obsesivos o posesivos son mencionados con frecuencia tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En I Sam 16, 23, leemos: “David tomaba la cítara y la tocaba; entonces Saúl se calmaba, mejoraba y el mal espíritu se apartaba de él.”

La creencia en los espíritus y en la posesión espiritual era tan corriente en tiempos de los apóstoles, que la capacidad de expulsar a los malos espíritus era considerada como una de las señales distintivas del auténtico discípulo, y hay que admitir que una parte considerable de la obra atribuida a Jesús consistía en expulsar a los demonios. Algunas citas del Nuevo Testamento bastan para convencernos de ello. “Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlo, y para curar toda enfermedad y toda dolencia.”(Mt 10, 1); *Y corrió [Jesús] toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando a los demonios+ (Mc 1, 39); *…vino de la ciudad a su encuentro un hombre, poseído por los demonios […] [Jesús] había mandado al espíritu inmundo que saliera de aquel hombre[…] Los que lo habían visto, les contaron cómo había sido salvado el endemoniado.+ (Lc 8, 27-36); y los que eran molestados por espíritus inmundos quedaban curados…+ (Lc 6, 18);  y se alejaban de ellos las enfermedades y salían los espíritus malos+ (He 19, 12). Uno de entre la gente le respondió: A Maestro, te he traído a mi hijo que tiene un espíritu mudo…@ […] Y Jesús preguntó al padre: A Cuánto tiempo hace que le viene sucediendo esto?@ CA desde niño@, le dijo. Jesús increpó al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu sordo y mudo, yo te lo mando: sal de él y no entres más en él. 15 Después de gritar y agitarlo con violencia, salió y el muchacho quedó como muerto, tanto que muchos decían: A (Ha muerto!@ Pero Jesús, tomándole de la mano, le levantó y él se puso en pie+ (Mc 9, 17-27). (Casos de este tipo no son raros en la investigación en psicología clínica).

Entre los escritores del comienzo del cristianismo, podemos citar a san Antonio, que dijo: Nos movemos entre los demonios, que nos inspiran pensamiento malos, y entre los ángeles buenos. Cuando éstos últimos están especialmente presentes, no hay perturbación, ni disputa, ni gritos, sino tanta calma y dulzura que el alma está llena de alegría. El Señor es testigo de que, después de numerosos ayunos, me he visto rodeado de ángeles, y me he unido gozosamente a ellos cantando con ellos. Tertuliano desafiaba a los paganos sobre la superioridad de su poder de arrojar demonios. Minucio Félix, abogado y apologista romano, escribía en Octavius: Hay espíritus hipócritas y errantes, degradados de su vigor celeste, que, después de haberse predicho, no dejan de causar a otros la ruina.

El Doctor Godfrey Raupert de Londres, que hace varios años, fue especialmente delegado por el Papa Pío X para dar conferencias en América sobre el espiritismo, decía en resumen: Ya no es posible ignorar el tema de los fenómenos metapsíquicos. Los científicos del mundo entero han reconocido la comunicación con los espíritus como un fenómeno muy concreto y real, e ignorarlo sería una política peligrosa. Ésta es la razón por la que el Papa me ha pedido instruir a los católicos sobre la actitud a tomar frente a este tema… La Iglesia admite la realidad de los fenómenos espiritistas y de la inteligencia exterior que los provoca; en realidad, ella ha admitido siempre su realidad. El problema actual es descubrir la naturaleza de esa inteligencia. Nos encontramos ahora en el comienzo de nuevos descubrimientos que pueden revolucionar el mundo. Todavía no ha llegado la hora de explicar todos los fenómenos. Debemos suspender nuestro juicio hasta que se conozca mejor el tema.

El estudio del espiritismo es nuevo y por tanto peligroso…

Un conocimiento incompleto del tema puede presentar graves peligros.+ Estos peligros no son otros que la obsesión y la posesión. He aquí una cita de Monseñor Lavelle, Rector de la Catedral de san Patricio de Nueva York: No hay duda sobre el hecho de las obsesiones diabólicas en la antigüedad. El hecho de que la Iglesia reconozca la posibilidad es una evidencia, si se tienen en cuenta los ritos establecidos para el exorcismo.

He aquí lo que escribió Julian Hawthorne en uno de los mayores periódicos americanos: miles de hombres y mujeres de vida o espíritu malo mueren cada día. Qué ocurre con su alma, con su espíritu? Quieren volver aquí… La decisión y la frecuencia crecientes con las que sacan ventaja de las oportunidades para realizar su plan son ilustradas de muchas maneras… Se nos ofrecen dos posibilidades de defensa: debemos o bien agotar la ola de estos visitantes indeseables, o bien cerrar nuestras puertas.

El Doctor Alexis Gustafson, que mostraba públicamente sus opiniones sobre el hecho de la obsesión espiritual, y citaba casos que habían sido propuestos a su 16 consideración, pensaba que *los espíritus de las personas vengativas tienen poder, después de la muerte, para entrar en los vivos y poseerlos bajo ciertas condiciones.

El Profesor Herbert L. Stetson, del Kalamazoo College, en Míchigan, declaraba en un conferencia en el Universidad de Chicago: La obsesión demoníaca no es un mito; las enfermedades se deben muchas veces a la posesión diabólica… La creencia en los demonios está muy extendida.

Yo veo con frecuencia a los espíritus que causan la locura+, afirmaba por su parte el Doctor E.N. Webster, de la sección de Psiquiatría de la American Medical Association. A veces, escucho incluso sus voces. Personas aquejadas de locura, consideradas como casos desesperados, están muchas veces sometidas al control irresistible de un espíritu o de una multitud de espíritus. Encontramos frecuentemente, en la autopsia, que no existe ninguna lesión física del cerebro o del sistema nervioso en tales personas.

El Profesor William James ha escrito en los Proceedings of the S.P.R. (Society for Psychical Research): No tengo la menor duda de que la teoría de los demonios se pondrá de actualidad. Sólo un Asabio@ puede ser lo suficientemente ciego e ignorante para no sospechar de esta posibilidad. Según el Profesor James H. Hyslop, entonces editor del diario de la American Society for Psychical Research: *Cada vez es más evidente que la obsesión se encuentra en la base de muchas locuras y puede ser curada.

El mundo médico tendrá que despertar y estar atento a este problema, si no éste último escapará pronto al control de la medicina.

En uno de los últimos libros del Profesor Hyslop, Contact with the Other

World, dice lo siguiente: *la existencia de espíritus malos que afectan a los vivos se enseña en el Nuevo Testamento, y se sugiere en Antiguo, con tanta claridad como las demás doctrinas que allí se exponen…

El término obsesión es utilizado por los investigadores espiritistas, para expresar la influencia anormal de los espíritus sobre los vivos… Las curaciones obtenidas han requerido mucho tiempo y paciencia, la utilización de psicoterapias no habituales y la intervención de médiums, para entrar en contacto con las entidades obsesivas y así liberar de su influencia o educarlas para que dejen voluntariamente de aferrarse a los vivos. Todos los casos de disociación o paranoia que he analizado fueron sometidos a este método y han proporcionado la prueba de la presencia de entidades extrañas, agravada frecuentemente por síntomas de deterioro físico o mental. Es hora de continuar con experiencias a gran escala en un campo que promete tener tanta proyección práctica como cualquier aplicación del escalpelo y del microscopio.

En Modern Psychical Phenomena, el Doctor Hereward Carrington afirma: Es evidente… que la obsesión por un espíritu es al menos una posibilidad que la ciencia moderna ya no puede ignorar, cuando numerosos hechos palpables concurren para avalar esta noción…

Su estudio se convierte en imperativo, no sólo desde el punto de vista académico, sino también por el hecho de que cientos y tal vez miles de individuos sufren, en la actualidad, por esta situación, y que su curación reclama un  17 estudio y un remedio urgentes. Desde que se ha establecido la posibilidad teórica de la obsesión espirita, se ha abierto ante nosotros un vasto campo de estudio e investigación, que exige todo el cuidado, el arte y la paciencia que la psicología moderna pueda aportar. Jamás en la historia de la medicina hubo un interés tan ampliamente extendido, tanto en el público en su conjunto como entre los médicos, por la causa y el tratamiento de las enfermedades nerviosas y mentales.

Las estadísticas muestran que la locura crece por todas partes con una rapidez alarmante, sin embargo los médicos especialistas discrepan enormemente en sus opiniones sobre las causas del deterioro mental, y la ciencia no conoce todavía la etiología exacta de la locura funcional. A El mundo entero se volverá loco no tardando mucho, declaraba el Doctor Winslow, de Inglaterra.

La mayoría de los neurólogos y de los psiquíatras son de la opinión de que la causa activa o subyacente de la locura tiene su origen en un sistema nervioso trastornado, pero en realidad se sabe muy poco sobre esas supuestas causas. El Doctor W.M.L. Coplin, director de Bureau of Health and Charities, en Filadelfia, ha hecho notar lo siguiente: *La locura, en la mayoría de los casos, no se acompaña del menor cambio perceptible en la estructura del cerebro. Al microscopio, el cerebro del paciente no muestra absolutamente nada que se distinga en lo más mínimo del aspecto del cerebro de una persona sana. Es por tanto evidente que la locura podría deberse a una toxemia, al efecto de algún organismo sutil de naturaleza similar a los bacilos… Algo causa la locura; pero qué, todavía no lo sabemos.

Pero el Doctor Britton D. Evans, director del manicomio de Morris Plains, en New Jersey, constata: *Sucede que un tumor cerebral o una meningitis cerebral no afecta al espíritu… Un hombre puede tener tejidos cerebrales afectados y tener, a pesar de todo, un espíritu normal. El Doctor William Hanna Thomson, médico en el Roosvelt Hospital y profesor de enfermedades del sistema nervioso en la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York, decía, a propósito del Tuke=s Dictionary of Psychological Medicine: Los que han colaborado en esta gran enciclopedia se encuentran entre los más eminentes profesores, especialistas y directores de manicomios en Gran Bretaña, en los Estados Unidos, en Francia, en Alemania, en Hungría, en Bélgica, en Dinamarca, en Suiza y en Rusia. En los artículos sobre la cleptomanía, la dipsomanía, la manía crónica, etc., no hay ni una sola palabra sobre la anatomía patológica (porque ninguna anomalía puede detectarse). Lo mismo ocurre en el artículo sobre la melancolía, la locura puerperal, la catatonía, la locura circular, la locura asesina o la locura epiléptica; en ninguno de estos artículos se encuentra una palabra sobre la anatomía patológica, por la simple y buena razón de que ninguna de estas formas de locura presenta un estado patológico o enfermizo del cerebro distinto del cerebro sano de un hombre de buena salud muerto en un accidente.

Recientemente, ha aparecido un anuncio de que un gran porcentaje de curaciones llevadas a cabo en el Hospital psiquiátrico de New Jersey, en Trenton, se 18 había logrado por la ablación de dientes, de amígdalas o de órganos infestados. En un resumen sobre el método Trenton, el Doctor R.S. Copeland escribía: *La hipótesis en la que se basa este tratamiento es que la locura es una toxemia o un envenenamiento debido a una infección microbiana en alguna parte del cuerpo. Si esto es verdad, se sigue que la ablación del tejido infestado, cuando el caso no es demasiado avanzado, llevará consigo la desaparición del problema mental. Cuando las estadísticas reunidas por el gobierno de los Estados Unidos y por otros muestran que el crecimiento del número de locos es, proporcionalmente, mayor que el crecimiento de la población en general, parece incongruente atribuir a las caries de dientes y a las amígdalas patológicas las causas fundamentales de desequilibro mental, en nuestra época en la que los cuidados dentales y quirúrgicos se han generalizado. Es un hecho que, cuando los cuidados dentales estaban poco avanzados y se practicaban poco, y la gente tenía más dientes con caries, la locura era menos frecuente que ahora. Sin pretender desacreditar los informes Trenton, mi experiencia me ha demostrado que, en muchos casos de perturbación mental, aunque el paciente tenga dentadura muy cariada, el equilibrio mental se ha restablecido completamente desalojando al espíritu obsesivo, antes de prestar a los dientes la menor atención.

Como se ha descubierto que los espíritus obsesivos eran sensibles al dolor, estoy obligado a sugerir que curaciones como las anunciadas por el hospital de Trenton se deben, al menos en parte, al hecho de que los espíritus intrusos fueron desalojados en el curso de la intervención dental o quirúrgica.

Para el investigador en psicopatología que se interese por la hipótesis espiritista, muchos síntomas de la *neurosis de guerra sugieren que el factor patógeno principal es la obsesión o la posesión por espíritus de soldados fallecidos e inconscientes de su tránsito. Ésta es la conclusión del Doctor F.E. Williams, director médico del National Commitee for Mental Hygiene de la ciudad de Nueva York. Esta conclusión viene sugerida por los siguientes síntomas: *delirio, alucinaciones, estados de ansiedad, desórdenes cardíacos funcionales, parálisis, temblores, trastornos al andar, movimientos convulsivos, dolor, anestesia, hiperestesia, una pérdida de la visión, problemas de dicción, etc. Según el Doctor Williams, la hipótesis espiritista relativa a la neurosis de guerra queda más en evidencia por la rápida recuperación de los pacientes con tratamiento de shocks eléctricos; *como lo ha demostrado el Doctor Vincent, que curaba en unas horas a pacientes que habían sido tratados por otros psiquíatras durante meses. Los shocks eléctricos, en efecto, hacen salir a entidades obsesivas.

Esta teoría es sostenida también por estas otras declaraciones del mismo Doctor

Williams: *Esta neurosis es rara entre los prisioneros que han sufrido shocks mecánicos… Una herida grave del sistema nervioso central y del cerebro no se acompaña de síntomas que se encuentran en la conmoción… Los éxitos terapéuticos proceden de enfoques psicológicos, más bien que de enfoques orgánicos… El diagnóstico debería producirse y el tratamiento comenzarse inmediatamente, antes de  19 que la conmoción [la obsesión] se convierta en una neurosis psíquica estable.

Los periódicos publicaron recientemente el caso de un muchacho, Frank James, un granujilla de la ciudad de Nueva York, quien, después de una caída de mobylette a la edad de diez años, de ser un niño alegre, cariñoso y obediente, pasó a convertirse en un muchacho gruñón, insolente, y se convirtió en un ladrón y en un criminal consumado. Después de varios trimestres en reformatorio y cinco a½os en la prisión de Sing Sing, fue declarado loco incurable y enviado al manicomio. Frank, sin embargo se fugó, y cuando sus perseguidores trataron de capturarlo, recibió un garrotazo en la cabeza. Habiendo perdido el conocimiento, fue llevado al hospital.

Al día siguiente por la mañana, el muchacho se despertó extraordinariamente cambiado; era dulce y respetuoso, no mostrando ya ninguna se½al de desequilibro, y a partir de aquel momento nunca mostró la menor inclinación a cometer ninguna clase de fechoría. El artículo concluye: *Lo que sucedió en el mecanismo del cerebro del muchacho no es comprendido del todo por los médicos.) Cómo explicar un caso así con la teoría toxémica? Un golpe en la cabeza) habría podido erradicar la supuesta toxemia y restaurar el equilibrio mental? La explicación, desde nuestro punto de vista, sería la siguiente: como consecuencia del shock que siguió a la caída, un espíritu obsesivo criminal había tomado el control del muchacho, y el golpe sobre la cabeza con el garrote provocó la expulsión de este espíritu obsesivo. El éxito atribuido a la hidroterapia, tal como se practica en las instituciones para alienados (especialmente cuando se utiliza una fuerte corriente de agua, o un baño ininterrumpido) puede explicarse también por la expulsión de entidades obsesivas, que renuncian al desagrado de tal tratamiento.

En el Journal of Abnormal Psychology, el Doctor Prince escribió: *Si hemos que establecer unos principios sólidos que dirigen los mecanismos del espíritu, debemos correlacionar los resultados de todos los métodos de investigación, tanto experimentales como clínicos, y reflexionar con madurez en los resultados obtenidos por todos los investigadores competentes. El hecho de que los psiquíatras de fama y las autoridades más conocidas estén muy en desacuerdo sobre la causa de la locura es una razón suficiente para que los pensadores estudien toda teoría susceptible de lograr resultados, sin tener en cuenta los prejuicios personales o populares. Nos enfrentamos a una situación dramática, y nada podrá remediarla si no es la tolerancia y la mayor apertura de espíritu. Puesto que la locura es, principalmente, la manifestación de un problema mental o psicológico, sin causas orgánicas necesariamente, el tratamiento implica el reconocimiento del dualismo del hombre: materia y espíritu, físico y espiritual. La locura no es un estigma; la actitud pública frente a esta dolencia debería ser, no de aversión sino de comprensión, fundada en la realización de la estrecha Relación existente entre los mundos visible e invisible. La obsesión espirita es un hecho.

Es una perversión de una ley natural (la interacción entre los dos mundos) que es ampliamente demostrable. Cientos de veces se ha presentado la prueba haciendo transferir temporalmente la supuesta locura, de una víctima a un médium preparado para esta finalidad. Mediante este método, se ha podido constatar que la causa es un espíritu ignorante y malo, cuya identidad, por otra parte, puede demostrarse muchas veces. Con este método, y sin prejuicios por parte del médium, se ha demostrado también que era posible aliviar a la víctima, así como librar a la entidad obsesiva de sus tinieblas espirituales, explicándole las leyes que rigen el mundo espiritual. Esto es lo que vamos a demostrar en las experiencias que siguen.

La comunicación entre los mundos visible e invisible es un fenómeno natural. Puede establecerse a través de una persona de una determinada constitución psíquica, llamada médium, capaz de actuar como un intermediario a través del cual las inteligencias desencarnadas pueden fácilmente entrar en relación con el plano físico. Entre las distintas formas que puede tomar el contacto, el más interesante para la investigación es el trance inconsciente, por el que puede establecerse una comunicación directa con el mundo invisible. En esta forma de contacto, el médium, durante un tiempo, es controlado enteramente por el espíritu, y no guarda luego ningún recuerdo concreto de ello.

De esta manera, el estado mental más o menos confuso o retrasado de las entidades desencarnadas puede ser constatado con claridad.

Experiencias psíquicas sin conocimiento previo pueden resultar peligrosas, cuando se descuidan las necesarias precauciones y se ignoran las leyes que prevalecen en estas condiciones, lo mismo que la ignorancia y el desprecio de las demás leyes que rigen la vida cotidiana pueden resultar peligrosas. Pero el posible mal uso de una cosa no es argumento suficiente contra su uso.

La investigación metapsíquica pertenece, de pleno derecho, al dominio de la ciencia. Sentido común y discernimiento son esenciales en este trabajo experimental, lo mismo que un gran dominio de las leyes que entran en juego.

En estas condiciones, la investigación científica y la ciencia espiritual corren parejas. 

INFORMACIÓN O PREGUNTAS,  EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN DE CORREO:   JUVEROSORIO@GMAIL.COM

Y EN NUESTRA PÁGINA WEB, PUEDES LEER LAS CONFERENCIAS DE LAS ENTREGAS ANTERIORES:

https://escuelajuverianaparacuranderos.wordpress.com/

P.I.C (Cartilla 5)

ESCUELA JUVERIANASin título

 PARA CURANDEROS ESPIRITUALES

Las enseñanzas de Don Juver ultimo Tegua Caucano(Yanaconas)

Exponente: Juver Osorio R.

 

FISIOLOGÍA DEL ALMA

ORGANON COLOMBIANO

EN 200 Parágrafos

Parágrafo No.  1

Imagen 1

¿Es verdad que las asociaciones, fundaciones, institutos, escuelas homeopáticas, etc. Estuvieron de acuerdo el día martes 18 de Abril de 2006. Que todos escribiríamos nuestra propia historia, que cada quien presenta sus trabajos por escrito, se discutirán amigablemente en el tablero y luego en el laboratorio se confirmara como una terapia valida, el decreto 1164 sobre competencias laborales, nos dio tres años para escribirlo. ¿Será que en estos tres años habrá unión de criterios? ¿Lo lograremos?

Nota Juveriana: A la fecha 2014 esto no se logró.

Respuesta:  ¡por fin! : Todos estamos conscientes de que seremos calificados por competencia y talento humano, que de nosotros depende el Pensum, que es tarea de todos para no quedarnos por fuera, que así no lo queramos aceptar, será confrontación de conocimientos entre homeópatas.   

Juver, Hahnemann de oro del 86 con 30 años en la homeopatía, 20 de estos demostrables con declaraciones extra juicio presenta a la mesa, su trabajo sobre homeopatía espiritual, aclarando que el magnetismo es la farmacopea sutil de la homeopatía espiritual. 

Recordemos que el punto de partida de toda ciencia empírica o no (Homeopatía, magnetismo) es conocer su origen, su evolución y el estado presente de saber que ha acumulado. En la homeopatía magnética no se ha dicho todo, hay muchas lagunas por aclarar, ¿realmente conocemos el origen de la homeopatía y el magnetismo? 

En este tercer milenio las crisis metodológicas y el revisionismo están a la orden del día y por ello muchos excesos de hoy podrían ser los neologismos del mañana. Así es, la Homeopatía que carece de bases objetivas, y de allí que pase a ser un arte profundamente subjetivo, que va desde el arte, hahnemaniano al mesmerismo magnético y la radiónica, siendo este el puente del hombre con los planos superiores del espíritu, este puente se conoce como Egrégora (Agregado psicológico), siendo el cordón umbilical espiritual que une a cada individuo con su origen.

La Egrégora ciencia y arte de obtener un conocimiento científico para comprender “el agregado psicológico” que corrige  enfermedades postizas o maleficios, ya es hora de que el sanador homeopático magnético acepte con mente abierta y libre de prejuicios, el nuevo miasma,  o “ 5° miasma hechizante” que desde siempre ha pertenecido a la Homeopatía, y por qué no decirlo es enseñanza tradicional “ Tegua” en Colombia, y el médico actual homeópata u alópata son unos completos ignorantes cuando tienen al frente un poseso, hechizado, enduendado, enchamicado, etc…

¿O acaso el 80% de las enfermedades no son psicosomáticas? Y Psico no es alma ¿y estas enfermedades del alma quien las trata?, así que bienvenidos a la homeopatía espiritual.

Imagen 3Así como la física se encontró con la psicología y surgió “El holismo científico”  así mismo la Homeopatía encontró en el magnetismo y la radiónica la fuerza para fortalecer la Egrégora, ya la gente está cansada de tantas “Tías” como alopatía y homeopatía etc., los nuevos sanadores no estamos preocupados por ser aceptados en estas sectas de tíos ya mandados a recoger.

           Repasando el cuestionario del órganon.

El nuevo sanador convence con el ejemplo, ya que difícilmente un homeópata  sanador  radiónico dice que lo es, si tú no lo sabes por la evidencia, entonces para que explicaciones, para que pantalla, si tu escoges ser un sanador, entonces serás un aprendiz humilde no reclamaras el tiempo perdido de tantos años de estudio, no te apegaras al pasado, y solo el presente te hará soberano con el nacer, morir y sacrificio. En el pasado y presente han habido grandes sanadores de no ser así, esta enseñanza seria pura teoría y una posibilidad no demostrable ¿pero cómo reconocer a un verdadero homeópata espiritual? Sencillo, por sus hechos, cuando tienes frente a ti, a  un verdadero  sanador  magnético Egrégora, tiene dos caminos, o te retiras por que no te convence, o no vibras con él, te molesta su conocimiento; o bien sentimos una profunda identificación con su presencia, la cual nos da paz y silencio en nosotros y como estas dispuesto a estudiar esta ciencia sutil déjame concluir con esta frase: “El conocimiento hay que  merecerlo y es tu padre interno el que se reserva el derecho de dárselo a quien le place…” sea este médico o sacerdote, si te cansaste de la homeopatía que adormece, pues ven con tu libreta de notas y tu grabadora a conocer la homeopatía espiritual  Egrégora para despertar.

Esta es la historia del doctor HAHNEMANN:

Esta historia comienza un día en que el doctor Hahnemann en la consulta, se acerca a la sala de espera y dice: Marchaos, amigos míos, me resulta imposible procuraros el bienestar que me pedís; marchaos no quiero. 

Robaros vuestro dinero, el doctor se encontraba abatido, por no tener un medio verdaderamente científico para ejercer la medicina y conseguir el único y verdadero propósito de todo medico: aliviar y eliminar el dolor en los enfermos. 

Resuelve abandonar la práctica médica alopática por que comprende que con esta medicina  todo lo que hacía era robar, así decide no aceptar la cátedra ofrecida por la universidad de Dorpat, ya que continua con la esperanza de alcanzar más conocimientos médicos.

Imagen 4                                                                             

La traducción en 1790 de la materia médica del médico escocés William Cullen,  profesor de la facultad de medicina de Glasor W, le lleva a prestar atención a la monografía correspondiente a la cinchona  succirubra o quina, idónea en el tratamiento del paludismo o fiebres intermitentes. Espíritu investigador y curioso decide experimentar sobre sí mismo el efecto del polvo de la corteza de quina, este fue el punto de partida en donde nace “lo semejante cura los semejante”.  

(Ver prontuario de homeopatía Pág. 69 de Juan Carlos Avilés).

Parágrafo No. 2 

¿Antes de que nos des vuestra información sobre la eficacia del tratamiento homeopático espiritual, deseamos que nos expliques si el maestro Hahnemann ascendió en su carrera a medicinas más sutiles? 

Respuesta:  El maestro Hahnemann asciende del 5° orden material, al 4° orden energético en donde encuentran menos masa y más energía.

No pasa mucho tiempo en comprender que se había equivocado en cuanto a la preparación medicatriz por Sucusion traumática, que la farmacopea homeopática estaba desfasada en sus potencias por Sucusion. El doctor Hahnemann (1755 – 1843) aunque con algunos años de diferencia, fue contemporáneo del pionero del magnetismo y el mesmerismo, Antonio Mesmer (1734 – 1815) por lo que no resulta extraño que conociera muchas de las “mágicas” curas realizadas por él mediante sus tratamientos magnéticos o Mesmericos y se sintiera influido por ellos, esto hizo que el maestro experimentara largo tiempo con imanes y cuando estuvo plenamente convencido de sus efectos benéficos, defendió enérgicamente su uso en sus escritos. 

En su extraordinario tratado “Materia Medica Pura, volumen II” el doctor Hahnemann dedica 54 paginas al tratamiento por imanes, y por ciertas medicinas preparadas por ellos, paralelamente, proporciona detallada información acerca de los imanes, incluyendo su preparación, y destina nada menos que 448 paginas a la descripción de los síntomas cubiertos por, las medicinas homeopáticas especialmente preparadas para las tres diferentes propiedades de los imanes. Y con esta idea en mente el maestro Hahnemann decidió buscar la verdad, decide ascender del 4° orden homeopático, al 3er orden magnético, para ello, estudio todos lo sistemas aplicados en su tiempo, y vertió su opinión sobre ellos en las ultimas secciones de su Órganon 286 a 293 de la sexta edición, en la Sección 286 comenta que: “la fuerza dinámica de los imanes minerales, la electricidad y el galvanismo actúan de una forma no menos poderosa que las medicinas homeopáticas”. Mientras que en el 288 observa que: “El magnetismo animal o mesmerismo constituye un invalorable y maravilloso don otorgado por Dios a la humanidad”, más adelante en la sección 289, analiza las posibilidades de un mesmerismo positivo y uno negativo, como así también la existencia de “pases” negativos y positivos. 

En el Órganon, señala claramente las metas que cada médico deberá tener en mente, su enunciado fue el siguiente: 

Sección 1: “la sublime y única misión del médico es devolver la salud al enfermo; curarlo hasta sus últimas consecuencias”.

Sección 2: “El ideal más elevado de la curación es una rápida, apacible y permanente restauración de la salud, o la suspensión y aniquilación de la enfermedad en toda su extensión, en la forma más corta, más confiable y menos lesiva posible, sobre la base de principios fácilmente comprensibles”.

El doctor Hahnemann en su materia médica  pura, volumen II incluye 1243 síntomas

Magnetis poli ambo 397 síntomas

Magnetis poli articus 459 síntomas

Magnetis poli australis 389 síntomas  

Los conceptos del doctor Hahnemann estaban demasiado adelantados en su tiempo, en que se sabía tan poco acerca de la naturaleza electromagnética, de la actividad celular, y de la importancia del magnetismo. Imagen 5Hoy sabemos que cada remedio que preparamos es la energía electromagnética del elemento en particular pero en 1920 la homeopatía sufre una nueva transformación que gracias al doctor Albert Abrams y George de la Warr crean la radiónica, o farmacopea sutil de la homeopatía, aquí surge el “Quien es quién?” de las artes curativas. 

Elaborando la aparatología para comprobar, si la homeopatía magnética funciona.

Parágrafo No. 3

Hemos escuchado sobre la medicina psiónica y la radiónica: ¿Qué relación tienen con la fuerza vital, o principio dejado por el maestro Hahnemann?

Respuesta:  La medicina Psiónica, es un enfoque terapéutico basado en la utilización de la facultad radiestésica   y la homeopatía, que entre otras cosas le da esperanza a las numerosas personas que padecen los efectos nocivos de los miasmas y toxinas de la naturaleza hereditaria o adquirida, así como los efectos secundarios, frecuencias devastadoras, de la vacunación.

La radiónica, nacida en el área de la medicina, paso a manos de practicantes que no eran profesionales de la medicina, y en estas manos ha permanecido y se ha enriquecido desde entonces, desde allí es donde se han agregado  a este arte una serie de factores que hace que los médicos no los tomen en serio. Este no ha sido motivo para que la homeopatía no continuara con su vertiginoso ascenso del tercer  orden ascendiendo al 2º orden gracias al espiritualismo brasilero, no en vano el maestro Hahnemann, en su parágrafo 9º nos habla de: “La fuerza vital espiritual Dynamys”.

Que quiso decir con la fuerza vital, energía espiritual, energía vital, no creerás que con 16 golpes o succiones del frasco liberarás la energía dinámica electromagnética suficiente para que se convierta en remedio, todos han creído que con Sucusion los átomos, se escinden liberando la energía perteneciente a esa sustancia en particular, y que tendrás dilución infinita, quedando así el frasco con transmutación biológica. Muchos juran que con la mano hacen transferencia de electrones, o mutar un Ion en otro Ion, o transmutaciones biológicas, ojalá no sea de los que se cree este cuento, que con la simple Sucusion de tu mano lograras el equilibrio del patrón energético, o fuerza vital, que tu remedio es un resonador que armoniza y estimula la curación, si crees esto entonces como demuestras que tu medicamento es homeopático, ¿podrás sustentarlo?

Que crees que dijo el maestro en el Órganon sobre “Fuerza Vital, espiritual o “energética dynamis”, lo que si te aseguro es que no es el resultado obtenido por tu Sucusion manual.

¿Entonces qué  quiso decir?  

Fuerza vital quiere decir “soplo de vida” y, es la manifestación centrifuga de uno de los dos poderes cósmicos de Dios, el maestro Hahnemann dijo “fuerza vital” y solo hay tres energías emanadas del sol, que es el centro principal de la vida en la tierra, la pedagogía, destaca tres y ellas son “Fohat” conocido por nosotros  como electricidad, que puede transformarse en calor, magnetismo, luz, fuerza, movimiento, fuego serpentino, energía solar muy vigorosa.  

La tercera fuerza o elemento en potencia es el “prana” cuya energía o vitalidad en potencia es responsable de todas las manifestaciones de la vida en el universo.

Así fue como le capte el pensamiento al Dr. Hahnemann para preparar mi propia “farmacopea Egrégora” o “dynamis medicatriz” comprendiendo  que la sal, absorbe en su intimidad el “quantum” de esa fuerza vital espiritual indispensable para manifestarse en el mundo. En el parágrafo 16 dice el maestro: “nuestra fuerza vital por ser energía dynamis de índole espiritual”.

“No te parece compañero que el remedio, debe ser de índole “espiritual” o “espíritu vivo” y esto solo se logra a través de un arco iris curativo o también le podríamos llamar “agua besada por el sol” siendo esta una de las más finas, fáciles y baratas formas de introducir color al sistema. 

En el 3° y 2° nivel, no hay recetario alopático ya que este ofrece serios peligros y no es aconsejable, solo la homeopatía magnética  es la terapéutica más indicada, puesto que es una medicina de acción, enérgica y medicamentosa que actúa principalmente a través del sistema “etéreo-astral del periespíritu”, preparada y dinamizada por el magnetismo vital, por ello en este 2°  orden no se mezclan los medicamentos, porque  neutralizan la cualidad terapéutica.  

Por ignorar los preceptos más comunes de la medicina homeopática muchos recetan media docena o más medicamentos homeopáticos mezclados en el mismo frasco, bastara para que uno de ellas produzca el milagro esperado, ignoran que las leyes sutilísimas que rigen la acción homeopática en el cuerpo humano, no acepta la mezcla de ciertas dosis que son antídotos, incompatibles o neutras entre sí.

Parágrafo  No. 4

¿En qué momento la homeopatía cruzo la frontera espiritual?

Imagen 6Respuesta:  En el tercer orden y en el segundo es cuando el verdadero sanador descubre que la homeopatía es una terapéutica que se encuentra en las fronteras espirituales, y las condiciones Psíquicas negativas perjudican su incorporación energética, mientras que la disposición favorable es base para el éxito, que la curas por la homeopatía no son tan espectaculares y tan rápidas como las que se obtienen con la terapéutica alopática, toda vez que esta suprime los síntomas dolorosos de modo brusco, aunque puedan ocurrir futuras recaídas más peligrosas o recrudecen las enfermedades crónicas e incurables incubadas en el organismo.

Las dosis homeopáticas, cuando son individualizadas con precisión por el homeópata, no solo solucionan las causas de la enfermedad extinguiendo los síntomas mórbidos que afectan cualquier región orgánica, sino que actúan profundamente en la intimidad del organismo y resuelven otros estados enfermizos que puedan presentarse en el futuro.

Los que recuren al tratamiento por “homeopatía espiritual”, quedan generalmente vacunados contra varios tipos de brotes epidémicos contagiosos, sin tener que sufrir el peligro de saturación medicamentosa, la homeopatía reeduca el organismo para mantener activa su defensa y proporcionarle energías que serán controladas por el espíritu, para atender con mayor prontitud al equilibrio psicofísico, las altas dosis, higienizan el aura vital haciéndola más lucida, pues no solo favorecen la circulación desahogada de las energías que vitalizan todo el sistema, sino que establecen e ritmo del trabajo armonioso y coherente de los “chacras” sobre el “duplo éterico”, que es el cuerpo intermediario entre la relaciones del espíritu y el organismo carnal.  

Es cierto que la depuración del espíritu  se debe procesar de dentro hacia fuera a través de la evangelización consciente y de una vida digna a la luz del día; pero, así como la absorción de fluidos animales inferiores que ofusca y oscurece el éterico. Así la homeopatía ayuda a eliminar estos fluidos perniciosos.

Parágrafo No. 5

Imagen 13

¿Qué relación existe entre Espiritualidad y la Homeopatía?

Respuesta:  El maestro Hahnemann ascendió hasta el segundo nivel pero no alcanzo a desarrollarlo, en el tercer nivel Mesmerico, nos dejó las bases para que los homeópatas radiónicos continuemos su desarrollo a través de la Egrégora, hasta aquí llego su maravillosa obra.

Sin Radiestesia no hay homeopatía, lo sutil se mide sutilmente.

De aquí en adelante es la historia Juveriana o continuación de lo dejado por el maestro Hahnemann ya que en su época no lo sabía todo, ahora estamos más informados, la homeopatía radiónica no es ajena a la llegada de la biología molecular, el conocimiento de los neurotransmisores y su acción reguladora sobre el sistema y la comprensión de que moléculas endógenas como las hormonas, la endorfinas, la Interleucinas, etc., operan en el organismo a dosis que oscilan entre el 1 X 10  y 1 X 10  complementada con el descubrimiento de la física quántica, y de la posible acción dinámico-energética de sustancias en altísima dilución a un por encima del número de Avogadro, abrió a la homeopatía y al tratamiento con diluciones infinitesimales, la posibilidad de reintegrar dentro del arsenal terapéutico de la homeopatía magnética moderna.

Lo que el maestro Hahnemann nos dejó en su legado es que el magnetismo y la energía está en todas partes y en todas las cosas vivientes, que debemos aprender a manejarlas correctamente, este es el secreto y la diferencia entre el éxito y el fracaso. 

Somos baterías humanas con cargas de energía, cuando nuestra vibración esta baja la batería se descarga y no funciona bien, un adecuado medicamento nos eleva la vibración dándonos poder y energía. 

Leyes ajustadas a nuestra época:

  1. El universo es un conjunto de glóbulos imantados que se atraen y repelen mutuamente, los hombres mal equilibrados son imanes perturbados, todos sabemos de los aromas del cielo mezclados con el espíritu de la tierra, y nacidos bajo la influencia de distintas estrellas.
  2. Todos los seres que viven bajo una forma, son polarizados para aspirar y respirar la vida universal.
  3. La electricidad solo es apenas el calor especial producido por la circulación del magnetismo.
  4. El remedio no cura las dolencias por la acción propia de su sustancia, más si, por sus propiedades magnéticas.
  5. las fuerzas magnéticas, en los tres reinos, son hechas para equilibrarse por la fuerza de los contrarios.
  6. no hay una planta, no hay un insecto no hay una piedra que no oculte una virtud magnética, y no pueda servir sea a la buena o a la mala influencia de la voluntad humana.
  7. El hombre tiene el poder natural de aliviar a sus semejantes por la voluntad, por la palabra, por la mirada, y por los signos, para ejercer este poder es preciso conocerlos y creer en ellos.
  8. Toda determinación a la acción es una proyección magnética, todo consentimiento a una acción es una atracción del magnetismo, todo acto con sentido es un pacto, todo pacto es una obligación, libre al principio, fatal después.
  9. Para obrar sobre los demás, sin esclavizarse, es necesario estar en una independencia perfecta, que solo a Dios pertenece. ¿Puede el hombre ser Dios? ¡Sí!… por participación.
  10. ejercer un poder si ser perfectamente libre, es sacrificarse a una gran fatalidad, es por esto que un mal médico no puede arrepentirse y necesariamente es condenado.
  11. El conocimiento que tiene un homeópata y un alópata es diferente, solamente que el homeópata se asegura en el árbol cuando corta la rama, mientras que el alópata está suspendido en la propia rama que quiere cortar.
  12. disponer de las fuerzas excepcionales de la naturaleza es ponerse fuera de la ley, es, por consiguiente, someterse al martirio siendo justo, un legítimo suplicio si no lo fuese.

Puntos extremos:

  1. la fuerza de los imanes está en sus dos polos opuestos, y su punto equilibranté en mitad de los mismos.
  2. la acción de un polo es equilibrada por la del contrario, tal como sucede con el movimiento del péndulo, el desvío a la izquierda del punto central corresponde a igual desvío hacia la derecha, esta ley del equilibrio físico es también la del equilibrio moral; las fuerzas están en las extremidades y convergen en l punto central, entre los extremos y el medio solo encontramos la fragilidad los débiles y los tibios son aquellos que se dejan llevar por el movimiento de los otros y que son incapaces de movimiento propio.
  3. los extremos se asemejan y se tocan por la ley de analogía de los contrarios, constituyen el poder de la lucha por que no podrían confundirse, si por ejemplo vienen a mezclarse lo frío.

Para terminar este aparte déjame decirte que:

  • La espiritualidad es una doctrina de esclarecimiento del espíritu inmortal.
  • La homeopatía es la ciencia que estudia y trata los efectos mórbidos que la mente produce en el organismo psicofísico.

 Su aplicación terapéutica es integral, puesto que cura al cuerpo estudiando las reacciones mentales de los enfermos, emanando de allí, la eficacia del tratamiento.

Parágrafo No. 6

¿Cómo debemos entender esa medicación con el tipo mental del enfermo?

Respuesta: Samuel Hahnemann, el pionero de la ciencia homeopática, no sólo consideró, sino que probó, que la enfermedad, como la salud se origina en la mente, en las emociones y acciones de la persona. Por esa causa, debe tratarse como un todo vivo, es decir, cuerpo y alma, pues las manifestaciones físicas atañen a la parte grosera o densa del cuerpo físico. La salud como la enfermedad, provienen desde el interior hacia afuera y de arriba hacia abajo, o sea, desde el alma hacia el cuerpo. Esa conceptuación era muy atrevida para la época y que hoy la reafirma la Espiritualidad. Esa conceptuación que se preocupa por la cura del alma y consecuentemente, por la salud del cuerpo. Además, una conocidísima entidad predijo que “La medicina del futuro, tendría que ser eminentemente espiritual, sin mancha alguna, provocada por la fiebre del oro; y los apóstoles de esa realidad grandiosa, no tardarán en aparecer en los horizontes académicos del mundo, cual testimonio del nuevo ciclo evolutivo de la humanidad”.

La Homeopatía es la medicina de orden psíquico, capaz de drenar la mente indisciplinada los residuos nocivos del enfermo, en perfecta sintonía con el Espiritualismo, que esclarece a los hombres para que “no pequen más”, así gozarán de una perfecta salud. 

Parágrafo No. 7  

Es difícil comprender que la medicación homeopática, pueda interferir directamente en el seno del alma, mientras detectamos fácilmente úlceras, atrofias, congestiones hepáticas, inflamaciones renales, fiebres, afecciones pulmonares y cánceres, cosas que son objetivas y dilacerantes en el cuerpo físico.

}imagen 7Respuesta: La salud y la enfermedad son el producto de la armonización o desarmonización del individuo hacia las leyes espirituales, las que, desde el mundo oculto actúan sobre él plano físico. Las molestias, en general, tienen su comienzo en el mundo psíquico e invisible para los sentidos de la carne, y advierten que el alma está enferma. El cuerpo carnal es el centro de convergencia de todas las actividades psíquicas del espíritu encarnado, cuyo comportamiento orgánico o fisiológico depende fundamentalmente de los pensamientos y de los sentimientos del ser. Si el hombre controla su mente y evita los bombardeos perniciosos que le sacuden toda la contextura carnal, definitivamente gozará de muy buena salud, porque permite a las colectividades microbianas que conforman el cosmos celular, a que trabajen satisfactoriamente a los fines de componer el organismo físico.

Parágrafo No. 8

¿Cuáles son, vuestras consideraciones sobre el aforismo que dice, que la enfermedad y la salud vienen de “arriba hacia abajo” y de “adentro hacia fuera”? 

Imagen 8Respuesta:  El espíritu encarnado piensa por la mente y siente por el astral y reacciona por el físico. A través de la mente, circulan de “arriba hacia abajo” los pensamientos de odio, envidia, sarcasmo, celos, vanidad, crueldad y orgullo, incorporando en su pasaje las emociones del llanto, miedo, alegría o tristeza y que ineludiblemente perturban el equilibrio del organismo físico. El miedo ataca la región umbilical, a la altura del nervio vago simpático y puede alterar el funcionamiento del intestino delgado; la alegría afloja el hígado y drena la bilis; el sentimiento de piedad se refleja instantáneamente hacia la zona del corazón. La envidia comprime el hígado, derrama la bilis, confirmando así, el viejo refrán de que la “criatura cuando queda amarilla es porque le invade la envidia”. El miedo produce sudores fríos y la adrenalina puede llegar a erizar los cabellos, mientras la timidez hace fluir la sangre al rostro, causando rubor. El hombre queda mortalmente pálido delante la fiera o el enemigo implacable; la cólera congestiona el rostro y paraliza el flujo de la bilis; la repugnancia expulsa el contenido de la vesícula hepática, cuya penetración en la circulación produce náuseas y vómitos.  

Existe el eczema a causa del cólera o de la injuria después de la intoxicación hepática, cuyas toxinas mentales penetran en la circulación sanguínea; la urticaria es común en aquellos que viven bajo tensiones nerviosas y preocupaciones mentales. Las emociones violentas, de alegría o desesperación, provocan muertes, súbitas debido a un síncope o apoplejía.

Todas las partes del cuerpo humano son influenciadas por la mente, a través del cerebro humano, cuyas ondas de fuerza descienden por el cuerpo y se gradúan conforme a su campo energético. La onda de rabia llega a crispar las extremidades de los dedos, pero las ondas emitidas por sentimientos dulces, llenos de bondad o perdón aflojan los dedos de la mano, cual verdadero gesto de paz. Hay una gran diferencia entre la mano movida por un gesto de odio, y la que bendice, A través del sistema nervioso, circulatorio, linfático y endocrino, las emociones alteran la función normal de los órganos del cuerpo físico; Después de observaciones tan lógicas, Hahnemann, comprobó que la terapéutica más capacitada para actuar e influir en la raíz de las emociones y de los pensamientos perturbados; es la homeopatía.

Las dosis infinitesimales y potenciadas por el proceso homeopático, desahogan del psiquismo el potencial peligroso generado por la mente indisciplinada. Es una terapéutica exacta, que reactiva los órganos abatidos, sin exigirle la drenación violenta ocasionada por la medicación tóxica alopática.

Parágrafo No. 9

Interpretamos el sentido de vuestras palabras y lo expresado por Hahnemann, pero no podemos comprender, en dónde se encuentra la relación entre la Espiritualidad y Homeopatía. ¿Nos podéis aclarar ese punto?-

Respuesta: La Espiritualidad enseña al hombre a dominar sus pensamientos indisciplinados y pecaminosos, mientras que la Homeopatía actúa a nivel mental, ayudando al cuerpo físico a liberarse de los residuos deletéreos que lo enferma. La Espiritualidad esclarece al espíritu y la Homeopatía lo ayuda eficientemente.

Parágrafo No. 10

¿No cabe criticar severamente a la Homeopatía, debido a su interferencia, al destruir los efectos pecaminosos de las personas que producen dichos venenos por fuerza de sus malos pensamientos y que son responsables por la enfermedad engendrada? Ese proceder, ¿no debilitaría el sentido rectificador de la Ley del Karma, que establece la relación de la culpa, conforme haya sido ésta?

Respuesta:  No existe el Mal absoluto ni el castigo en las fuentes eternas de Dios; todo sufrimiento humano es el producto de las contradicciones del mismo hombre contra las leyes de la vida. Lo que se considera por castigo, apenas resulta ser el reajuste del espíritu hacia su ventura eterna. Las leyes de Dios, que regulan las actividades y el progreso espiritual no se conmueven por las súplicas melodramáticas de las personas, ni reaccionan por las rebeldías humanas.Imagen 9 El sufrimiento y los correctivos obedecen a las perturbaciones, lo que podría interpretarse, como la aplicación científica de esas leyes beneficiosas. Por eso, la filosofía, la religión y la ciencia del mundo encausan sus esfuerzos con la finalidad de solucionar los difíciles problemas, generados por los hombres en todos los sectores de la vida. Dios no quiere el castigo de sus criaturas, sino, su felicidad. Si la Homeopatía no debe sanar los efectos malignos causados por los pensamientos y emociones equivocadas, para no perturbar la Ley del Karma, entonces, La Espiritualidad tampoco debería esclarecer a los seres humanos antes de pecar.

Parágrafo No. 11

¿Por qué los médicos espirituales sólo recetan la medicina homeopática, si en algunos casos no dio resultados positivos?

Respuesta: Obedeciendo a la Ley del Karma, existen criaturas que no merecen la cura por las dosis infinitesimales de la homeopatía. No son predispuestas para ese tratamiento racional e indoloro, por eso, la receta médica homeopática no les hacen efecto.  

Parágrafo No. 12

¿Cómo se explica vuestro decir sobre las personas con predisposición electiva hacia la Homeopatía?

Respuesta:  Indudablemente, que las personas curadas por la homeopatía se debe a su predisposición, diríamos, son más armónicas en todas sus cosas, de aquellas otras, que sólo reaccionan bajo el toque de la medicina alopática. La homeopatía no produce reacciones dolorosas y violentas; no requiere perforar las carnes por las agujas; no es medicina tóxica o repulsiva, que elimina un síntoma y provoca otro más grave. Por eso, hay enfermos cuyo karma les da una naturaleza que sólo reaccionan a los medicamentos agresivos y dolorosos, creyendo entonces, que la medicina infinitesimal es inocua.

La Espiritualidad es una doctrina de esclarecimiento espiritual y puede apoyar a la medicina homeopática, que actúa con mucho éxito en las funciones de la mente humana. Las personas, que son sanas de pensamientos y sentimientos, son más sensibles a la terapéutica que actúa en el psiquismo, como es la Homeopatía. Existe una gran simpatía y armonía entre la doctrina esotérica y el sistema homeopático, puesto que ambas obedecen a la ley de “los semejantes atraen a los semejantes” y a la ley kármica, que dice “las mismas causas generan los mismos efectos”. En su actividad bienhechora, La Espiritualidad conduce a las personas para su pronta evangelización. Ese estado de cosas les limpia la mente y les purifica los sentimientos, logrando las curas de las enfermedades del alma, como son el odio, la rabia, la lujuria, la violencia, la crueldad y el orgullo.

De esa forma, es la providencia más eficiente para disminuir las enfermedades del mundo, ya que las molestias son el producto de las actitudes del alma. A medida que el hombre se evangeliza, resulta un paciente mucho más fácil de curar por la homeopatía, porque es la medicina electiva para las personas de buen nivel espiritual.

Parágrafo No. 13

¿La Homeopatía es medicina adversa a la Alopatía? 

Respuesta: La Homeopatía no es una doctrina médica con aspectos adversos a la Alopatía, sino, la resultante natural del progreso terapéutico en el mundo terreno y conforme al progreso espiritual, es decir, a la evolución mental y psicológica del hombre.

Parágrafo No. 14

 ¿Existen otros motivos que prueben que la Homeopatía es una medicina de gran alcance psíquico?

Imagen 10Respuesta: En el tratamiento de la salud humana debemos reconocer la disciplina y acción de una Ley Espiritual, que además de sustituir progresivamente las técnicas terapéuticas de acuerdo con el progreso mental y científico del hombre, se preocupa por la superación de las curas psíquicas.  

En el mundo material, al hombre se le trata conforme a su grado de evolución espiritual. La medicina fuerte del pasado con su corte de aplicaciones dolorosas, fueron los grados ascendentes para alcanzar la medicina alopática del siglo actual, donde se cuenta con el beneficio de la penicilina, de las sulfas y de la anestesia. La Homeopatía es, en la actualidad, el mayor de los grados, alcanzado por la medicina del mundo y es el “eslabón” de acceso para la futura medicina psicoterápica. Cuando el hombre obtenga un mejor condicionamiento espiritual.  

El paciente del médico homeópata no se le debe considerar como un ser que sólo sufre por un órgano o sistema afectado, por encima de todo, se le debe estudiar en razón a su tipo psicosomático, teniendo en cuenta su idiosincrasia y síntomas mentales. La suma total, o sea, mental, psíquico y físico del individuo, es lo que interesa al médico homeópata; su entendimiento psicológico, su sentimiento, emotividad y raciocinio, confrontado con el ambiente donde vive. Cualquier manifestación enfermiza en el individuo no es aislada o ajena al sentimiento, razón y voluntad, pues, lo contrario, sería alienación mental, descontrol orgánico y por ende, su muerte fatal.

De ahí, entonces, la correlación de la Homeopatía con la sabiduría divina, pues si el hombre es un todo manifestándose en el escenario del mundo, cuando se enferma, debe ser tratado de “acuerdo a sus obras”, es decir, conforme a sus realizaciones, pensamientos, voluntad y sentimientos, consagrados en su vida. Física y psíquica. El médico homeópata esclarecido, examina al paciente y se preocupa por su temperamento, manías, reacciones emotivas, creencia o negaciones, gustos artísticos y si es posible, sus virtudes y pecados. Sólo así, podrá recetarle de acuerdo a su carácter y al cuadro mental que presenta, prescribiendo la dosis de mayor cobertura para la manifestación mórbida del alma y del cuerpo afectado.

He ahí, por qué la medicina homeopática es profunda en su acción psíquica sobre los enfermos, puesto que no cuida únicamente de las manifestaciones mórbidas del cuerpo físico, sino, por la síntesis mental, moral, espiritual y física.  

Parágrafo No. 15 

¿Nos podéis ejemplificar la relación que existe entre la Ley Kármica y el tratamiento empleado por la Homeopatía?

Imagen 11Respuesta: En Homeopatía, las dosis infinitesimales dinamizadas en determinados venenos o sustancias, deben curar las enfermedades, provocadas por las mismas o similares ingeridas en la tintura madre. A la Ley Kármica se la puede considerar una especie de “homeopatía espiritual”, puesto que acciona bajo la disciplina de los “semejantes” para curar a los espíritus en falta. El tirano será esclavo, el orgulloso humillado, y el cruel, victimado por el despotismo tiránico, rectificándose en existencias futuras, a semejanza de dosis pequeñas y constituidas de los mismos elementos que causaron la “enfermedad espiritual”. La Ley del Karma, como la Homeopatía, reeduca al espíritu errado y enfermo sin violentarlo, pero le proporciona la renovación a través de los caminos educativos, bajo la predominancia de los semejantes, de la cual hizo mal uso. La Homeopatía cura el delirio con la dosis infinitesimal de la belladona, porque esa sustancia ocasiona el delirio cuando se toma en dosis masiva; la Ley del Karma cura el orgullo del espíritu, sometiéndolo deliberadamente a las dosis pequeñas de la humillación, producidas y aplicadas por intermedio de los hombres orgullosos y bajo la ley de los “semejantes”.

Parágrafo No. 16

Y, ¿cuál es la diferencia entre la Ley Kármica y el tratamiento alopático?

Respuesta: La Ley Espiritual, por ejemplo, en vez de violentar al enfermo que sufre enfermedades virulentas y propias de ser tratadas con la alopatía, pero que en definitiva no elimina la causa interior que la promueve, prefiere kármicamente colocarlo entre los males menores, a fin de ir decantando de a poco el mal enfermizo que engendró en el pasado, acompañándolo con el tratamiento homeopático.

Por lo tanto, la Ley del Karma reeduca al tirano, haciéndole sentir en sí mismo, en dosis homeopáticas, los mismos efectos tiránicos y perjudiciales que sembró otrora. Pero le deja el raciocinio abierto para que comience su rectificación psíquica, a semejanza de lo que hace la medicina homeopática, que reeduca el organismo sin violentarlo, predisponiéndolo hacia una mejor cohesión mental.  

Además, como la purificación del espíritu debe procesarse de “adentro hacia afuera”, por medio de la evangelización consciente y a través de una vida ejemplar, toda absorción de fluidos animales inferiores ofusca u oscurece el campo áurico del periespíritu. La cólera, violencia, crueldad, envidia, perfidia, celos u orgullo, son estados instintivos heredados de la animalidad y archivados en el depósito de la “mente instintiva” del subconsciente. Por eso, las causas que enferman al cuerpo físico, descienden de la mente, o bien, como dice Hahnemann, de arriba hacia abajo, y como nosotros lo vemos, decimos que ese descenso enfermizo adensa al periespíritu en base a la toxicidad mental.

En consecuencia, la terapéutica homeopática, cuyas dosis infinitesimales y acción por la ley de los “semejantes curan a los semejantes”, alcanza lo íntimo del espíritu, haciéndole drenar las toxinas perjudiciales, o residuos mentales, por lo tanto, es una excelente terapéutica para el mismo espíritu.

Parágrafo No. 17

¿Qué relación existe entre el tipo electivo para La Espiritualidad y el enfermo con predisposición hacia el tratamiento homeopático?

Respuesta: El individuo electivo para la homeopatía es aquel que tiene predisposición mental y psíquica para ese delicado tratamiento. Así, como hay personas predispuestas para la música, pintura o escultura, lo mismo sucede con los que son sensibles al medicamento homeopático, cuyo psiquismo confía en la droga, a pesar de la apariencia inocua. Considerando que la homeopatía es una terapéutica enraizada en los planos espirituales, todas las condiciones psíquicas positivas, ayudan a la asimilación energética de las dosis muy diluidas, mientras que las disposiciones negativas, son contrarias a estos procesos. El individuo de sensibilidad espiritual, accesible a las ideas buenas, que se preocupa por su redención y ascenso espiritual, es “simpático” o electivo a la homeopatía, porque su disposición superior lo encamina hacia la efectividad de la medicina, cuya acción fundamental se produce en la intimidad de la contextura del periespíritu. 

Lo mismo sucede con la persona “afín” o electiva a la Espiritualidad, porque es una consecuencia de la disposición, sensibilidad y atracción íntima con los principios de acentuada predominancia espiritual. Indiscutiblemente, que sólo se convierten a la Espiritualidad las personas cansadas de las ceremonias, promesas, cultos, sacerdocio organizado, supersticiones y “tabúes” religiosos. Buscan la doctrina que les conforme la sed de esclarecimientos, pero “directos” para su alma atribulada; desean el conocimiento y el derrotero espiritual, exceptuado de cualquier rito o interpretaciones dudosas. Prefieren que el esclarecimiento les llegue al fondo del alma sin complicaciones simbólicas o complejidades iniciáticas. Y La Espiritualidad, terapéutica directa para las necesidades del alma, se asemeja a la medicina homeopática, cuya acción alcanza el dominio de la mente humana y ejerce la cura deseada.

Parágrafo No. 18

Y, ¿cuáles serían los pacientes adversos a la homeopatía?

Respuesta: El glotón, el impiadoso, el descreído, el libidinoso, el alcohólatra, el colérico, el avariento o el celoso, no son afines a la terapéutica suave y generosa de la Homeopatía, porque sus mentes son usinas generadoras de fluidos deletéreos y aniquilantes de la acción energética de las dosis infinitesimales. Mientras que el hombre frugal, piadoso, pacífico, honesto, abstemio y espiritualista, reacciona con extrema facilidad a la medicina homeopática porque su elevada condición psíquica se afianza al tipo sutil y suave de la citada medicina.

Parágrafo No. 19

Considerando que la función espiritual de la Homeopatía es curar el cuerpo físico y no la moral del enfermo, a nosotros nos extraña, que la simple creencia o no, como la naturaleza de las virtudes y pecados, puedan influir en ese tratamiento. ¿No es verdad?

Imagen 12Respuesta: Las dosis homeopáticas incitan las energías acumuladas en la intimidad de las fuerzas creadoras, de ese mundo infinitesimal; consecuentemente, ejercen mayor acción en el individuo superior, afectado a las ideas constructivas y a las virtudes del espíritu. El hombre interesado en su redención espiritual, es una criatura de frecuencia elevada en su contextura periespiritual a causa de su magnetismo y disposición mental optimista. En el ansia de superar el dominio instintivo de las fuerzas ocultas del mundo animal, eleva la frecuencia vibratoria de su psiquismo.

Cuando es consciente de su sobrevivencia espiritual, siendo más esperanzado, se vuelve optimista, confiado y ordenado en sus pensamientos, facilitando extraordinariamente la acción homeopática en la delicada contextura del periespíritu. La función de la Homeopatía es “despertar” energías en el cuerpo humano, siendo preciso que el enfermo presente condiciones apropiadas para, la medicación, sin rechazar o bombardear su acción sutilísima. Por eso, cuando el médico se ve imposibilitado para curar al hombre de instintos primarios e inmorales, alcanza notable éxito ante un paciente místico, cuya alma comprensible, de naturaleza frugal y pacífica, es de óptima “efectividad” para el tratamiento terapéutico.

En verdad, la Homeopatía no tiene por finalidad médica, resolver los problemas morales del ser, sin embargo, como depende de las condiciones mentales del enfermo» su éxito consiste en dinamizar las energías de su mente, antes que violentarlas. Del grado de esa receptividad homeopática, depende la cura, como, la exacta prescripción de la dosis, baja o más alta. Por eso, las criaturas curadas fácilmente por la homeopatía, no reaccionan negativamente y jamás cambiarían esa medicación suave, por otra violenta y dolorosa» como son las drogas de acción tóxica o de gustos repulsivos.

Parágrafo No. 20

¿Existe alguna otra relación simpática entre la Espiritualidad y la Homeopatía?

Respuesta: Bajo el concepto homeopático no existen enfermedades, pero sí enfermos; bajo el concepto espiritual, no existen pecados, pero sí. Pecadores. En ambos casos, la acción terapéutica debe concentrarse en los individuos “enfermos” o “pecadores”, antes de buscar cualquier entidad enfermiza o responsable.

La cura homeopática dependerá del propio paciente, conforme al celo, perseverancia paciencia y confianza en el tratamiento sutil, de lo que el médico le prescriba en las dosis infinitesimales. La dieta, reposo, control, emotividad y serenidad mental son los factores positivos y eficientes para una cura más pronta.

La Homeopatía se ejerce a través de la mente y de los sentimientos del ser, entonces, alcanza lo íntimo de la contextura periespiritual y cual impacto atómico certero, impulsa hacia las vías emuntorias el morbo psicofísico. Mientras que la medicina a Alopática, en vez de catalizar las energías vitales del organismo humano, penetra bruscamente en el cosmos celular, arremetiendo con el quinismo de las sustancias tóxicas inyectables, provocando las reacciones violentas de la vieja disciplina de los “contrarios” preconizada por Galeno.

Hay religiones que combaten el pecado y se olvidan de esclarecer al pecador, pues lo excomulgan y le decretan la violencia sádica del infierno; hay doctrinas que esclarecen al pecador y lo ayudan a redimirse en forma tolerante, afectuosa y sin amenazas. Siendo así, la Alopatía ataca las enfermedades y la Homeopatía ayuda a los enfermos.

Parágrafo No. 21 

En vuestras consideraciones dijisteis que pueden modificarse ciertas situaciones emotivas y mentales, es decir, en el tratamiento homeopático. Preguntamos: ¿ese proceder no induce a pensar en una nueva terapia, que es capaz de modificar mecánicamente la conducta del individuo? De esa forma, ¿no desaparece la responsabilidad y el mérito espiritual del hombre en conocerse a sí mismo y orientar conscientemente su propia evolución?

ESCUELA JUVERIANASin título

 PARA TEGUAS

Las enseñanzas de Don Juver ultimo Tegua Caucano(Yanaconas)

Exponente: Juver Osorio R.

 

Cartilla 4 de 10

Imagen 1Imagen 2Imagen 3

 

 

Las fuerzas alternantes

Toda energía en la naturaleza es un motivo alterante cuya expresión radica en la reacción que ejerza como FUERZA en otras energías o agrupaciones energéticas de las que difiera intensiva o cualitativamente.

Cada fuerza tiene en sí una infinidad de grados potenciales y su manifestación varia a extremos opuestos que en principios arrancan de ciertos puntos neutros o estados latentes, separándose de allí hasta llegar a ciertos grados en que son tomadas por otras energías que las transforman nuevamente.

El fenómeno de atracción y repulsión no se opera sino entre fuerzas o cuerpos animados por fuerzas de la misma índole, no importando que se encuentren en estados potenciales en extremo diferentes. El calor y el frio, por ejemplo, no son dos fuerzas de índole distinta, sino dos graduaciones diferentes del fuego universal que al exaltarse o disminuirse se forman en manifestaciones distintas entre sí. Con el amor y el odio la excitación y la calma, la quietud y el movimiento, la blandura y la dureza, la vitalidad y la atonía, la armonía y el desacuerdo sucede igual cosa; Suben descienden; Aumentan y disminuyen y se encuentran en ciertos extremos donde el amor y el odio (Atracción y repulsión), se convierten en un estado de indiferencia y las demás cualidades motivadas por determinadas fuerzas se confunden en estados neutros.

Separar y clasificar las variadas energías que animan la naturaleza es tarea ardua que la ciencia no ha emprendido aun, así que para principiar y culminar con éxito la tarea que estos estudios suponen, hubimos de seguir por caminos un poco olvidados y difíciles, tratando de ahondar el significado de muchos simbolismos borrosos que han sido interpretados por la generalidad de los estudiantes con máximo error.

Los sabios de la antigüedad que llegaron a tener vislumbres o conocimientos de tan hondos arcanos, respetuosos de la solemnidad de sus descubrimientos, los describieron bajo formas simbólicas, mitos y signos extraños; Emplearon una fraseología difícil de interpretar y encubrieron de nuevo el fruto de sus desvelos para librarlo de la profanación del vulgo impreparado, traficante y codicioso.

Las energías están comprendidas en dos grupos diferentes: Las impulsivas y las atractivas que en lenguaje original se denominan con el nombre de fuerzas “Tatvicas” Y fuerzas “Astrales”

FUERZAS TATVICAS (Impulsivas)

“Tatva” Quiere decir “Un modo de movimiento”; Quiere decir también “Una forma distinta de vibración” O “Un impulso que mantiene la naturaleza en cierto estado vibratorio”. De estos modos vibratorios hay 5 modificaciones principales del aliento universal que obran sobre la naturaleza material y la capacitan para producir los estados en que se encuentran en cada instante todas las cosas y todos los seres.

Estos movimientos impulsivos son el motivo del espacio, la extensión, el movimiento, la contracción y la cohesión. Son también el motivo que origina los cinco elemento: Éter, Fuego, Aire, Agua Y Tierra o más bien los estados en que se transforma la materia y que en orden inverso se conocen como Solidos, Líquidos, Gaseosos, Radiantes y Etéricos.

Son las fuerzas tatvicas las que dan las cualidades físicas del sonido, la densidad, el color, el sabor y el olor. En relación con la naturaleza humana los tatvas son el conjunto de fuerzas espirituales representados en la voluntad de vivir de cada cual, que partiendo de los movimientos espirituales abstractos, van determinando los actos más definidos y concretos, concluyendo finalmente en los movimientos mecánicos, como puede observarse en la escala siguiente:

MOVIMIENTOS

Espirituales:          Conciencia, inteligencia, amor,  voluntad.

 Mentales:               Pensamientos, imágenes, ideas.    

 Emocionales:        Pasiones, placeres, tristezas, alegrías.

 Energéticos:          Persuasión, magnetismo, sugestión.

Nerviosos:            Voluntarios, involuntarios, intuitivos 

Eléctricos:            Telepatía, repercusiones, choques 

Químicos:              Fenómenos del metabolismo.

Físicos:                  Circulación de la sangre equilibrio, etc.  

Mecánicos:            Palpitación, respiración, marcha, etc.

Es que “la vida no es un ser sino un acto y como acto de un ser se reduce a un caso particular de movimiento…. Una función que resume las funciones de cada uno de los órganos del ser viviente”.

Todas las formas, todas las estructuras, todas las funciones de la vida son expresiones o manifestaciones de centros dinámicos. Los “Tatwas” son esos centros dinámicos que dan a los sentidos capacidad para percibir y llevar a la mente los resultantes de su percepción; A la mente, por intermedio del cerebro, la capacidad impresiva, además de sus funciones pensante a la psiquis el desarrollo de sus facultades y al organismo en general capacidad para realizar sus movimientos voluntarios e involuntarios.

En la vida universal todo se reduce a movimientos y fuerzas, diferentes en longitud e intensidad pero armoniosas en grado superlativo.

El ritmo que va sucediendo entre sí es “Melódico” Y constante, así sea para determinar la forma y aroma de la más diminuta flor  o sea para infundir las más excelsas cualidades y virtudes de los genios y los Súper-Hombres

Tabla de correlaciones “tatvicas”

TATVA AKASA AGNI VAYU APAS PRITVI
Elemento Éter Fuego Aire Agua Tierra
Equivalor Espacio Extensión Movimiento Contracción Cohesión
Efecto Sonido Colorido Dureza Sabor Olor
Sentido Oído Vista Tacto Gusto Olfato
Influencia orgánica Eliminación residual Relaciones sexuales Habilidad manual Habla Marcha
Color Negro Rojo Azul Blanco Amarillo

El primer “Tatva” o movimiento del Gran Aliento, llamado AKASA, nutre en la naturaleza los espacios infinitos con su esencia; es en si el motivo del éter como elemento; Del sonido como efecto correspondiente al sentido del oído; influye directamente en todas las funciones eliminatorias del organismo y actúa particularmente en la región anal.

El movimiento o vibración llamado AGNI es el modelador de la naturaleza en toda su extensión; es el origen del fuego como elemento, del colorido como efecto, correspondiente al sentido de la vista; influye en los movimientos relacionados con las funciones sexuales y con los órganos de la generación.

El tercer impulso tatvico es denominado VAYU; como fuerza impulsiva origina el movimiento; los diferentes estados de dureza son determinados por su acción; genera el poder táctil que radica en la piel  determina la finura de los movimientos que corresponden a la habilidad manual.

La fuerza impulsiva llamada APAS involucra cuanto significa contracción; es el origen del elemento agua y de todos los estados líquidos; motiva los sabores y corresponde al sentido del gusto; es además la fuerza que capacita a los órganos vocales para producir el habla y demás modos de expresión.

El movimiento de vibración o “tatva” llamado PRITVI está representado en la naturaleza por todo lo que sea cohesión; es la fuerza que determina el elemento tierra; origen del olor; corresponde al sentido del olfato; gobierna los movimientos que determinan el andar y tiene especial influencia en los pies.

Pero no se limitan los “tatvas” a estas pocas manifestaciones; su órbita de acción opera en la naturaleza integra de multipicados modos y en la humanidad son el motivo de las pasiones, las emociones, los instintos, el entendimiento, la voluntad, la memoria, la asimilación, la marcha , las relaciones sexuales, la alegría, el dolor, etc…

“Comprendiendo bien el alcance de estas correspondencias, lograremos conocer más a fondo en qué consisten los principios vitales o Tatwas y podremos sorprender su maravilloso mecanismo, logrando así una verdadera técnica para su manejamiento, cooperando así en la grandiosa obra creativa de la Naturaleza”. K. H. En el libro Magis Organum.

Fuerzas Astrales (Magnéticas)   

El segundo grupo de fuerzas alterantes lo componen las energías llamadas astrales o magnéticas cuyo efecto ha sido estudiado con mayor detenimiento, siendo muchos los autores que se han dedicado a clasificarlas.

Las fuerzas magnéticas guardan relación con las fuerzas impulsivas de la misma manera que el movimiento centrífugo influye en la rotación centrípeta de los cuerpos planetarios. Encontramos que tanto las fuerzas impulsivas como las atractivas tienen un color correspondiente y lógicamente hemos de deducir que allí donde corresponden los colores han de corresponderse igualmente las fuerzas y viceversa.

Los nombres y los signos del lenguaje original con que se representan estas fuerzas guardan relación muy íntima con la naturaleza individual y con el movimiento de los respectivos astros, lo cual es fundamental en la ciencia exacta llamada astrología y que se perdió para el vulgo en las sombras de la charlatanería a causa de los impositores ignorantes que tanto hablan igual que en nuestros tiempos se está perdiendo la seguridad que se tenía en algunos aspectos de la medicina oficial a causa del mercantilismo archijudicado de ciertos doctores.

La correspondencia de las fuerzas magnéticas con los colores son los metales, los sonidos etc… es también el fundamento de la ciencia de los talismanes y amuletos perdida en parte por las vulgares gitanillas, por los “Magos “y los “Doctos” ignorantes de la verdadera ciencia y astutos socabadores de la fortuna ajena.

Sábese que las influencias magnéticas tienen relación con todo lo que existe en nuestro globo; plantas, minerales, matices, modos individuales, etc… y no es de extrañar que cada unidad modificada que a su vez las influencias externas “de la misma manera como el agua que al correr libremente sobre una superficie, forma canales que aprisionan luego”

A las fuerzas magnéticas se les da el nombre de los siete planetas de nuestro sistema: Sol, Luna, Saturno, Marte, Júpiter, Venus, Mercurio:

Nombres que en términos generales significan respectivamente:

Sol… Vitalidad, energía, dinamismo…

Luna… Receptividad, Pasividad, feminismo…

Marte… Excitación, violencia, virilidad…

Mercurio… Movimiento, destreza, sutileza…

Júpiter… Estabilidad, compensación, equilibrio…

Venus… Armonía, magnetismo, sentimiento…

Saturno… Cohesión, pesantez, inercia…

Analizando más, profundizando un poco en lo que significan estos términos y la órbita de acción que ocupan dichas fuerzas podemos establecer lo siguiente:

SOL- La energía llamada solar que es el centro dinámico y calórico de toda actividad, es una fuerza cuyo efecto es vida, movimiento y acción en todos los planos de la existencia; originaria del doble movimiento, simultaneo y rectilíneo, de propulsión y de atracción: es una fuerza de radiación fecunda, de naturaleza valida y volátil y difusa, exaltada y vivificante.

LUNA- La fuerza llamada lunar es la variedad de energía que transmite y refleja, recibe y modera el influjo solar; Su radiación magnético-Negativa es atenuante, pasiva y femenil; de naturaleza funcional manifestada como atenuación, moderación, humectación, formación y gestación.

MARTE- La fuente de poder y la energía que con facilidad igual hace y deshace. Es una fuerza de naturaleza irritante, viril, violenta y excesiva; de cualidades funcionales manifestadas como acción, actividad, eretismo y penetración.

MERCURIO- Principio del movimiento, la sensación y la percepción. Es la energía de naturaleza sutil, variable, móvil, espiritual: de naturaleza funcional manifestada como aceleración, percepción, asimilación y sutileza.

JUPITER- Fuerza compensadora cuya acción acentúa las disonancias nacidas por el efecto de la variedad de las demás fuerzas; Generante, temperante y evolutiva; de naturaleza funcional manifestada como moderación, asimilación y crecimiento natural: análoga elementalmente a la cálida humedad del aire.

VENUS- O principio de la armonía y la atracción. Es una fuerza de radiación magnética homogénea, atenuante y armónica; de naturaleza funcional manifestada como moderación, generación, amor….

SATURNO- Principio fijador, estructural y atónico. Es energía de naturaleza lenta, concentrada y durable; su efecto funcional es el de retener, concentrar, coagular, paralizar…

El efecto de las fuerzas “astrales” o magnéticas, se extiende por todos los planos de la existencia y ejercen su dominio sobre todas las funciones del cuerpo humano, por lo que se puede entrever el enorme mecanismo invisible que se pone en juego en el desarrollo aun del más leve movimiento

La infinita variedad de los seres, las tendencias ideológicas, las ansias de mejoramiento, los deleites sensoriales e intelectivos, las enfermedades o desequilibrios, la habilidad, la aptitud y cualidades por las que se distinguen los individuos, son motivados por dos factores principales: Primero, por el legado moral y físico que el ser naciente recibe de sus padres cuyo origen remonta a los lejanos tiempos en que sus abuelos se unieron maritalmente, el cual legado impulsa al individuo a obrar de acuerdo a sus necesidades intimas (Fuerza), y en segundo lugar a las influencias magnéticas que rigen el universo y moldean los impulsos de la naturaleza humana de acuerdo a la variedad de las cualidades atractivas que dichas fuerzas ejercen sobre ella: (Resistencia).

ASTRO ENERGÍA CUALIDAD MATERIA DOMINADA ORGANO
SOL Vitalizante Dinamismo Sangre(Venosa) Corazón
LUNA Receptiva Suavidad Linfa Sistema Linfático
MARTE Excitante Violencia Bilis Hígado
MERCURIO Móvil Rapidez Nervios Sistema Nervioso
JUPITER Estabilizante Nutrición Sangre (Arterial) Arterias
VENUS Armoniosa Magnetismo Sexuales Órganos de generación
SATURNO Cohesiva Dureza Atrabilis huesos

De la variedad de fuerzas que les dominan, resultan la variedad de las cualidades y la conformación de los seres y las plantas; El carácter, la densidad, la resistencia, etc…Cada ser, cada cosa, es una acumulación de energías modificadas entre sí en una forma de variedad infinita. El estudio de la relación de fuerzas, da la clave con que se puede penetrar en el oculto santuario donde residen todas las ciencias.

Efecto de las fuerzas alternantes en la constitución física del hombre.

 En el cuerpo humano, las influencias o energías “magnéticas” operan de un modo particular y definitivo y sus resultados se manifiestan en una complejísima variedad de modos, que a grandes rasgos pueden clasificarse de la siguiente manera:

  1. Energía Solar o FUERZA VITAL – Activa, dinámica y calórica, origen del doble movimiento de atracción y repulsión análogo al ritmo cardiaco de sístole y diástole, se propaga por todo el organismo mediante la sangre, por intermedio del corazón, los nervios vaso-motores y el gran simpático.

        Analogías físicas: La fuerza vital actúa principalmente en el corazón y ejerce especial acción sobre las arterias, el gran simpático, los nervios vaso motores, el sentido de la vista y la regulación de las funciones orgánicas. En lo mental es causa de orgullo, generosidad, nobleza, violencia, autoridad, entusiasmo, ambición, magnanimidad, expansión y dominio.

  1. Energía Lunar o FUERZA RECEPTIVA- Es el centro receptor, pasivo y femenino del influjo solar que refleja y transmite de manera templada. Preside los órganos de generación femenina que son de su naturaleza; Rige las funciones de la nutrición por su acción sobre las mucosas intestinales y estomacales La fuerza lunar es animada por la Fuerza Solar (Vital), de la cual ella se nutre y forma el germen por la gestación del agua madre salada o placenta universal.

Analogías Físicas: Sistema Linfático, digestivo y de la generación; Vena linfática, cerebelo, tubérculos cuadragésimos, tejidos cerosos secundarios, estomago, mamas, garganta, intestino, matriz, vejiga, sentido siniestro y sentido del gusto.

En lo mental, pasividad, feminidad, sumisión, inconstancia, docilidad, versatilidad, dulzura, indiferencia, imaginación, inestabilidad, descuido.

  1. Fuerza Marciana o  ENERGIA EXITANTE: Por su naturaleza activa y cálida estimula la influencia húmeda y fría llamada lunar y la atónica cohesiva a la que se da el nombre de fuerza de Saturno. Acciona y fortifica los músculos y activa la digestión por su influencia en la bilis. Su naturaleza viril provoca el deseo venéreo y es causa de generación; estimula las funciones eliminatorias por su acción sobre los riñones y compensa la naturaleza pasiva y femenina lunar y venusiana.

Analogías Físicas: Sistema Muscular y viril; Hígado, bilis, hiel, miembro, riñones, cápsulas suprarrenales, maxilar inferior, sentido del tacto. En lo mental, violencia, irascibilidad, tiranía, pasión, crueldad, valor, temeridad, presunción, audacia, vanidad, contradicción, susceptibilidad.

  1. La energía mercuriana u ORIGEN DEL MOVIMIENTO – Rige los órganos transmisores, motores y perceptores. Transforma la voluntad de potencia en acto e informa al cerebro de las sensaciones exteriores; preside y coordina las relaciones de los sistemas nervioso, motor y sensitivo con la médula espinal y el cerebro, siendo le principio de la inervación central.

Analogías Físicas: Sistema nervioso, médula espinal, plexo solar, nervios sensitivos y motores, nervios faciales, laringe, grande y pequeño pectoral, inervación intestinal, encéfalo, vesícula biliar, sentido del oído. En lo mental, sutileza, ingeniosidad, iniciativa, adaptación, deducción, intuición, prontitud, razonamiento, diplomacia, habilidad.

  1. Energía Jupiteriana o FUERZA EQUILIBRANTE- La compensadora del equilibrio humoral; Preside la oxigenación y la circulación de la sangre, entona los músculos, nutre los tejidos. Su naturaleza madurante y generosa regula las funciones de asimilación y atenúa las disonancias nacidas de las demás fuerzas.

Analogías Físicas: Sangre, circulación arterial, regularización de las funciones de asimilación; miotropía (circulación de la digestión), parénquima pulmonar, grande y pequeño pectoral, vena porta, secreción seminal, diafragma, músculos intercostales, sentido del equilibrio. En lo mental, juicio, dignidad, lealtad, ambiciones, orgullo, benevolencia, propensión a los honores, amor desmedido a la fortuna, sentido moral.

  1. Energía Venusiana o PRINCIPIO DE LA ARMONIA- Armoniza el funcionamiento general y particularmente el de los órganos de la generación; atenúa en parte las influencias violentadas y febriles de la energía vital y la excitante (Sol y Marte); Combate la hipocondría que proviene de las fuerzas cohesivas. Ínsita al amor y a la generación por la influencia atractiva que ella ejerce sobre las criaturas.

Analogías Físicas: Principio femenino de la sensualidad y la generación, sexo interno, líquidos vehiculares uterinos y vaginales, ovarios, útero, riñones, testículos, senos, glándulas mamarias, glándula tiroides, faringe, garganta, sentido del olfato. En lo mental, amor, sensualidad, alturismo, sensibilidad, susceptibilidad, encanto, alegría, jovialidad, intuición, compasión caridad, indulgencia, personalidad, sentido artístico.

  1. Energía Saturnal o FUERZA COHESIVA – Coagula las sales disueltas para formar los huesos, solidifica las partes blandas, fija los líquidos pasivos y los determina en su especificación: Por su cualidad fría, seca y retentiva, atempera la naturaleza febril y violenta, vital y eruptiva (Sol y Marte) Y retiene la naturaleza móvil y fría (Mercurio Y Luna). La fuerza cohesiva o saturnal da cuerpo a los tejidos, a las fibras, a los nervios y a los ligamentos, modera la naturaleza cálida de la bilis y consolida la estructura huesosa.

Analogías Físicas: Estructura huesosa, dientes, cartílagos, vertebras, articulaciones, vejiga, piernas, pies, humores pesados, enfermedades, lánguidas y crónicas, sentido de la pesantez. En lo mental, concentración, ponderación, reserva, deducción, prudencia, egoísmo personal, taciturnidad, envidia, hipocondría, parasimonia, perseverancia.

Comprendiendo el significado y mecanismo de esas correspondencias y luego de establecer una comparación de esas correspondencias con los colores, los sonidos, los metales, las plantas, etc… Se va perfilando la lógica aplicación que se puede hacer de las diversas fuerzas para obtener de ellas determinados resultado.

Correlaciones Energéticas “Astrales”

ENERGÍA COLOR METAL SENTIDO
Vital Anaranjado Oro Vista
Receptiva Violeta Plata Gusto
Excitante Rojo Hierro Tacto
Móvil Amarillo Mercurio Oído
Equilibranté Azul Estaño Equilibrio
Magnética Añil Cobre Olfato
Cohesiva Verde Plomo Pesantez

Cada energía se manifiesta de infinidad de formas y se percibe por los efectos que en su variedad están representados por los diversos colores, metales, plantas, etc… O individuos cuyas características están determinadas por la preponderancia de las fuerzas que las originan de lo cual podemos deducir que todas las modalidades individuales varían de acuerdo a las influencias que predominan en cada persona.

Todas las afecciones humanas tienen su origen en el desequilibrio humoral que se manifiesta de forma de malestares y dolores que no terminan hasta cuando se haya restablecido la normalidad, poniendo en el organismo las fuerzas que hacen falta o disminuyendo el poder de las que sobran.

Afecciones Causadas Por Las Fuerzas Alterantes

MARTE: ENERGÍA EXCITANTE

        Dijimos ya, que la llamada fuerza de Marte es un poder energético, que se distingue por sus cualidades, calientes, secas, inflamantes, eruptivas y violentas cuyo poder se manifiesta en la naturaleza de diversos modos entre los que se puede citar algunos ejemplos para mayor comprensión de lo que es su efecto manifestado

En la explosión de una bomba de dinamita entra en juego la fuerza de Marte que es la energía que produce el estallido al deshacer el efecto de las fuerzas de Saturno que eran las que daban cohesión a la bomba antes de explotar. En las estaciones de primavera y verano denominan las fuerzas de Sol y Marte que dan vitalidad y energía a la naturaleza toda.

En las plantas de sabor amargo, forma retorcida y erizada; En los individuos de carácter irritable y violento o enérgico en alto grado: En las enfermedades eruptivas como el sarampión y las viruelas y las enfermedades áridas y calientes como la fiebre y la rabia. La pólvora contiene en latencia energía de Marte, igual que el hierro, el nitro y el carbón; los combustibles en general y los vegetales que contienen esencias cuyas virtudes producen efectos excitantes, como el ajenjo, la artemisa y el digital… La bilis está afectada directamente por su influencia que le da calor y dinamismo.

Cuando en los individuos prepondera de un modo morboso esta energía, sobreviven afecciones como el desbordamiento bilioso y renal con sus consiguientes malestares: La ictericia, el atascamiento de hígado, los dolores hepáticos, lesiones, cirrosis, hipertrofias, envenenamientos de la sangre, irritaciones de todas clases, fiebres eruptivas, como el sarampión y la rociola, forúnculos, etc…

Estas anormales debidas a la superactividad de las fuerzas marcianas, cuyas cualidades son de índole violenta, se podrían atenuar, equilibrar y anular por medio de otras energías de efecto contrario, frías, húmedas y sedantes que se hallan en las fuerzas equilibrantes, receptivas y cohesivas (Júpiter, Luna Y Saturno); Colores azul, violeta y verde; Metales: Estaño Plata y Plomo, o también y mejor, por medio de plantas influenciadas por estas mismas fuerzas.

En las enfermedades febriles y eruptivas: Tifus, sarampión, etc… se puede emplear el método contrario que es igualmente eficaz: Acelerar el efecto de las fuerzas eruptivas por medio de influencias de la misma índole: Irradiación de los colores anaranjado y rojo, empleo de las plantas dominadas por la energía marciana: Amargas y excitantes, con las que se activa la fiebre, supurando pronto la erupción, acortando la duración de la enfermedad que es el último fin de todo remedio, ya que las enfermedades duran hasta cuando hayan salido del organismo los motivos dañosos se hayan neutralizado su acción. Este principio es el seguido por la homeopatía y que está sintetizado en el aforismo “similia, similibus curantur”

Cuando hay carencia de fuerza marciana los individuos son consecuencialmente inactivos, fríos, débiles de músculos, padecen afecciones del hígado, los riñones, del sistema muscular por falta de potencialidad en la bilis y falta de la actividad las glándulas de secreción, especialmente en las sexuales y las suprarrenales. En cuanto a lo mental, serán pasivos, calmados, exentos de pasiones violentas, tímidas, humildes y desconfiadas en sí.

Estos desequilibrios pueden acentuarse considerablemente y engendrar enfermedades más o menos graves que pueden ir desde la simple constipación intestinal, hasta la parálisis general y en lo mental desde el simple temor natural hasta la pusilanimidad y carencia total de iniciativas.

En el cuadro de las correlaciones vimos que el color rojo es en sí, fuerza excitante. Al proyectar sobre el individuo falto de dicha energía rayos de luz que pasen a través de este color, se irá cargando el paciente de una manera muy sutil pero segura, de las cualidades que faltan en su organismo y poco a poco recuperará el estado normal o equilibrio de todas las fuerzas.

JUPITER: ENERGÍA EQUILIBRANTE

La fuerza así llamada es un poder energético que se distingue por sus cualidades equilibrantes, húmedas, tónicas y sedantes, que en la naturaleza y especialmente en el reino vegetal, se manifiestan como esplendor, crecimiento y lozanía.

Por el efecto de la energía jupiteriana, el aire es suavemente denso y posee cualidades elásticas moderadoras. Por su acción las plantas y los seres adquieren un desarrollo normal y es posible la conservación del equilibrio en todos sus aspectos.

La sabia de las plantas está regida por su influencia, así como la sangre que es la compensadora de todas las disonancias humorales; es la energía EQUILIBRANTE la que inspira las cualidades que poseen los individuos de temperamento sanguíneo, que como ya dijimos, es el mejor organizado.

Cuando hay defecto de fuerzas equilibrantes, hay falta de oxigenación y circulación en la sangre; debilidad en los músculos y debilidad general; complicaciones orgánicas, insomnio, baja presión, anormalidades de las glándulas secretoras.

En cuanto a lo mental, este defecto es causa de demencias, histerismos, crueldad, soberbia, etc… Y al acentuarse el defecto, puede sobrevenir la epilepsia y  la locura.

La deficiencia de energía equilibranté puede suplirse por la radiación del color azul y también por medio de plantas que contengan energía compensadora tales como el apio, el romero y el toronjil. Estaño es el metal correspondiente.

MERCURIO: ENERGÍA MOVILIZANTE

 La energía que lleva este nombre es el principio que engendra el movimiento, la sensación y la percepción. Las cualidades de ser seca, templada, acelerante, interactiva y móvil, la distinguen. Rige en la naturaleza todo lo que sea movimiento; inicia todo proceso; el de gestación, generación, descomposición, etc… Domina diferentes órganos del cuerpo humano y coordina algunas relaciones de los sistemas de la circulación y nervioso.

La carencia de esta energía en el organismo, permite que sea invadido por fuerzas de naturaleza lenta, lo cual trae como resultado la inactividad, la atrofia, el estancamiento y la parálisis, lentitud digestiva o estreñimiento, endurecimiento de la bilis y su consecuencia – los cólicos hepáticos; retención de la orina, dificultad auditiva, etc… En lo mental, el defecto se manifestaría como tardanza para comprender, falta de imaginación, de iniciativas y de inteligencia; obstinación falta de habilidad, etc…

En el color amarillo anida energía mercuriana y al proyectarse en el individuo carente de esta fuerza imprime en su organismo las cualidades con que se pueden remediar  las afecciones, deficiencias y enfermedades citadas anteriormente.

Al interior podría suministrarse esta energía por medio de un vehículo apropiado: el agua.

Vimos que una de las cualidades especiales del agua es la de ser receptora, por lo que recibe fácilmente las energías de toda clase; otra de sus cualidades es la de ser dispensadora, por lo que se pueden llevar a todas las células del cuerpo las energías que en ella residan.

SATURNO: FUERZA COHESIVA.

Esta fuerza entraña todo lo que es cohesión, pesantez e inercia, cuyo exceso en el organismo origina el aquietamiento, el endurecimiento de los músculos y las articulaciones, la cristalización de la contextura hónea, la solidificación del ácido úrico y los consiguientes dolores causados por el reumatismo; los espasmos de todas clases, la parálisis en todas sus formas; os cálculos renales y biliosos, extremado espesor de la sangre, hormigamientos, alta presión y muchas afecciones y enfermedades clasificadas también como engendradas por la falta de energías vitales, excitante y móvil.

Las personas en quienes predomina la influencia de la fuerza cohesiva son generalmente de temperamento melancólico en que dominan las cualidades de sequedad y frío. La índole coaguladora, cristalizante y retentiva de Saturno retrasa la circulación de la nutrición y causa desganos y pereza. El cuarto humor está especialmente regido por su influencia.

El carácter especial de estas anormalidades se produce también en forma de disturbios nerviosos que ocasionan vértigos, delirios, idea fija, afasia, nerviosa, falta de voluntad, nostalgia indefinida, descorazonamientos, hemiopia, sordera, etc… Efectos que se podrían contrarrestar por medio de energías de cualidades cálidas, móviles y activas que se pueden producir por medio de los colores rojos, anaranjado y amarillo o plantas de influencia solar, marciano y mercuriana.

La energía llamada de Saturno es la que da solidez a los tejidos, cohesión a las células entre sí independencia funcional a los distintos órganos, dureza a los huesos etc… La falta de esta energía en el organismo traería como consecuencia la disgregación celular, la disolución de los componentes de la sangre y de los distintos humores, desmoronamiento de los huesos, de os dientes. De allí el cáncer, las caries, los tumores, hemorroides, etc… Por la misma causa, las heridas no cerrarían, las quebraduras no soldarían, ni volverían a su lugar los miembros que por alguna causa hubiesen sufrido alteraciones; El cuerpo se disgregaría aun en vida, lo cual significaría no pocos sufrimientos para la humanidad.

Un ejemplo de cómo son atacados de una manera mortal las energías cohesivas del organismo, se presenta en los individuos mordidos por cierta especie de serpientes venenosas como una de que dan cuenta los habitantes de ciertas regiones del Ecuador y de Sur de Colombia a la que dan el nombre de “Gelatina” Y cuyo efecto consiste en reblandecer los tejidos, descomponer la sangre y a contextura ósea, acabando el mordido por convertirse en una masa informe muy parecida a la gelatina. La casusa de este fenómeno se debe a que el veneno de esos reptiles contiene concentrada en alto grado la disolvente energía de Marte, necesaria en la digestión de los reptiles que engullen sin masticar.

El color verde que es energía saturniana se puede emplear en los casos citados anteriormente.

LUNA: ENERGÍA RECEPTIVA.

La fuerza lunar es un poco parecida a la anterior, en cuanto a que en ambas predomina lo frío y son opuestas en cuanto a que una dispersa y la otra coagula. La fuerza lunar preside a los órganos de la generación femenina que son de su naturaleza, pasiva  y receptiva.

La falta de energía receptiva motiva la esterilidad, la debilidad, algunas afecciones de la digestión, úlceras estomacales por exceso de sequedad, males venéreos, de la garganta  laringe; incontinencia o retención de la orina, anormalidades de la secreción de la leche, leucorrea, uremia, etc…

Afecciones que se pueden corregir por medio de los rayos de color violeta y por empleo que substancias y plantas de características apropiadas (lunares).

Las personas en quienes predomina la influencia de la fuerza receptiva están entre las que se clasifican como de temperamento linfático y que se distinguen físicamente por la flojedad de la carne aun en la época de la juventud, la blandura de los músculos, etc… en lo mental, indecisos e inestables, versátiles e imaginativos; perezosos e indiferentes; sumisos y blandos.

La fuerza lunar tiene acentuados efectos sobre la imaginación, cualidad primordial de las mujeres, así como la fuerza solar tiene acentuados efectos sobre la voluntad, cualidad primordial de los varones.

El exceso de la fuerza lunar hace a los hombres afemínanos, inconstantes y sumisos, insaciables en sus deseos, particularidades, manías y caprichos que pueden llegar hasta la demencia y que adquieren mayor gravedad cuando hay a la vez dominio de las fuerzas de Marte o Saturno, por lo que se pueden convertir en verdadera locura y terminar en suicidio.

El empleo de los rayos ultravioleta, de los que se hace tanto uso en la medicina electroterápica, tiene por fin normalizar los excesos  o defectos de la energía lunar.

SOL: ENERGÍA VITAL

La energía solar está representada por todo lo que es vitalidad. Su presencia en el organismo es la que lo capacita para defenderse de las morbosidades que entran en juego cuando se rompe el equilibrio humoral.

Del hombre se dice que es el microcosmos, imagen fiel del macrocosmos o universo; en el uno hay de todo lo que hay en otro en  y en el cuerpo humano se hallan en latencia o estado inactivo dispuestos a prolificar cuando hayan circunstancias propicias para la generación.

La circunstancia en que se desarrolla una inusitada actividad germinal morbosa, no es otra que la falta o pérdida de energía en determinados centros del organismo que permiten la proliferación, dando por resultado las innumerables enfermedades que aún no han sido catalogadas en su totalidad a pesar del enorme esfuerzo investigador de la ciencia médica.

Por eso se dice en medicina que no hay enfermedades sino enfermos y algunas eminencias han llegado a sostener que no hay sino una enfermedad manifestada de diversos modos y que de acuerdo al presente estudio, sería la falta de energía vital.

La desvitalización es la señal característica de esta anormalidad, cuyo defecto típico es el empobrecimiento de la sangre, la mala circulación, la dificultad de asimilar, de digerir y de respirar (diabetes, estreñimiento y asma), la ataxia en general y la falta de energía para que el organismo pueda por su propio esfuerzo eliminar las causas dañosas y reestablecer el equilibrio funcional perdido.

La energía solar está acumulada en el metal oro, en las plantas de flores amarillas y se puede captar por medio de cristales de color anaranjado a través de los cuales pasen los rayos del sol.

VENUS: FUERZA ARMONIZANTE

La fuerza llamada venus involucra todo lo que es armonía y magnetismo y coopera en el organismo íntimamente unida a la energía solar (Vitalidad).

El mito griego con el cual representaban esta fuerza era una mujer en la plenitud de la vida, llena de encanto, armoniosidad, gracia y atractivo. Venus no era para ellos solamente una figura de mujer, sino que era esencialmente un símbolo que encarnaba todo lo que significa atracción, simpatía, efecto, amor, belleza y verdad.

El defecto de esta energía en el organismo trae como consecuencia la falta de poder magnético, de capacidad amorosa, de entusiasmo y buen humor. En lo físico entraña una serie de malestares que corresponden a la desarmonía funcional, humoral y magnética que se hace sentir de una manera imprevista, vaga, triste, deprimente: síntoma general de enfermedades críticas que no tardan en aparecer. La energía venusiana influye especialmente en los líquidos seminales a los que está íntimamente ligada.

En esos casos podrían emplearse plantas de influencia solar o venusiana, como la camomila, la canela, la salvia, etc… y entre los colores el anaranjado y el añil.

El exceso de energía venusiana produce el funcionamiento anormal de las glándulas de secreción, particularmente las sexuales, lo que trae como consecuencia el desenfreno, la satiriasis y los muchos malestares que de allí derivan.

Ha de tenerse en cuenta en el estudio de las fuerzas alterantes que éstas nunca se encuentran completamente aisladas entre sí. Influyen de una manera conjunta con mayor o menor intensidad, predominado alguna y muchas veces de manera discontinua a causa de diversas circunstancias de tiempo, clima, lugar, etc… en cuanto a las plantas hemos de decir que su fuerza actuante varía según la época en que se recojan, ya que en la vida todo se ajusta a un ritmo que unas veces se exalta y otras disminuye sus virtudes intrinsicas.

“Naturaleza es una gama infinita e ilimitadamente variada de matices; las clasificaciones, reducidas a los límites de un pequeño espacio no pueden dar una síntesis completa de un infinito lleno de belleza como es la vida en sus múltiples manifestaciones.

MAPA FUNCIONAL

PATOGENESIA  DE LA 2ª FARMACOPEA BIOMAGNETICA HOMEOPATICA

 Imagen 1

                                   1er mapa Funcional Juveriano.

Juver ha  unido la alquimia, la elementoterapia, el magnetismo y la homeopatía, ya que van de la mano en la futura medicina cocinada.

Juver entrega las primeras 66 preguntas y respuestas de  100, sobre la homeopatía para el espíritu, o “Fisiologia del Alma”. Si hablamos del espíritu, como dice el parágrafo 16 del Organon (Disculpe la redundancia):

“Nuestra energía vital, de índole espiritual solo puede ser perturbada

en un modo también espiritual (Dinamico) y la curación requiere

remedios con poderes espirituales (Dinamicos)”.

En los parágrafos 9 al 12 del órganon, nos habla de la fuerza vital espiritual o energía (Dynamis) que anima al cuerpo material, ¿Qué quiso decir? (Te remito al literal 7 del parágrafo 11 del Organon) por lo tanto si estamos hablando de espirituoso es conveniente que te diga, que soy el primero que presenta remedios espirituosos.

Si hablamos de fisiología del alma, no estaremos pensando que la farmacopea pasada llegue al alma, ya que el medicamento debe estar a la altura de este postulado.

Que solo tú debes tomarte la molestia de comprobarlo, en mi laboratorio. Y asi aprender, ¿Qué es espiritual? ¿En donde esta ubicado el miasma? ¿Dónde esta señores homeópatas el espíritu? ¿En donde esta ubicado el ego? ¿A dónde va dirigido el remedio? ¿Sera que su farmacopea pasada si llega al espíritu?

  • Å El agua se activa cuando se expone a la luz, solo la acción creadora transmuta los elementos a la tierra, creando asi patrones de vida, energía y materia.

El propósito clave que nos dejo el Dr. Hahnemann en su órganon fue para este 3er milenio que vivimos en tiempos de cambio, tiempos anunciados, que presagian una transformación radical del genero humano y del remedio, (Fotones), la rueda de la medicina estuvo presente sin develarse, y hoy tercer milenio el conocimiento infinitesimal se devela, ahora mismo, estoy presentando el cambio en la 4ª farmacopea, con el mapa funcional y la patogénesia Dynamis del remedio inmaterial, demostrando el fundamento filosófico de la sustancia que originalmente es materia, para liberar su energía Dinamica, para posteriormente hacerla actuar sobre la energía vital.

Imagen 2El Organon dice: “El efecto de un remedio aumenta mientras mas se diluye porque allí se obtiene, una mayor superficie de aplicación, también debe aparecer un espíritu medicamentoso”.

¿Qué es espiritu? “El espíritu es un principio sustancial, al lado de un principio material, espíritu, es la parte inmortal inteligente, con capacidad de trascendencia, convive un determinado tiempo con la otra parte mortal, opaca y pesada, la muerte separa una parte de otra, con destinos diferentes, el espíritu va para el mas alla, la eternidad, y el cuerpo para el mas aca, el polvo cósmico.

Para que aparezca el espíritu medimentoso debemos aprender a manejar el ritmo de las aguas vivas, obteniendo asi una botica biológica.

La tierra nos da los materiales necesarios para el desarrollo. (Energia Mineral), sales, los minerales son radiación estable.

El sol, nos da la energía electrónica, fuerza de vida.

La luna, nos da la enrgia celular,  fluidos y humores. 

Sustentación farmacista Juveriana (Tesis).

 Imagen 3

      2do Mapa Funcional Juveriano.

Redime al hombre, solo la acción creadora transmuta los elementos a la tierra.

Hace 200 años nos han hecho creer que: “Al sacudir con energía la solución, las propiedades del soluto se transfeiren al solvente, y por medio de este, se corrige los síntomas, la curación la raliza el propio organismo al activarse, lo que el denomino la fuerza vital espiritual.

Si esta agua de prosperidad mas conocida como “Agua de liberación” está programada para eliminar influencias negativas y, atraer la salud, ¿Cómo lo hace?

 Imagen 4

3er Mapa Funcional Juveriano.

 La preparación farmacista es un arte íntimo, personal que solo atañe al propio farmacista y su arte, pero es importante entregar una parte de dicha farmacopea abierta, en forma simple y directa, pero sin entregar las perlas………..

Con el Agua alcalina le damos comienzo a la 4ª Farmacopea o remedios cocinados, que no solo van dirigidos a balancear el PH del cuerpo mejorando la digestión, como corregir las disfunciones producidas por las radiaciones electromagnéticas y teluricas, con este 1er rayo corregimos los bloqueos energéticos, o radiaciones electromagnéticas y las telúricas, los tejidos cicatrizales de las operaciones quirurgicas o las interferencias patológica en el sistema neurovegetativo ocasionadas por la dentadura y las amígdalas y entre otras cosas pueden provocar en el organismo bloqueos bioenergeticos que dan lugar a diferentes patologías.

Con el remedio cocinado se puede localizar y anular esas situaciones de bloqueo, llegando a corregir incluso las modificaciones en el giro de los electrones que causan la contaminación electro-magnetica y telúricas, mi trabajo esta fundamentado en la ultima aportación tecnológica desarrollada a partir de lo trabajos de Franz Morell y Erich Rasche, pionros en el uso de las frecuencias individuales como herramienta terapéutica.

Imagen 5La visión mecanicista del mundo desapareció  al adentrarnos en el mundo subatómico e indivisible de los Quarcks y de las partículas elementales cuyo conocimiento dio lugar a la formulación de la moderna física Cuantica.

El cuerpo humano es un complejo sistema ordenado de oscilaciones producto de innumerables frecuencias individuales de atomos y moléculas, un sistema inteligente pero dinamico capaz de adaptarse según las necesidades del organismo.

La física nos dice hoy, que primero exciste el campo de energía y de el surge la materia que se estructura en base a un campo cuya configuración esta mas alla de nuestro actual conocimiento aunque exite hipótesis al respecto.Imagen 6

El ser humano es un conjunto de interacciones electromagnéticas, que hacen posible el desarrollo celular, las funciones metabolicas, las secreciones hormonales y la comunicación intercelular, obedeciendo a un patrón ordenado de formación y Origen desconocido que las equilibra y agrupa en la misma dirección.

 

Imagen 7

Rojo         Naranja     Amarillo    Verde       Azul        Índigo    Violeta

REMEDIOS DESCONOCIDOS, PERO EFECTIVOS.

Rojo:        10-10-10-10  =  Calcareas  –  Fuego  –  Rubí.

Naranja:   9-9-9-9          = Plata coloidal (Ionica) – Perla.

Amarillo:  8-8-8-8          = Plasma Marino – Coral.

Verde:      7-7-7-7          = Cobre Coloidal – Esmeralda.

Azul:        6-6-6-6          = Agua Dialitica – Azul topacio.

Indigo:    5-5-5-5          = Agua termal – Zafiro.

Violeta:   4-4-4-4          = Ozono O3 – Diamante.

 

Onix:       10-9-8-7        = Ultravioleta

Ojo de Gato: 6-7-8-9    = Infrarojo

Estos son Elementos Fuego.

Imagen 8Tierra: = Estado sólido, Corresponde a la sal.

Agua: = Estado Fluido, Corresponde al Mercurio.

Aire: = Estado Gaseoso, Solvente universal (Azogue).

Fuego: = Estado Radiante, Corresponde al Azufre.

Rojo              Naranja         Amarillo

Estos son Elementos Frios.

Imagen 9

¿Puede la Farmacopea Homeopatica actual, explicar el proceso materia a espíritu? Son ellos los que siempre han dicho que la homeopatía en su farmacopea es menos masa y mas energía.

¿Cómo nos demuestra la farmacopea homeopática de hoy, la liberación de su forma material?.

Azul      Indigo    Violeta

Remedios desconocidos, pero efectivos.

El salto del vehiculo.

Imagen 10Elementos visibles de la farmacopea pasada: Tierra y Agua.

Elementos invisibles de la farmacopea Juveriana: Fuego, aire y color.

El fuego se condensa en el aire.

El aire se cambia en agua, el agua solidificada se transforma en tierra.

Y la tierra se transforma en fuego.

      Verde: Color neutro.

La colatura homeopática (Agua y alcohol) ha permanecido por 200 años inertes, solo utilizados como vehiculo para conservar la descomposición del agua y las plantas.

En conclusión el vehiculo homeopático no cura absolutamente nada, ni siquiera la sed.

La nueva farmacopea juveriana nos enseña a preparar el nuevo vehiculo compuesto de las 7 fuerzas y sus patogénesias sutiles y materiales que a partir del agua son sutiles imponderables, no confundir el vehiculo con la cepa, ya que la cepa utilizada por nosotros es el iman.

Viene la gran pregunta ¿Sera que el remedio no cambia? Las vibraciones del planeta de hace 200 años serán iguales a las de hoy? Nuestra agua de vida Juveriana es una técnica activa y para nada pasiva, mi enfoque es desde el hoy y no desde el ayer, y tomando como estimulo el mañana, encontrando el equilibrio emocional, que ira mejorando y afianzando a través de mi agua de vida.

 SALES BIOQUIMICAS.

¿Porque Juver en sus preparados utiliza las sales bioquímicas (Minerales).

Imagen 11“Y entonces, el padrecito que esta en el cielo modelo al hombre con arcilla del suelo, soplo en su nariz un halito de vida y el hombre se convirtió en un ser viviente.”

Te recuerdo, que un poco de polvo de la tierra se organiza en sustancia viviente en el curso de una evolución de millones de años, Naciendo asi la aventura humana de la unión de la materia con el espíritu.

Por donde quiera que se nos mire, somos un universo mineral.

Acaso no fue el mismo maestro quien dijo: “Tu eres Pedro y Pedro quiere decir Petro y Petro quiere decir piedra, y sobre esta piedra construiré mi templo”.

¿Acaso piedra no es igual a mineral? No es con los minerales que construimos el armazón del cuerpo (Huesos), por lo tanto debía preparar la piedra fundamental y el elixir mineral vital, que es la unión de los minerales siendo estos la transmutación de la materia en vida.

Nota Juveriana: Porque la farmacopea Homeopatica en estos 200 años se alejaron de la parte espirituosa que tanto nos hablo el Dr. Hahnemann, ver parágrafos: 1; 10; 11; 12; 13; 15; 16; 62; 64;  65; 67; 70; 201. O será que nos seguiremos haciéndonos los…

Imagen 12El 1er medicamento propuesto por Juver, esta compuesto de Agua Alcalina y Agua Dialitica con su respectiva patogénesia, Energetica, el cual siendo el 1er Medicamento se muestra a la MM (Mil Millones de Potencia), en la respectiva regleta que lleva al medico y su medidor de PH, ya que un excelente remedio debe ser su PH 9.5 que tu mismo podras comprobar.

 

PATOGENESIA 1 de 7.

1er Paso de la Preparación del vehículo farmacista apotecario.

AGUA ALCALINA PH, 9

 “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: Cuando usted tiene uno, usted tiene el otro. Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.

O sea que en un entorno ácido es un entorno sin oxígeno…
Además,  “Privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas puede convertirlas en cancerosas.”

“Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno – una regla sin excepción.” Además, “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos.”

En la obra “El metabolismo de los tumores” Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta de oxígeno).

Potenciador del agua Alcalina.

Beneficios. 

1.- Neutraliza la Sobre Acidez en nuestra Sangre (y tejidos corporales), consiguiendo así un aumento importante en la Energía de nuestro cuerpo. (Recordemos que es el nivel de energía el barómetro más eficaz con que contamos para determinar la calidad de nuestra salud). Este aumento energético lo logramos al esta (el Agua Alcalina) ayudarnos a eliminar los abundantes deshechos acídicos que produce el organismo al quemar (metabolizar) los alimentos mediante el proceso natural de la digestión.

Las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno esté libre de oxigeno…

Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno…

Resumiendo: Células sanas viven en un entorno alcalino, y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento.

Células cancerosas viven en un ambiente extremadamente ácido y carente de oxígeno.

Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos de acuerdo a la calidad de proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas que otorgan, generaran una condición de acidez o alcalinidad al organismo.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada pH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el pH 7 un pH neutro. 

Beneficios. 

2.- Permite que todas nuestras células logren asimilar una significativa mayor Hidratación y que podamos Oxigenar muchísimo mejor, ya que al tomarla, el flujo de nuestros cinco litros de Sangre logra correr más rápido y más limpio por todos los capilares, venas y arterias de nuestro cuerpo. Entendamos que tanto el problema de la Deshidratación (menos de 55% de agua en el cuerpo), así como la condición de Anemia por deficiencia de Hierro (causa de falta de oxigenación) son dos condiciones muy comunes en las mujeres adultas y son consecuencia directa de la Sobre Acidez, que claramente puede ser neutralizada por una dieta alcalina donde sobresalga el uso constante y abundante del Agua Alcalina, de la cual recomendamos se tomen diariamente una media onza por cada libra de peso.

Es importante saber cómo afectan la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su pH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el pH de la sangre se encuentra entre 7,40 y   7,45. Tener en cuenta que si el pH sanguíneo, cayera por debajo de 7, entraríamos en un estado de acidez.

Y han los magnetistas quienes descubrieron a finales del siglo XVIII que al separar , mediante el uso de la corriente directa, los iones en el agua, H2O, obtenían dos clases distintas de la misma, una muy rica en oxígeno y otra con menos contenido del mismo y más de hidrógeno. Luego los  científicos japoneses, fueron quienes continuaron su investigación hacia a finales del siglo XX. A la primera la llamaron agua alcalina por su elevado pH, y a la otra agua ácida. El agua natural, neutra, tiene un pH de 7. Se puede decir entonces, que el agua alcalina es un agua rica en O2 por su elevado pH, superior a 7.

En el desarrollo de las investigaciones, los científicos japoneses confirmaron que el consumo de agua alcalina ayuda al organismo a eliminar los deshechos ácidos, que produce el proceso natural de la digestión celular y que se acumulan en el Sistema Básico de Pischinger o Líquido Extracelular. Si estos deshechos no se eliminan de manera rápida, hacen que el pH de todo el organismo se altere creando así todo tipo de problemas. Comprobamos que al tomar entre 5 y 6 vasos de agua alcalina diariamente, el organismo preserva su equilibrio al mantenerse ligeramente alcalino, que es su estado natural.

Beneficios. 

3.- Favorece la digestión y asimilación de nuestros alimentos y sus nutrientes, (vitaminas, minerales, amino ácidos, grasas esenciales, antioxidantes, etc.), así también como de los suplementos nutricionales que utilizamos para fomentar nuestra condición de salud.

El agua alcalina producida por el proceso de ionización requiere del uso de un ionizador de agua que los japoneses inventaron y que hoy se comercializa en todo el mundo. En 1996, el científico norteamericano, Sang Whang, de origen coreano, descubrió un concentrado de minerales alcalinos que produce agua alcalina sin necesidad del ionizador, logrando con ello que el agua alcalina pueda ser tomada en cualquier lugar y momento, es autor de “Revierta El envejecimiento”, un libro que explica el proceso de envejecimiento en el cuerpo, causado por la acumulación de deshechos ácidos en el líquido extracelular o Sistema Básico de Pischinger.

Beneficios. 

4.- Siendo este liquido el elemento alcalinizador mas abundante y por tanto, mas importante para nuestro cuerpo, nos ayudara grandemente a lograr Adelgazar en forma, eficiente, saludable y duradera. Con ella, el cuerpo lograra aumentar la masa muscular y reducir la grasa corporal, evitando el desastroso Síndrome del Yo-Yo y mejorando la salud así como la apariencia física al lograr un cuerpo más esbelto. 

El consumo de agua alcalina en Japón es muy alto, y su comercialización genera miles de millones de dólares anuales. En Estados Unidos, Europa y América Latina comienza a difundirse su importancia y cada año aumenta su uso.  El bienestar y equilibrio del organismo, base de la calidad de vida, apuntan a la importancia de mantener el equilibrio en la relación ácido / alcalino.

De acuerdo a las estadísticas del Centro para el Control de Enfermedades del gobierno Norte americano, las 4 causas principales de muerte en los Estados Unidos son:

1º.- InfartoImagen 21
2º.- Cáncer
3º.- Derrame cerebral y
4º.- Efectos secundarios de las medicinas.

Las proyecciones para la próxima década son alarmantes, pronosticándose que el cáncer ocupará el primer lugar. De ahí la importancia que ha tomado la Medicina Preventiva, en la cual los japoneses se han colocado a la vanguardia con el uso del agua alcalina. Esta tecnología restablece la armonía en el flujo electromagnético del cuerpo, y con ello el bienestar general.

En los estudios realizados por Investigadores Norteamericanos al pueblo Unza, localizado en los Himalayas, en la India, se descubrió que la razón de su longevidad, viven más de 120 años, saludables y activos, se debe al consumo de agua alcalina. Resulta que a la altura que viven, más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, el agua que utilizan viene de los glaciares (hielo y nieve derretida) con un pH de 14, lo cual indica una alta alcalinidad y por lo tanto, un contenido elevado de O2. Su consumo hace que todos los deshechos que produce el organismo al quemar los alimentos para su nutrición, se eliminen de una manera rápida y efectiva, manteniendo el equilibrio del mismo. De acuerdo a lo que se conoce como el Principio Único del Orden del Universo, conocido en la antigüedad por la Medicina del Lejano Oriente, la vida es alcalina y la muerte es acidez. La calidad de vida depende del equilibrio entre ácido y alcalino, tal como lo vienen confirmando los últimos descubrimientos de la ciencia tanto en Occidente como en Oriente. El departamento de Medicina de la Universidad de San Francisco, en California (EEUU) ha publicado varios estudios de sus Investigadores desde 1996, en los cuales señala la importancia vital de la relación sodio (alcalino) / potasio (ácido) para el funcionamiento normal del cuerpo y en especial, para que las células del cuerpo no envejezcan.

 Imagen 22

Beneficios. 

5.- Posee un poderoso efecto Antioxidante, que nos ayuda grandemente a neutralizar el impacto dañino y envejeciente que provocan los Radicales Libres cuando atacan constantemente – más de 10,000 veces diarias – las células del cuerpo.

El exceso de ácido es una condición que debilita todos los sistemas de nuestro  cuerpo.
El exceso de acidez  fuerza al cuerpo a sacar minerales -incluyendo sodio, calcio, potasio y magnesio- de los órganos vitales para neutralizar el ácido y neutralizarlo de manera segura en el cuerpo.

Beneficios. 

6.- Nos puede ayudar a controlar los problemas digestivos (desde la indigestión sencilla hasta la gastritis crónica), así como asistirnos a limpiar y a hacer más eficaz la labor que realizan nuestros cinco órganos corporales de eliminación el colon, el hígado, los riñones, los pulmones y la piel. Sera siempre para nosotros (el Agua Alcalina), el mejor aliado para controlar el estreñimiento y alcanzar al máximo los beneficios de la desintoxicación, de tomarla en forma diaria y abundante.

Como resultado de esto, el cuerpo puede sufrir una severa y prolongada “corrosión” debido a una alta acidez, condición que puede no ser detectada por años. Afecta virtualmente a toda persona en nuestra sociedad, debido a la forma en cómo vivimos, la forma en que comemos, la forma en que pensamos y el ambiente en el que vivimos.
El resultado es un ambiente interno descompuesto en donde la enfermedad puede manifestarse fácilmente, a diferencia de lo que sería un ambiente con un pH balanceado, el cual permite las funciones normales necesarias para que el organismo pueda resistir las enfermedades.

Beneficios. 

7.- Los estudios científicos nos indican además que quienes beben Agua Alcalina a diario – así como añaden suficientes alimentos alcalinos (especialmente frutas y vegetales) en su dieta pueden:

– Combatir mejor la artritis y las enfermedades del corazón

– Aumentar la movilidad de sus músculos y de sus articulaciones (coyunturas)

– Regular tanto los niveles de glucosa en la sangre como la presión arterial.

Es verdad que si tenemos un cuerpo sano, podremos mantener las suficientes reservas alcalinas para abastecer cuando hay demandas de emergencia. Por lo tanto, cuando hay ácido en exceso que debe neutralizarse constantemente, nuestras reservas alcalinas se vacían, dejando al cuerpo en un estado débil, y expuesto a enfermarse.

Desafortunadamente, existen aun muchos practicantes que creen que el cuerpo puede por si sólo de alguna manera milagrosa y “natural” balancear su pH como si la persona estuviese viviendo en la naturaleza y comiendo alimento crudo y orgánico, hierbas y pastos.

Beneficios. 

8.- Agua cargada con Iones de Hidrogeno, cargados negativamente, actúan como oxidantes buscando y eliminando los radicales libres que dañan las células.

La verdad va mucho más allá de este ideal. La verdad, según las investigaciones adelantadas para el balance ácido/alcalino, es que nos hemos transformado y hemos llegado a un extremo de la evolución, nosotros simplemente ya no manejamos el desperdicio ácido de la manera como lo hacíamos, las investigaciones han demostrado que el volumen bruto de desperdicio ácido que nuestro cuerpo tiene que soportar lo ha forzado a tomar una acción drástica al estilo de una “guerra” para preservar sus reservas estratégicas: el hígado y riñones nuestros órganos esenciales para la desintoxicación.

En un estudio de casi 1,000 causas de envejecimiento, se encontró que hoy en día estamos acumulando ácido en depósitos grasos, en vez de eliminar ese ácido a través de los riñones y el hígado.

En su infinita sabiduría, el cuerpo ha elegido salvar a los riñones y el hígado de una degradación por el exceso de ácido. Por supuesto a consecuencia del resultado de esa acción hay que pagar un costo. Y se conoce como obesidad, disminución de inmunidad, falta de energía y todas las enfermedades relacionadas al ácido a las que estamos expuestos, incluyendo el cáncer, diabetes, osteoartritis y  muchas más.

Beneficios. 

9.- El agua común se agrupa en racimos (Clusters) de 11 a 16 moleculas, durante la ionización se reestructura, permitiendo tener de 5 a 8 moleculas por racimo, de esta manera el cuerpo absorbe mucho mejor el agua ingerida.

La única diferencia entre la comida “buena” y la comida “mala”, es que la comida “buena” tiene (o produce) menos desperdicio ácido y por ende un mejor resultado de neutralización de ácido.
El balance del pH depende de lo que sobra después del metabolismo.
Cuando nos alimentamos con comida “buena” Imagen 30nuestro metabolismo puede operar como se supone debería, en vez de actuar como un constante conserje en un almacén que continuamente se está ensuciando y acumulando toxinas y ácidos.

Sobrantes de desperdicio ácido muy pocos, si no es que ninguno de nosotros, tenemos la capacidad física de limpiar completamente a nuestros organismos de todos los ácidos que creamos con la comida, el estrés y nuestro propio metabolismo. Imagen 31Estos desperdicios ácidos se mueven alrededor del mismo por medio de la sangre y el sistema linfático hasta que nuestros riñones sobrecargados deciden tirar todo ese desperdicio hacia afuera o dentro de nosotros, mientras que el organismo lucha por contra-atacar las comidas que producen ácido, contaminación que produce ácido y estrés que ácidifica.

De hecho de todos los factores que producen ácido, el estrés es el más grande. Podemos acidificar una dieta alcalina con una oleada de la hormona ácida, adrenalina.

La acidez a largo plazo es como el óxido o el moho que corroe nuestro tejido, comiendo dentro de nuestros 96,000 kilómetros de venas y arterias. Si se dejan sin revisar, eventualmente interrumpirá todas las actividades celulares y funciones, desde el latir del corazón hasta la forma en que pensamos.

Como ya hemos mencionado, los ácidos se almacenan en la grasa. El colesterol y el ácido úrico cristalizado, son ácidos solidificados que han sido tirados (desechados) dentro de nuestro cuerpo para una eliminación “futura”, un “futuro” que nunca llega.

Los Efectos del Ácido.

El ácido coagula la sangre. Por lo que la sangre tiene grandes problemas para circular alrededor de los ácidos grasos. Los capilares se tapan y mueren. La piel, al dejar de recibir la sangre sana “dadora de vida”, pierde elasticidad y comienza a arrugarse. Aún con una cirugía de levantamiento de la piel en el rostro o una liposucción, el ácido se queda y continúa su avance constante. Sin un plan de balance ácido/alcalino, cada parte de nuestro cuerpo trabaja aún más fuerte para mantener la salud, debido a que cada sistema, cada órgano, los pulmones, aún la piel, juegan un papel muy importante en la manutención de un pH correcto  en nuestra sangre.

Siempre tuve la curiosidad el como aplicar al agua vehiculo inicial, el oxigeno y el ozono para darle potencia a dicha agua, Imagen 32asi le di comienzo a mis primeros trabajos, iniciando con la destilación e investigando con las aguas de fundamento, si el agua volcánica es macho siendo esta terrestre de polaridad negativa (-) como la hacia actuar sin el complemento, pues sencillamente le agregue el agua positiva, aparte del agua de lluvia, y del agua lustral, mi problema es saber cuantos gramos por litro tenia dicha agua.Imagen 33

Dentro de nuestro cuerpo, los órganos y células están completamente a disposición del Sistema Básico de Pischinger o líquido extracelular y de la sangre. Todos los órganos trabajan para mantener la sangre con un pH balanceado, al punto de que el cuerpo está dispuesto a sacrificar otros órganos si es que el ácido se sobrepone para impedir que ese pH de la sangre se mantenga correcto. .
Es por eso que una simple lata de coca cola (¡ “La chispa de la vida” !), con un pH de 1.5 (comprobado por nosotros, ..!!) activa señales de alarma en todo nuestro cuerpo y las reservas de alcalinos que debieran usarse en cualquier otro lugar, son sacrificadas por el llamado de la adrenalina que inunda todo nuestro sistema.

No es tan solo eso lo que causa un solo vaso de coca cola sino que se necesitan 32 vasos de agua con un pH neutral para balancear o neutralizar un vaso de coca-cola.

 Beneficios. 

10.- El agua Dialitica, aumenta la asimilación de los nutrientes, mata las bacterias bueno para lavar el cabello, aumenta los bicarbonatos en la sangre, hidrata el cuerpo y le brinda calcio y oxigeno, elimina desechos oxidantes del cuerpo

La mayoría de nosotros tenemos ya una batalla en acción. En resumen, la sobre-acidificación interfiere con la vida misma, dando lugar en primer lugar a la pérdida de minerales y a prácticamente toda dolencia y enfermedad. Finalmente, nos hace envejecer, Cuando morimos, el ácido celebra su victoria al convertir el cuerpo completamente en ácido, dando lugar a la descomposición o la putrefacción. Entre mas carga tóxica y acidez tengamos al momento de morir más rápida será la descomposición del cadáver. Todos hemos oído hablar y algunos hemos conocido de casos de personas que llevaron una vida de tranquilidad emocional, buen comportamiento y que después de años de muertos sus cuerpos se han conservado incorruptos. Con la acidosis se inicia la descomposición. Podemos entonces afirmar que la persona que mantiene un medio interno ácido, se está descomponiendo antes de morir, se esta descomponiendo en vida.

Demasiada acidez en el cuerpo es como tener muy poco aceite en el carro. De repente el carro nos deja tirados en una tarde de domingo, y ahí quedamos, varados en la calle, con el motor pegado. El cuerpo hace exactamente la misma cosa. Comienza a rechinar durante el recorrido del camino de la vida, y empezaremos a sentir cierto disgusto. He observado con gran preocupación como gente de toda clase social y estilos de vida sufren por estos excesos.

-¿Porqué los occidentales están tan obesos?

¿Es sólo por la comida? Por supuesto, la comida que comemos, su cantidad y calidad tiene un gran efecto en cuanto a la medida de nuestra cintura.
Todo es debido a que el cuerpo ha hecho un hábito de la solución extrema que trata de darle al problema de qué hacer con el exceso de desperdicio tóxico ácido. Esa es la razón por la que almacena grasa.

Cuando nos enfrentamos con pocas opciones debido a un descuidado terreno interno ácido, entonces nos queda la opción de tirar el desecho tóxico en depósitos grasos tan lejos como sea posible de los órganos y el corazón, por ejemplo en las “chaparreras”, el pecho, la entrepierna y la barriga.

El cuerpo tiene que protegerse de los excesos de azúcar que consumimos, por lo que produce células grasas para encapsular los ácidos y protegernos de ellos. La “grasa está salvándonos la vida”.

La pérdida de peso y la recuperación de energía suceden más fácilmente cuando tomamos los primeros pasos hacia un “re-balance” alcalino.

La potenciación magnetica del agua, con su respectiva medición ya que el agua potable tiene un valor (Ohmico de 1500 a 2500 ohmios) este valor significa que las proporciones son muy elevadas en minerales, como electrolitos conductores de corriente empeoran la conductividad necesaria del agua; la mayoría de las aguas de acueducto tienen  valores óhmicos entre 1000 y 3000. Las aguas buenas pobres en minerales tienen valores valores entre 6.000 y 30.000 ohmios. Como se ve un agua potable sana debería tener, por lo menos, un valor de 6.000 ohmios, y un PH de 9.5 (Alcalina)

-Alcalinidad y la Sangre.
La sangre siempre está ligeramente alcalina (o por lo menos así debería de estar).
Como el único transporte de nutrientes hacia cada parte de nuestro cuerpo, la sangre no puede darse el lujo de estar ácida. Necesita estar dentro de un rango de pH que le permita resistir la decadencia o una putrefacción, así como resistir el nacimiento de microorganismos malévolos. Por lo tanto un pH de 7.365 es el ambiente ideal en el cual los microorganismos se mantienen co-existiendo o en armonía simbiótica con el cuerpo.

Imagen 38Si permitimos a la sangre cambiar ligeramente su pH para cualquier lado, los resultados se sentirán en cada parte de nuestro cuerpo. Las micro-formas a las que da lugar un ambiente ácido comienzan a multiplicarse y a mutar, tomando forma agresiva, de agentes patógenos y de parásitos.

Los científicos que estudian la sangre viva utilizando un microscopio con condensador de fase de contrastes, pueden ver los cambios en la sangre en el momento en que suceden y  correlacionarlos en segundos con el progreso de procesos de enfermedad.

Estas diluciones centesimales deben entrar a calificación. 

Imagen 39Estos científicos atestiguan un patrón repetitivo el cual los ha llevado a declarar que el sobre-acidificación del cuerpo, causada por una forma inadecuada de comer, vivir y pensar, causa una transformación biológica de la materia en micro-formas que debilitan o reciclan el cuerpo, y de no ser corregida esta situación, definitivamente provocarán enfermedades tan terribles como el cáncer.

-EL VERDADERO PODER DEL PH ALCALINO.

Si cualquier sustancia cambia de un pH de 7 a uno de 8, se ha vuelto 10 veces más alcalina.

Mientras que por el otro lado, si cambia de un pH neutral 7 a un pH de 6, se ha vuelto 10 veces más ácida. Como ejemplo, una coca-cola, con un pH de 2.5 es casi 50,000 veces más ácida que el agua neutra, y se necesitan 32 vasos de agua con pH de 7 para contrarrestar el consumo de un vaso de coca cola. (Ingrediente activo: ácido fosfórico) ahora puedes entender que el cambio de un nivel de pH de 7.365 a uno de 7, significa que la sangre de pronto estaría 4 veces más ácida de lo que debería estar. En tal caso moriríamos del envenenamiento de nuestra propia sangre.

Es por esto que cada sistema de nuestro cuerpo es utilizado para mantener el pH correcto de la sangre. A partir de esto, también podemos entender que nuestra sangre puede ser afectada a cualquier hora en cualquier momento del día por un sin número de eventos, como lo es comida, bebidas, estrés, contaminación, ejercicio, o puede ser afectada benéficamente con meditación, al tomar agua alcalina, por respirar profundamente, hasta por estar feliz.

Nuestra meta es permitir que muchas familias tengan acceso a estos Generadores de Agua Alcalina por sus módicos precios al alcance de todos, que tengan la oportunidad de tomar un agua buena, que puede curar muchas patologías provenientes de la acidez metabólica en que anda la sociedad actual. Mientras los generadores de agua alcalina  importados (japoneses, alemanes, italianos o gringos) cuestan de 2.500, 3.000 dólares. (Verifique nuestros precios).Imagen 40

Posología:

Las Posologías Homeopáticas, se quedaron sin definir gracias a este gráfico, que mezclaron Decimales con Centecimales y hasta el momento en 200 años, nadie ha definido la MM, Ej: es igual a mezclar 50 milecisimales con 100 Milecimales.

Imagen 41El agua alcalina y el agua dialítica, una cosa es entregarlas en potencia baja (Materia) y otra cosa es entregarlas en potencia alta. Ej: Por cada 100 del vehiculo se le agregan 15 gotas, durante 1 mes, cuando el cuerpo lo ha asimilado en el 2 mes, se les dan las mismas 15 gotas pero elevado de potencia, y al 3 mes se le da la tercera potencia, diluido en la mano.Imagen 42

Ya que hay que respetar el salto de creación de la 1ª a la 2ª. Por ser esta una homeopatía nueva, Juver dicta seminarios sobre el manejo del remedio, ya que estamos hablando de energético.

 Imagen 43

Nota: En ningún momento Juver esta hablando del agua a utilizar, si esta es dura o es blanda, ni tampoco el tipo de iman a utilizar, Juver recomienda el Toroidal.

Acaso lo imponderable no se mide también en forma imponderable, si vamos a medir el espíritu del remedio, el medico debe alcanzar la sensibilidad radiestésica para captar dichas energias. “No se puede ser medico sin ser mago, y no se puede ser mago sin ser medico” (Paracelso).   

Introducción al Organon parágrafo 11: “Nuestra tierra en virtud de una energía invisible oculta mantienen a la luna en rotación alrededor de ella, en 28 dias y algunas horas, y recíprocamente la luna a horas definidas (Deduciendo algunas diferencias que ocurren con la luna llena y la Luna Nueva) levanta a nuestros mares hasta la pleamar y luego los abate hasta la bajamar”, con este parágrafo y su literal 7 el Dr. Hahnemann nos entrego la energía celular lunar y la “Astrologia energética racionalizada”.

Imagen 44Por lo tanto fuerza vital quiere decir fuerza de vida que nos da el sol. Mas conocida como fuerza electrónica, en el parágrafo 9 del Organon dice: “Y subordina todas las partes del cuerpo a un funcionamiento admirable, armonioso, vital en cuanto concierne a las sensaciones y a las funciones”, esta es la energia molecular que nos dan los planetas sobre los fluidos y los humores, disculpen esto no lo dije yo, lo dijo el maestro.

¿Por lo tanto en la homeopatía alguien nos podrá mostrar lo que es un sedante y un tonificante? .

Recordemos lo que dijo el Dr. Hahnemann en el Organon parágrafo 10: “El organismo material, sin la fuerza vital no es capaz de sensación, de funcionamiento, ni de su propia preservación, deriva todas sus sensaciones y efectua todas sus funciones de la vida, únicamente por medio del ser material (Fuerza vital) que anima al organismo material en la salud y en la enfermedad”.

Como farmacista he cambiado la sucucion manual, por el agitador magnetico, ya que en 30 años nunca pude encontrar la energía para dicha sucucion, 20 minutos son suficientes para magnetizar mi agua.

¿Entonces señores homeópatas donde se encuentra la fuerza vital del remedio?.

¿Los medicamentos homeopáticos del hoy tienen fuerza vital?

¿Sera que llegan al alma? Cuándo el ser humano es espíritu, alma y cuerpo.

Empecemos con el cuerpo: Nuestros conocimientos sobre la constitución del cuerpo las estructuras de la celula, y de las entidades vivas mas pequeñas, hacen perfectamente mas plausible la posibilidad de descubrir algún “Remedio Integrado” por una energía latente y concentrada, que actue gracias a ellas, como “Remedio Universal” para todas las enfermedades, dado que la fuerza vital es una fuerza electromotriz, tal remedio tiene que estar formado por cuerpos capaces de liberar una energía eléctrica concentrada tras su disolución, en los humores del cuerpo humano, de igual modo existen en las pilas galvanicas, ciertas sales cuya disolución produce una corriente mas o menos constante entre los bornes.

Las sales son la base de la preparación del elixir de vida, toda materia se deja reducir a una forma salina, es la palabra del gran espíritu convertida en materia, y con una sal determinada, un agente celeste hijo del divino fuego solar, que se une a una terrenalidad pasiva, para dar una encarnacion salina. Ya te podras imaginar porque en mis preparados hay sal.

Asi que continuemos con el remedio universal en su segunda fase.

El agua dialítica y alcalina se concentran en el plexo solar con su respectivo color amarillo, las personas del rayo amarillo están propensos a: Problemas estomacales, indigestión, y la variedad de dolencias relacionadas con ellas: estreñimiento, flatulencia, problemas del hígado, hemorroides, ecsema y problemas de la piel, extenuación nerviosa. Los rayos amarillos despiertan inspiran y principalmente estimulan una mentalidad superior-las facultades de la razón, el rayo amarillo estimula el plexo solar, el gran líder del sistema nervioso que controla los procesos digestivos en el estomago y el cerebro. Purifica el sistema a través de su acción eliminativa en el hígado y los intestinos.

 

Nube de etiquetas